Eres el Peregrino Número

martes, 5 de abril de 2016

VIDIAGO, RIEGU Y PUERTAS: EN LA TIERRA DEL QUESO Y LOS BUFONES. EL ÍDOLO DE PEÑA TÚ (LLANES, ASTURIAS)

Iglesia de Vidiago desde el Camino
Saliendo de Pendueles
Salen los peregrinos de Pendueles , pueblo y cabeza de la parroquia llanisca de este nombre, donde hay bares, alojamientos rurales y varios albergues, muy cerca de las playas y los acantilados, por donde también discurre, como ruta alternativa al camino oficial, la Senda Costera de Llanes


Así, tras dejar atrás Pendueles, subimos una ligera cuesta...


Cuesta que se acaba al llegar a la carretera general. Al fondo vemos la Autovía del Cantábrico

 
Varios tramos del trazado costanero del Camino original, el Camín Real de la Costa, fue en su momento ocupado por la carretera N-634, que nos vemos obligados a seguir hasta llegar a las primeras casas del pueblo de Vidiago, cabeza de la parroquia llanisca de este nombre.


Por suerte disponemos de buenos arcenes


Luego de Las Bárcenas, llegamos a las rotondas de los enlaces, entradas y salidas, de la autovía. Nosotros pasaremos bajo el puente


Otra rotonda y vamos de frente hacia Vidiago


Entrada en Vidiago


A nuestra izquierda una quinta: El Ríu


Pasamos junto al portón


Pero nosotros seguimos adelante, hacia estas casas de la carretera: allí a la derecha hay una casona de Indinaos: La Venta



 Se construyó en el terreno familiar de una casa de labranza anterior en los años 1890-95 para el vecino emigrante a México Ángel González Torno


 Seguimos andando unos metros más...


A la izquierda vemos La Bolera de Vidiago, junto a un grupo de casas, así como el altísimo tronco de La Joguera que se levanta durante las fiestas


Muy atentos a ese cruce, pues con muchísimo cuidado y precaución vamos a pasar al otro lado


Aquí hemos de cruzar con grandísima atención. Es una calzada ancha y, aunque con menos tráfico desde la inauguración de la autovía, este a veces es intenso, sobre todo en verano, y pasa veloz


Y por allí seguiremos


Atentos siempre a la señalización


Otra quinta preciosa...


La admiramos desde un poco más arriba, al subir por este ramal


Pasamos junto a El Baile, una casa que, por su nombre, está sin duda relacionada con uno de aquellos bailes que hubo antaño en estos pueblos y donde bailaba la mocedad de la contorna.


Fuene seca...


Al norte tenemos una nueva vista del pueblo. Destacan numerosas quintas, sin duda marcadas por la impronta indiana. Aún más allá, alejada y que no vemos, está La Playa Bretones, con camping, topónimo que evoca las migraciones britonas a las costas asturgallegas en el siglo V, escapando de las invasiones de anglos y sajones en la actual Gran Bretaña (origen de las sagas artúricas).


Al otro lado de la carretera, en un campo y destacando su silueta sobre el arbolado, vemos la iglesia parroquial


Iglesia a Santa María de la Paz, construida en 1881


Santuario de sonada fiesta y romería...



Camino florido


Ruinas...


Puerta de una finca...


Señalización...


Hermosa y tranquila sendas, bajo las alturas de La Sierra Plana de la Borbolla


Flor y frutos del acebo...


Huertas...


El perro guardián custodia la entrada a esta hermosa casa asturiana...


Florido corredor y antoxana o delantera...


Muros y fincas. Pasamos al lado de la higuera.


Otra fila de casas. Estas quedan a nuestra derecha.


Nosotros seguimos de frente adentrándonos en el boscaje...


Aquí atención, nos desviamos a la derecha, donde el Camino pierde el asfalto


Pasamos bajo esta casa...


Encantadora senda de hierba verde. Una preciosidad


Desde aquí volvemos a contamplar la iglesia.


