Eres el Peregrino Número

lunes, 5 de octubre de 2015

LAS TERMAS ROMANAS DE VALDUNU Y LA VEGA DEL NALÓN (LES REGUERES, ASTURIAS)


Termas romanas de Valdunu

El Camino que baja de Premoñu entre bosques de castaños ha pasado bajo el palacio de Ardaxe, uno de los de los antiguos linajes del concejo de Les Regueres y sigue un tramo llano y empedrado cuando sale a La Veiga Valdunu, una gran y extensa vega formada por el río Nalón, el más largo y caudaloso de los ríos asturianos. Aquí, en este cruce, la ruta sigue de frente pero un ramal se desvía a la izquierda si queremos ir al cercano pueblo, Valdunu, donde hay tienda-bar y donde pueden verse, al lado de la iglesia, las termas romanas allí excavadas y localizadas.


Antes de seguir nos acercaremos pues a Valdunu.

Valdunu desde el ramal que desde el desvío del Camino que se dirige al pueblo.

 El pueblo se extiende al lo largo de esta grandisima vega fluvial, hay mucho ganado y huertas.



La Veiga Valdunu.


Al fondo en medio vemos la iglesia.


Pasamos junto a las primeras casas...


Y llegamos al chigre-tienda (chigre, bar asturiano) de Casa Dylsia.


Casa Dylsia fue el chigre-tienda de Valdunu desde tiempo inmemorial. Tuvo cine, pues disponía de proyector cinematográfico (que se conserva) y baile, fue iglesia (cuando los oficios se trajeron aquí hasta que se reconstruyese la parroquial, destruida en la guerra civil) y escuela. Llevaba no obstante unas tres décadas cuando una sucesora de la estirpe, Dylsia de la Cera, reabrió sus puertas hace unos años.


Casa Dylsia reabrió sus puertas y recuperó su nombre pues Dylsia es como se llamaba también la antigua dueña, abuela de la actual, heredera hasta del nombre.


Hoy en día cine y baile no, pero pequeña tienda de ultramarinos sí, y por supuesto la barra de despachar y las mesas para tomar algo refrescante, un café, o comer dando cuenta de los productos de la tierra y de sus delicias culinarias.


Dylsia nos recibe al lado de la tienda.


Pasamos al comedor, que fue cine e iglesia cuando se quemó la parroquial en la guerra civil, y también escuela...


Premio para el peregrino: fabada asturiana en el Camino...



Y Vino de Cangas... vino asturiano


Y luego los cachopinos...


Y mientras, Dylsia despacha en el mostrador del bar.


Ahora, para ir a ver las termas romanas tenemos que poner rumbo a la iglesia, a escasos metros de aquí.


La iglesia de Valdunu está construida sobre unos baños termales, pertenecientes no se sabe bien si a una villa privada o a una mansio, parada y posada de la calzada Lucus Asturum-Lucus Augusti, sobre la que nació el Camino Primitivo.


De todas maneras la construcción de un templo cristiano sobre el lugar delata la cristianización de cultos anteriores.


Los hallazgos están justo a la derecha de la iglesia según la tenemos de frente y pueden verse perfectamente desde el exterior.


Se han localizado dos estancias, caldarium y tepidarium, sistema de paso de calor y bañera semicircular.


Caidas en desuso con el declive del Imperio, en la Edad Media fueron empleadas como lugar de enterramientos.


Tiempo atrás el investigador José Manuel González halló aquí, entre otros restos, la estela dedicada a Sestio Munigalico, escrita en latín pero con elementos decorativos de inspiración castreña. No en vano los cercanos castros astures de El Castillo los Vallaos y El Castriyón demuestran un aún más antiquísimo poblamiento de lo que debió ser un enclave muy importante en esta ruta varias veces milenaria.


El hallazgo se produjo como consecuencia de una obras para arreglar el camino a la iglesia hechas por el Ayuntamiento en el año2004, empezando las primeras excavaciones casi inmediatamente.


