Eres el Peregrino Número

lunes, 29 de agosto de 2016

CAMINO ANTIGUO DESDE TOL (CASTROPOL) A VEGADEO/A VEIGA, TRABADA, VAL DE LOURENZÁ Y MONDOÑEDO (10): VAL DE LOURENZÁ Y EL PAZO DE TOVAR (GALICIA)

El Pazo de Tovar en O Val de Lourenzá
Bajada a O Val de Lourenzá desde lo alto de A Serra da Cadeira
El Camino Norte de Santiago, en su itinerario más antiguo y original, ha pasado de Asturias a Galicia por la Ría de Abres, en el bajo Eo, tal y como hacían los peregrinos de antaño, y los arrieros y viajeros que no deseaban ni exponerse a las corrientes de su estuario ni pagar el gravoso pasaje en peligrosas barcazas, máxime cuando, siglos ha, las poblaciones de la zona eran apenas pequeños puertos naturales con escasos habitantes y sin fundaciones hospitalarias, que irían llegando a partir de la prosperidad de las nacientes villas y polas en la baja Edad Media. Aún así, muchos romeros siguieron prefiriendo pasar a pie en Abres por A Ponte Vella, ahora sustituida por A Ponte do Fondrigo y atravesar el concello de Trabada rumbo a Mondoñedo, tal y como hemos hecho nostros en este itinerario recuperado, revitalizado y señalizado oficialmente, subiendo desde Trabada por A Trapa y A Serra da Cadeira para bajar a O Val de Lourenzá


El valle está formado por tres parroquias que hasta 1840 fueron concello independiente, Santo Adrao, San Xurxo y San Tomé, incorparadas entonces a causa de las severas reformas administrativas de la época, al concello de Vilanova de Lourenzá. El valle siguió teniendo una impronta propia pero jamás, pese a algún ocasional intento, pudo volver a constituirse en ayuntamiento. Ambos, O Val y Vilanova de Lourenzá, pertenecieron también hasta entonces a la desaparecida provincia gallega de Mondoñedo (Galicia tenía siete)


En medio del valle reconocemos perfectamente los barrios y lugares de San Tomé de Lourenzá, hacia donde nos dirigimos. Más a la izquierda estaría Santo Adrao, al sur; y la derecha es San Xurxo. En lo alto destaca el monte Padornelo de 618 metros de altitud


A nuestra derecha las laderas de A Serra da Cadeira


Y a nuestra izquierda también el valle, por la zona de San Adrao de Lourenzá, bajo A Serra das Augas Santas (716 mts.) A Cova Longa (463 mts.) y A Granda (479 mts.)


Helechos y troncos de eucaliptos nos devuelven al boscaje tras tan bellas panorámicas


Los hitos del Camino, con sus conchas y flechas, nos indican la buena dirección


Cuando SOLO estamos a 165 kilómetros... y pico de Santiago


Vuelta a campos abiertos


Vuelta a vere y disfrutar de las preciosas vistas de O Val: Santo Adrao, San Xurxo y San Tomé, el gran valle que se abre ante nuestros pies


San Tomé, bajo A Folgueirosa, O Coto da Paleira, A Cruz Pequena, A Lagoa Pequena y los 618 metros de Padornelo con sus antenas


Pinares, cruce y a la derecha


Bajando a Santo Amaro, una de las parroquias de O Val de Lourenzá


Al fondo San Xurxo, también de O Val


En los cruces siempre de frente hacia abajo. Allá vemos los barrios de A Covela, Combre, As Rivas y O Batán, en este valle bañado por los regos de O Batán, Baus, Requeixas, y sus afluentes


Es la bajada final desde A Cadeira


El descenso se suaviza notablemente


San Tomé al oeste y arriba, a la izquierda, vemos el viaducto de la Autovía del Cantábrico (A-8) en la subida al Alto da Xesta, tantas veces cortada al tráfico a causa de las nieblas


Allí está Lindín, a donde subiremos desde San Tomé, entrada al concello de Mondoñedo. Desde allí bajaremos al valle del Masma y a la ciudad, capital que fue de una de las siete provincias gallegas de antaño


Pasamos bajo este gran castiñeiro


Y seguimos bajando poco a poco contemplando tan magnífico paisaje


Allí hay un cruce


En el que iremos a la derecha


En dirección a A Covela y Canedo


Bifurcación: vamos a la izquierda


Nos dirigimos a las orillas de un arroyo


Es el Rego de Albarón, sobre el que pasamos por esa senda


Salimos de la vegetación


Y en A Covela tomaremos el camino de la izquierda en este cruce


Ya por asfalto


Bajando un poco más


Y pasando al lado de esta casa


Y descubriendo una nueva vista del valle...