Los indianos, además de construir son mansiones, bien de nuevo cuño o reformando la casa familiar, empeñaron su fortuna en numerosos edificios públicos: fuentes, escuelas, camposantos, centros sociales o casinos, así como santuarios e iglesias, entre otros.


Nos embelesa el encanto rural del Camino, no lejos del pueblo ni de la carretera pero discretamente apartado en este lugar del mundanal ruido


Guía del Camino.


Bosquetes. Aquí iremos a la derecha...




Arbustos y arboleda...


Apacible frondosidad...


Pisando hojarasca...


Nuestros pasos resuenan al pisar la hojas secas caídas al Camino...


Muretes de fincas...


Un poco de bajada...


Zona de castaños que dan buena sombra y antaño sustento con su abundante fruto.


Paso franco...




Estamos llegando a alguna de las primeras casas de Riegu, otro de los pueblos de la parroquia llanisca de Vidiago


Riegu...



Señalización en el bosque


Senda bien pisada y trillada por infinidad de peregrinos.


Riegu: vemos la carretera y algún hotel rural.


Sigue la senda.


Pisando la hojarasca...


Más casas en Riegu, la parte del pueblo más alejada de la carretera


Casas del Camino


La hierba crece pero se pasa bien


Llegamos a  Casa Pantín



 Caminamos junto a los floridos setos


Entrada de Casa Pantín...


Seguimos adelante...


Conchas xacobeas por doquier...


Más excelentes ejemplos de buena arquitectura rural.




Jardines...



Larguísimos y majestuosos corredores.


Aquí, los viejos yugos de uncir vacas y bueyes, así como máquinas de coser y otros aperos pasan a ser elemento decorativo...


Sigue la ruta...


En el cruce a la izquiereda...


Un regato...


El lavadero, cerca del Camino...


Hito xacobeo, regato y casas de la carretera


Un paraje precioso


El sol,  "sale" de la enrramada...


Otro grupo de casas en Riegu


En el cruce seguimos de frente, entre las dos casas


La de la derecha tiene un aire más tradicional


 Con buenos jardines, macetas y hiedra


Al otro lado, una quinta indiana, con su palmera.


Esta es la fachada que mira al Camino...


Concha en el cruce...


Por aquí vamos nosotros...


Fuente...


El Camino es bastante llano y cómodo de caminar, una delicia


Senda entre más muretes de piedra...


Muros y arbustos...


En este trayecto la pista está encementada


Entrada a las fincas colindantes...


Senda muy llana...


Más casas en Riegu, estas al otro lado de la carretera


El Camino pasa detrás de las escuelas...


Escuelas sufragadas por los indianos. Esta es la fachada que mira a la carretera y que podemos contemplar antes de volver al Camino que, como decimos, pasa por detrás


El Camino y las escuelas, su parte trasera, a nuestra derecha


A la izquierda, en un claro del bosque, Villa San-Mi



Bifurcación: seguimos por el ramal de la derecha


Así nos lo indica esta cocha...


 A un lado un taller...


Y al otro otra fuente. Fuente de agua fresca y jarra.



Dejamos el pequeño taller


Y desde la fuente continuamos ruta...


Llegamos al siguiente piño de casas


Señales en la portilla.



Espléndidas casas, muy bien rehabilitadas.


Aperos agrícolas y ornamentación rutal y maderera en la fachada...


Maravillas de los pueblos llaniscos


Aquí llegamos a la quesería donde hacen el Quesu Vidiago, uno de los más preciados quesos llaniscos, elaborado por la familia Collera. Quesería fundada en 1940


Las cajas de los quesos, preparadas a la puerta...


Placa que anuncia la industria quesera...


Es el de Vidiago un rico queso de leche de vaca de forma rectangular y de un kilo aproximadamente de peso, aunque actualmente aparte de este modelo tradicional se presenta también en otros formatos y con otras leches, como la de cabra.