Desde mediados del siglo XIX se tienen noticias fidedignas de vecinos que se encontraban casualmente con piezas antiguas en torno al pueblo.



El río Nalón pasa justo al lado. Ahora para retomar el Camino tenemos dos opciones:


Una seguir de frente por la vía asfaltada delante de Casa Dylsia que atraviesa recta toda esta amplia y luminosa vega.


La carretera frente a Casa Dylsia, que se une con el Camino al fondo a la derecha de la foto.


Y otra volver a tomar la senda señalizada que discurre a la sombra de la arboleda.


Camino agreste y sereno, la placidez de la naturaleza.


A la sombra del ramaje...


Ya hemos hecho unos cuantos kilómetros desde la capital asturiana. Hora de un posible descanso.


Un banco para sentarse.


No no lo pensamos, son estos lugares encantadores para el descanso, la meditación y el relax...


Hierba empacada en la temporada de la siega.


Cantos rodados, piedras de río, para hacer las murias de las fincas.





Delicia de paisaje llano, aún no hemos llegado a los puertos de montaña que caracterizan al Camino Primitivo más adelante. También bellos, incluso más impresionantes, pero más abruptos.


Árboles floridos en primavera, cubiertos de hoja en el verano llenos de frutos en el otoño, tiempo de sidra.


La manzana, símbolo de la sabiduría de la cultura céltica, el Avalon, la Insula Pomorum, donde parece que estamos caminando, dando vista a las caserías de La Fonte, Cuetu, Castiellu y La Parra, no muy lejos del castro astur de El Castillo los Vallaos, antecedente del poblamiento de este paraje, pendiente como tantos otros de estudios y exacavaciones, si es que queda algo de él...

Castiellu y a la derecha la capilla de San Blas


Capilla de San Blas. Se ha recuperado en su fiesta de primeros de febrero la tradición de las Rosquillas de San Blas, buenas a decir de la tradición para los males de garganta


Salimos a los pastos, la pista de tierra hasta ahora se cubre de una capa de hormigón.


Impresionante llanura. Atrás queda el pueblo de Valdunu, que acabamos de visitar.


Valdunu.


La Veiga Valdunu.



Caserías, quintanas y naves ganaderas, vaquerías de vaques roxes y vaques frisones en La Fonte.


Vaques roxes...


Maizal. El Nalón pasa oculto al fondo por la arboleda de la ribera.


Y vaques frisones... en el Camino.





Buenas ganaderías.



También, un caballo a la buena sombra.


Vacas, maizales y Camino...


Expectación creada a nuestra llegada.


Xatu o ternero.



El Camino pasa por terrenos de extensos pastizales...


Y llega a esta espectacular casa de piedra.


Señales del Camino junto a la ventana.


Un lugar a la sombra.


Buen reposo.


En la chimenea, adornada con un trisquel, unas botellas de sidra.



Columnas de madera bien trabajadas y talladas.


Allí por aquel cruce pasa la vía asfaltada que viene de Valdunu, la que sale frente Casa Dylsia. Y allí nos uniremos a ella.


Señalización xacobea...


Deajamos atrás la casa.


Y seguimos las señales.


La Fonte o La Fuente se dice fue "cabeza de braña", bajo el monte de La Parra, barrio de La Mediana, con primitivo asentamiento de pastores y manantiales de agua para mantener fresco el queso, la leche y la manteca.


Antaño en muchos núcleos de Les Regueres vivían vaqueros, vaqueiros en el occidente, que pasaban aquí el invierno y subían en el verano con sus vacadas a los pastos altos de la cordillera, principalmente a Torrestío, en Babia.


Perro guardián.


Gran panera.


Y por aquí viene el río Nalón, ancho, profundo y caudaloso. Una carretera local nos lleva por sus frondosas riberas, ya a nuestro lado, hasta el pueblo de Paladín.