Eres el Peregrino Número

martes, 5 de abril de 2016

LLANES (ASTURIAS): ESCENARIO DE CINE CAMINO DEL PUENTE SOBRE EL RÍU CARROCÉU, EL PUERTO Y... ¡VIVA SAN ROQUE Y EL PERRU!

El Ríu Carrocéu desde el puente de Llanes
Entrandoen el casco urbano de Llanes
Bajando desde la ermita del Cristo del Camino hacia La Portiella, la ruta xacobea en Llanes entra en el casco urbano por la calle Gabriel Sotres Somoano


Seguimos las flechas amarillas que atraviesan también la población


Y las conchas xacobeas...


A la izquierda El Caleru


Así llegamos a los parques y urbanizaciones que darán paso al centro histórico de la villa y capital del concejo


Aquí hallamos mapas de la etapa siguiente, hacia Ribadesella/Ribeseya



Pero no adelantemos acontecimientos, disfrutemos primeramente de un descanso en este parque


Postmoderna escultur


Una quinta, a la izquierda, advierte que vamos a ir entrando en el casco antiguo, o al menos en el ensanche por el que se expandió la villa llanisca entre finales del siglo XIX y primeros del XX cuando numerosos indianos erigieron allí sus residencias y quintas de recreo


Es la Avenida de la Concepción, donde una silla ornamental de director de películas en medio del césped evoca, con su lema Llanes de cine, los escenarios cinematográficos del concejo donde tantas películas y series se han filmado


Por aquí vamos nosotros, en medio de este verdadero plató cinematográfico al aire libre que es Llanes


Y es que no en vano estamos al lado de la quinta y chalet de Villa Parres, en medio de una gran finca, a la izquierda de la avenida por la que la carretera entra en el casco urbano de la villa, mansión de 1898 más conocida como el Palacio de Partarríu, la cual fue propiedad de José Parres Piñera, benefactor de Llanes (sobre todo de Posada, su población natal) con importantes cargos en los ministerios de Marina y Justicia, casado con Antonia Sobrino, hermana de importantes indianos. Aquí se rodaron varias películas, la más reciente El Orfanato, de Juan Antonio Bayona. Otras fueron como Los jinetes del alba de Vicente Aranda y Mi nombre es sombra de Gonzalo Suárez.


Se encargó la obra al destacado arquitecto santanderino Valentín Ramón Lavín Casalís, aunque su propietario apenas pudo disfrutarla pues falleció al año siguiente. Esto empezó a hacer de la casa un enclave propicio para todo tipo de historias. No era pues su propietario un indiano (aunque sí empartentado con ellos) aunque la mansión con sus jardines sí recibe la impronta de las construcciones de la época de los americanos que retornaban con fortuna.


Esta obra magnífica hizo de Lavín Casalís un profesional de renombre, acometiendo otras obras en el oriente asturiano, como la Quinta Guadalupe en Colombres. Lamentablemente se han perdido buena parte de los árboles de su espectacular finca.


Pasamos al lado del Palacio de Partarríu viéndolo desde la verja de su finca


Larga recta en la Avenida de la Concepción


Rotonda y Rosa de los Vientos


Una quinta es el hotel La Hacienda de don Juan. Más allá a la izquierda asoma una cúpula, es la Casa de la Condesa de Santa Engracia o Villa Concepción, chalet ecléctico de finales del siglo XIX y principios del XX


En en lugar existía una capilla dedicada a la Concepción y de ahí le viene el nombre


Su origen arranca cuando tres hermanos indianos, Nemesio, Sinforiano y Faustino Sobrino Díaz, los cuales hicieron fortuna con empresas textiles en México, y que al morir sin hijos legaron sus bienes a su hermana Maximina, a cuyo cargo de erigió la mansión. Luego su hijo Sinforiano Dosal Sobrino la agrandó con proyecto del arquitecto Juan Miguel de la Guardia en 1909, pasando a llamársela El Palacete de Sinforiano Dosal.