Encantados con estos ricos quesos de Vidiago continuamos nuestro itinerario...


Señal de la concha xacobea en el muro de piedra de un lavadero casi tapado por plantas y flores...


Un amigo del Camino nos contempla según salimos de Riegu.


Un poco más de bosque y campiña...

 
La carretera muy próxima, justo detrás de aquella casa...



La N-634


Senda sosegada y tranquila...


Bien señalizada...
 

En el cruce a la derecha


Por allí vamos


Parece que fuésemos a salir a la carretera pero no, justo antes vamos a la izquierda, paralelos a ella


 Y pasamos delante de este caserón


Este es el hito que nos orienta en este trecho


Así es el trayecto de Riegu al pueblo de Puertas de Riegu, o Puertas de Vidiago, otro de los que componen la parroquia.


Más hermosas quintas residenciales y viviendas tradicionales


Corredores...


Trayecto llano y recto


Una cabaña...


Casas y muros


Quinta indiana entre el Camino y la carretea


Más jardines y flores...


En ese nuevo cruce seguiremos de frente, a la izquierda


Concha caminera...


Nuevo cruce: vamos de frente a la derecha


Pasamos junto a esta finca...


Otro soberbio caserón, con galería-mirador


Muretes de piedra a ambos lados


Portilla


Árboles, muros de piedra y setos silvestres...


Puertas de Riegu... o de Vidiago


El Camino sigue, muy recto y llano


Pasamos entre casas y fincas


Muros y portones


Excelsos jardines...


Balcón-galería asomado al Camino.


Llamativas flores rojas...


Zona que de lo rural dio paso a lo residencial


Al fondo empezamos a ver el centro de Puertas..


Concha xacobea...


Estamos en un lugar con bastante importancia histórica para el Camino.


 El portón de la finca La Boleta


La Boleta, llamada así por ser antaño donde se vendían boletos para las diligencias que pasaban por este viejo Camino


La antigua casa de postas es un chalet en la actualidad


Esta es una vista general desde lo alto de la finca La Boleta. Poror abajo pasa el Camino, luego va la carretera y al otro lado el centro del pueblo. El mar al fondo.


El Camino, en La Boleta. Mäs fincas y quintas...


Detrás de los árboles del fondo pasa la N-634


Exuberante paisaje rural...


Una sidrería, excelente oportunidad para tomar la rica sidra asturiana bien acompañada de los manjares de la tierra, pues "no solo de Camino vive el peregrino"...


 Es El Rincón de Yaxu y, además de sidrería, tiene hotel



Esta es la fachada principal, la que mira a la carretera. El Camino pasa detrás...


Puertas, el centro del pueblo al otro lado de la carretera, con la iglesia de San Xuan



El centro de Puertas...


Por ahí pasa también el ferrocarril de vía estrecha


Capítulo aparte pese a su lejanía relativa del Camino merecería el célebre Bufón de Vidiago o de Arenillas, aún más al norte y próximo al mar, centro de cultos prehistóricos y de dramáticas leyendas de amores imposibles, refugio del cuélebre o serpiente alada de la mitología astur, bufón que inspiró al poeta y dramaturgo José Zorrilla, quien le dedicó uno de sus versos, fruto de su estancia en este lugar en 1882, invitado por sus amigos indianos. Por allí pasa la Senda Costera de Llanes, la ruta alternativa a este camino oficial, apartada de la carretera pero más larga y apartada también por lo tanto de los pueblos


Nosotros pasamos junto a esta cuadra...


En el cruce a la derecha. Ojo con la concha xacobea que está en el muro de la izquierda, parace que nos hace ir en esa dirección monte arriba. Pero NO


Nosotros tenemos que pasar delante de esta casa, El Tornu.



