Eres el Peregrino Número

sábado, 22 de marzo de 2014

A PONTE DE SAN LÁZARO Y ANTIGUA MALATERÍA. ENTRANDO EN MONDOÑEDO, LUGO (GALICIA)

A Ponte de San Lázaro.
Luego de bajar desde San Paio y cruzar la carretera general entra el Camino en los arrabales de Mondoñedo por el barrio de San Lázaro, donde está este histórico puente de piedra de dos arcos sobre el río Valiñadares y que lleva el nombre del lugar A Ponte de San Lázaro, emblemática obra de ingeniería y ejemplo fundamental del patrimonio mindoniense.


Se dice es del siglo XVIII, construido por iniciativa de Fray Lorenzo de Santa Teresa pero hay noticias de otros anteriores, pues se conservan documentos que hablan de reparaciones efectuadas en 1660.


Tiene dos escudos labrados en piedra mirando al Camino, labrados en mitad del puente a ambos lados:


Este de la izquierda, según vamos, ostenta las armas de la ciudad de Mondoñedo.



El otro, el de la derecha, parece ser el escudo del obispo Fray Antonio Sarmiento de Sotomayor, el gran constructor, calificado por algunos como el mejor alcalde de Mondoñedo, pues bajo su mandato religioso-administrativo dotó a la ciudad de muy buenas obras e iniciativas faltándole solo su deseo de "traer el mar a Mondoñedo", haciendo un gran canal navegable por este valle.



Una vez cruzado el puente proseguimos por el barrio de San Lázaro, con sus casas dispuestas a los lados del Camino.


Barrio de San Lázaro, antesala de la ciudad de Mondoñedo.


Viviendas de planta alta.


Y este es el Pazo de Caión, donde se fundó una fábrica de Lienzos en 1738, otorgada por Real Cédula del rey Felipe V a D. Luis López de Lombardía. Aquí vivirá posteriormente el poeta gallego Luis Pimentel.



Esta es la antigua carretera de Vilalba a Oviedo/Uviéu y de Viveiro a Mera (LU-160), donde seguiremos entre las casas en dirección a la ciudad de Mondoñedo.


Aquí hallaremos este bucólico paraje, en un cruceiro que fue fuente sobre el Rego de Cesuras...



Fauna ribereña...


La advocación a San Lázaro, patrón de los leprosos, delata que aquí estuvo situada una leprosería o malatería, de la que se conserva el edificio algo más adelante.


Aquí estuvo la Malatería de San Lázaro, que da nombre al barrio, antiguo hospital de malatos o leprosos. De esta fundación se sabe de su existencia desde el siglo XIV, baja Edad Media. Además de hospitales de peregrinos es común en los Caminos de Santiago hallar este tipo de obras piadosas, amparadas por nobles, reyes, obispos... pues se tenía por uno de los actos supremos de caridad cristiana, al ser una de las enfermedades más temidas de la antiguedad.


Y enfrente de la antigua leprosería hallamos la capilla dedicada al patrón a San Lázaro, que alberga en su interior un retablo diechochesco en estilo barroco gallego con la imagen de la Resurrección de San Lázaro e imágenes de San José y San Fernando. Como las demás leproserías fue clausurada en las prostimerías del siglo XVIII al disminuir la enfermedad y ser trasladados los últimos pacientes a nuevas instituciones asistenciales, fruto de las reformas ilustradas de la época, 





El Camino sigue de frente hacia el centro de Mondoñedo por la Rúa San Lázaro.


Vamos viendo edificios de viviendas de aspecto más netamente urbano.


Aunque también hay viviendas unifamiliares.


Y quintas residencialesde destacada inspiración indiana...




Vamos saliendo así de San Lázaro.


Subimos ligeramente.

Y llegamos al cruce con la Estrada Lourenzá. Aquí nos dirigimos a la izquierda.


A la estación de autobuses.


Abunda la señalización.



Kilómetro Cero de la carretera LU-124, aquí rúa de Santo Antonio. Al fondo reconocemos los viaductos de la Autovía del Cantábrico, subida al Alto da Xesta.


Y al pasar junto a este cruceiro nos aproximamos al centro histórico de Mondoñedo.