 En este palacio fallecería Sinforiano en 1910, también sin descendencia, resultando heredera su sobrina Fernanda Mendoza, casada con Francisco Jiménez de la Puente conde de Santa Engracia.
El edificio es de estilo ecléctico modernista. El edificio ha sido apuntalado para evitar su derrumbe


A continuación vienen más quintas de aire indiano, con sus terrenos y jardines cerrados con verja a esta avenida arbolada...





Nos cruzamos ahora con la calle de La Bolera, pero seguimos de frente. Al fondo vemos los jardines de la Casa de los Leones.


Concha xacobea en el cruce mostrándonos la dirección a seguir


Ahora caminamos junto a Villa Flora o la Casa de los Leones, así denominada por tener dos leones a ambos lados de la escalera de acceso


Fue construida en 1906 por iniciativa del emigrante a Puebla (México) Manuel García, también dedicado al negocio del textil y donde se casó con Flor Valladie, razón del nombre de la quinta


Esplendor indiano de Llanes...




A los lados de la escalera los leones


Figura daliniana en la quints


Pasamos un edificio de viviendas de vecindad...



Viene ahora la Casa de los Junco , construida en 1895 por Enrique Junco Rico con la herencia de su padre Wenceslao Junco de la Vega, nacido en Poo de Llanes y emigrante a México y Estados Unidos establecido en la ciudad tejana de Brownsville y casado con la norteamericana de origen español Cecilia Rico Diard, quienes tuvieron cuatro hijos, regresando Wenceslao con su familia a Poo en 1863, en plena Guerra de Secesión y cuando ya Texas estaba, junto con el Trans-Mississipi, aislada del resto del territorio confederado


Bellísima quinta...


Verdes jardines...


Sigue la calle...


Seguidamente va Casa de Noriega


Luego por el barrio de El Cuetu y la calle Pidal accedemos al centro de la población...


Peregrino en el cruce de la calle Pidal a la Calle las Barqueras...


Por aquí baja el ramal que viene de la ermita de la Virgen de La Guía


Numerosos hoteles y alojamientos en Llanes



Ya en el centro urbano...


Calle, plaza y barrio de Las Barqueras, uno de los históricos barrios de pescadores de Llanes, cuyo nombre viene de las barcas que se empleaban antaño para cruzar aquí El Ríu Carrocéu y entrar en la villa amurallada por la Puerta del Llegar o de los Remedios


Hermosísimo edificio de viviendas, con galerías


Y artísticos azulejos


Una verdadera torre


Hostelería y servicios


Ahora en Las Barqueras hay algunos edificios singulares, como la Casa de las Sirenas (cinceladas estas en la piedra del dintel de sus ventanas) y numerosas terrazas de establecimientos hosteleros.


Flores en el Camino...


Terrazas


Hacia el puente sobre El Ríu Carrocéu


Más galerías


Comercios y el antiguo Salón Moderno, viejo cine que fue de Llanes



Tiendas...


Llegamos al Ríu Carrocéu.


Y este es el puente sobre el río por el que antes cruzaban las lanchas hacia el llanes intramuros por la Puerta del Llegar o de los Remedios, a donde llegaban muchos viajeros y peregrinos caminando desde el este, de ahí su nombre. La advocación de los Remedios se debe a la existencia entonces de una capilla a ella dedicada. Guardaba las llaves el Juez o Alcalde de la villa de Llanes.


En esta pequeña ría en medio de la población se encuentran los muelles de las embarcaciones, el puerto llanisco, de grandísima importancia durante siglos pues, además de la pesca, incluyendo la ballena, era un verdadero emporio comercial con Europa.


Hoy en día es puerto deportivo


Los pantalanes se extienden hasta la desembocadura en el mar...


Paso del puente...