Fijémonos en la flecha amarilla en el muro de la casa


Esta es la ruta





Una vez más parece que vamos a salir a la carretera nacional


Vemos a nuestra derecha el paso a nivel, por allí se va a la iglesia y al célebre bufón de Vidiago o de Arenillas


Pero salvo que por alguna razón vayamos a ver el bufón y enlazar con la Senda Costera de Llanes, nosotros NO salimos a la N-634 sino que pasamos delante de estas casas..


Por aquí va el Camino


Casas tradicionales con cortafuegos


Hermosa arquitectura rural muy común en el oriente de Asturias y occidente de Cantabria


Pasamos otra vivienda con su portón cerrando la parcela


Y a la izquierda de esta sigue nuestra ruta


Aquí el suelo pìerde el asfalto...


Y dejamos el pueblo...


Otro agradable paseo por trechos boscosos...


Aquí llegamos a un cruce en el que es pertinente una explicación, a la derecha sigue el Camino como tal pero a la izquierda subiríamos a un paraje excepcional, a solo unos 700 metros pero eso sí cuesta arriba.


En lo alto de La Sierrra Plana de la Borbolla está el Ídolo de Peña Tú,  un enigmático conjunto de símbolos y grabados hechos hace milenios en una roca de la cima.


Por la forma de su figura principal, que asemeja un ídolo la moderna historiografía lo ha dado en llamar así aunque, conocido secularmente por los habitantes de estos lugares, ellos le llamaban la Cabeza del Xentil, siendo xentil o gentil un equivalente a pagano o no cristiano.


Sabido es que el peregrino muchas veces no dispone de tiempo para verlo todo y ha de regular también sus fuerzas, pero si dispone de ello, máxime si va a alojarse en las cercanías, una visita al ídolo es sumamente recomendable, tanto por su interés histórico y legendario como por la belleza del lugar en el que se asisenta y sus extraordinarias vistas.


Dicho esto volvemos al Camino, en la bifurcación anteriormente reseñada.


Por aquí sigue la ruta.


Una cabaña a la izquierda, campo arriba.


De frente bosques y camperas...


Pasamos bajo los árboles.


 Aquí hay una construcción bastante grande.


No es, en nuestra humilde opinión, una belleza arquitectónica en su exterior pero este es el Aula de Interpretación del Idolo de Peña Tú, el emblemático monumento megalítico enclavado en lo alto de la montaña.


Por ahí atajamos y nos dirigimos hacia aquellas casas. A la derecha es El H.oyu l'Agua, célebre sidrería.


Aquí llegamos a la N-634.


Nos aguarda otro buen trecho por el arcén de la carretera general.


Primeramente nos dirigimos al túnel ferroviario y pasaremos por debajo.


Más tarde llegamos al puente sobre el río Purón.


Señales en el paso del puente.


El río Purón desde el puente.


Al otro lado, en La Portolada, llegamos a este caserón, que tuvo molino, a la izquierda de la carretera.


Aquí se ven los ojos de sus antiguos molares.


Más allá está la piscifactoría.


Siguiendo por esta vereda llegaremos al camping Río Purón


Allí están las muelas del antiguo molino, expuestas como motivo decorativo en la actualidad.


Y seguimos caminando por el arcén


Así llegamos a La Venta'l Pumar, antigua venta caminera. Atención: algunos peregrinos que vienen por la Senda Costera de Llanes se incorporarán por aquí a esta ruta, que a partir de ahora sí es mucho más corta que seguir por ella.



Atrás La Sierra Purón y la Sierra Cuera


Y llegamos a las inmediaciones de San Roque l'Acebal, donde se encuentra el enlace con la Autovía del Cantábrico.


Aquí nos desviamos de la carretera por ese camino a la derecha.


Las señales nos dirigen hacia el puente.


Primero pasamos sobre un puente para acto seguido caminar debajo de otro.


 Puente con barandilla de madera en el aquí canalizado arroyo de El Toyu.


Ahora vamos al puente bajo el enlace de la N-634 con la autovía.


Y volvemos al bosque: estamos en la parroquia de San Roque L'Acebal.