El peregrino puede ahora seguir de frente por la calle Mercaderes, otra calle que rememora los siglos en los que Llanes, desde la concesión de su Carta Puebla, fue un emporio pesquero y de comercio marítimo de suma importancia, uno de los primeros espacios netamente urbanos de la Asturias bajomedieval


En otro orden de cosas hemos de resaltar que el oriente de Asturias, y la villa de Llanes en particular, es una de las comarcas más turísticas de Asturias y por ende de todo el norte de España, principalmente en verano


Centro histórico y arteria comercial


Plaza de Parres Sobrino, con edificios porticados y casas de los siglos XVIII y XIX


Bellos arcos bajo las casas


Se halla justo fuera de lo que fue el casi desaparecido recinto amurallado de Llanes


Espacios de relación social


Músicos...


Galerías acristaladas, ventanas, balcones, terrazas


En todas estas calles, además de bares, fondas y restaurantes, abren sus puertas numerosas tiendas de recuerdos y productos típicos, sobre todo alimenticios...


 Destacan los dulces y los afamados quesos asturianos, sobre todo los del oriente, pues no en vano Asturias es la más variada mancha quesera de Europa por sus numerosos tipos de quesos.


Las fiestas son dignas de ver, los llamativos y trabajados trajes llaniscos o porruanos (en la vecina Porrúa fue donde más dicen se conservó el atuendo tradicional como vestimenta común) son vestidos con orgullo por gran parte de la población y visitantes, al igual que en otros muchos lugares del entorno, dándole una vistosidad impresionante a las celebraciones.


Hermosas y restauradas viviendas de pisos en la calle Mercaderes...


Más tiendas y comercios



Miradores sobre la calle


Buenas balconadas


Arquitectura de finales del siglo XIX y principios del XX


Blasones


Seguimos ruta


Excelente arquitectura


Parece querer erguirse hacia el cielo...


Al fondo sigue el Camino. Pero a la izquierda hay un edificio notable muy relacionado con los romeros a Santiago


Plaza de San Roque, solar del hospital de peregrinos fundado extramuros en 1330 por el presbítero don Juan Pérez de Cué y cuya capilla, muy reformada, es actualmente solar de renombradas romerías, al cargo del bandu de San Roque, uno de los tres existentes en esta villa, junto con los de La Guía y La Magdalena, toda una historia muy vinculada a la tradición jacobea y que continúa hasta nuestros días, con solemnes procesiones, fiesta y danza de San Roque, danza peregrina con los danzantes vistiendo atuendo de peregrinos a Santiago.


Fiesta remarcada con el tradicional saludo de ¡viva San Roque y el perru!.



Enfrente de la plaza se situaba la Puerta de la Villa, la principal de la población y cuyas llaves guardaba también el Alcalde o Juez de Llanes, situada donde arranca ahora la calle Mayor, por lo que esta fundación hospitalaria se hallaba justo al lado de la antigua cerca amurallada


Hacia la Puerta la Villa mira la capilla de San Roque


Es de destacar que, como era usual en muchos hospitales de peregrinos de la época, sus bienes fuesen escasos y no estuviesen bien administrados. Sus ingresos eran fundamentalmente limosnas, donaciones y testamentos.


En sus libros se reseña la llegada de muchos peregrinos, sobre todo franceses e italianos, además de flamencos y alemanes, siendo más cercanos los vascos y cántabros, pero incluso aparece un "natural de la corte de Constantinopla" convertido al cristianismo durante la conquista de Orán en 1782, registrándose también por supuesto numerosos llaniscos.


Si se daba el caso que algún romero a Santiago fallecía en su estancia, se celebraba un funeral de caridad con "vigilia cantada y misa rezada", aportando el Gremio de Mareantes toda la cera necesaria para las velas


El Camino como tal sigue de frente y de la calle Mercaderes va a la Calle del Castillo en dirección al Casino de Llanes (que vemos al fondo de la foto) y al Ayuntamiento.


No obstante el peregrino sin prisa, o el que vaya a alojarse en la localidad, puede ir a conocer el casco antiguo de lo que fuera el Llanes intramuros y asomarse a las playas, visita que estimamos imprescindible