Bajo nosotros A Ribalta y O Coto, al fondo los montes de Padornelo a la derecha, con sus 618 metros de altitud, y a la izquierda A Pena do Oso (409 mts.), Coto Redondo, Monte da Farrapa y Monte do Chao de Ameixón (748 mts.)


En medio la parroquia de San Tomé de Lourenzá, extendida de este a oeste del gran valle


Y allí se divisa con su alta torre campanario la iglesia parroquial de San Tomé, junto a la que habremos de pasar antes de iniciar la subida a Lindín


Seguimos esta larga recta y vemos abajo a la izquierda un gran y viejo palacio


Es el Pazo de Tovar, uno de los grandes símbolos del patrimonio de O Val de Lourenzá


Sus primeros testimonios son del siglo XII, cuando aquí estaba la pequeña villa amurallada de Canedo, con una torre, llamada Torre de Canedo, origen del actual conjunto. Estas torres se levantaban tanto para defensa como para dominio del territorio en aquellos siglos truculentos


Con el paso del tiempo se sabe que la torre fue cayendo casi en un estado de ruina, a tenor de lo expuesto en la documentación conservada. Es luego, en el siglo XVI, concretamente en 1530, cuando Antonio de Tovar,  pariente cercano del Mariscal Pardo de Cela, noble gallego que se opuso a los Reyes Católicos y hombre de confianza del emperador Carlos I  de España, transforma la vieja torre hace una fortaleza, más palacial que propiamente defensiva


Desde aquí se domina la mayor parte del valle


Un poco más al sur, en A Igrexa, al lado de la iglesia parroquial de San Adrao de Lourenzá, se ha localizado un castro galaico que sería el antecedente fortificado de la actual fortaleza, al igual que el existente un poco más al norte, en San Xurxo, también en el lugar de su iglesia, cristianización de espacios sagrados muy anteriores al cristianismo


Llegamos así al barrio de Combre


El Camino, llano y asfaltado, pasa junto a algunas casas


El espeso matorral proporciona buena sombra


Al fondo vemos un pequeño parque


Y antes de él un cruce de caminos, en el que bajaremos a la izquierda no sin dejar de ver la Capela da Nosa Señora da O, relacionada también con el histórico Coto Real de Canedo, reconstruida en 1962 por cuestación popular conserva en su interior un retablo renacentista del siglo XVII, así como las imágebes de la Virgen de la Expectación al Parto, de finales del XVIII como las de San Antonio de Padua y San Miguel Arcángel, El Padre Eterno. Más antigua es la talla de Santa Cristina de Alejandría, de finales del siglo XVI, centuria en la que se construyó el actual pazo sobre la torre anterior


Rumbo al Pazo de Tovar, que vemos abajo al final de la cuesta


Antiguo comercio del lugar



Hito del Camino ante el Pazo de Tovar, los barrios de San Tomé y, a lo lejos, Lindín ya en Mondoñedo


Un panorama de ensueño...


Quizás sea esta la parte de más apariencia defensiva de la fortaleza de Tovar, si bien las ventanas, grandes para un castillo, delatan la nueva función residencial que tuvo a partir de las reformas del siglo XVI


El cabazo y otras dependencias denotan los usos agropecuarios del lugar, donde, desde 1530, vivieron varias familias hasta la actualidad, a veces al mismo tiempo, normalmente como arrendatarios. En nuestros días hay restaurante y es sede del Centro de Interepretación de Pazos Galegos


A la derecha pasa el Camino hacia el barrio de O Aimeiral, rumbo a A Veiga de San Tomé, en la siguiente parroquia de la ruta


Prados de siega y tierras de cultivo en torno al pazo, principalmente maíz y las famosas fabas de Lourenzá


Ante el antiguo Coto Real de Tovar un cruce: a la derecha


La fortaleza destaca en el verde valle


Seguimos pues flechas y conchas


Curva a la izquierda


Y ya bajamos al pazo


Allí hay un cruce en el que proseguimos a la derecha


Pero como buenos amantes que somos del Camino y su patrimonio no nos resistimos a hacerle una merecidísima visita


Nos acercamos por el sendero


La reformas de Antonio de Tovar cuando consiguió su titularidad se basaron en el arte gótico isabelino, propio de la época


Si nos fijamos en el cabazo u hórreo estilo Mondoñedo, presenta decoración geométrica y popular


Algunos elementos como la hexapétala o estrella de seis puntas aparecen representados ya en el arte castrexo y fueron en origen representaciones solares


Vemos la gran torre


Y esta es la inscripción del año 1530 en la que se menciona a Antonio de Tovar y a su esposa como patrones de la construcción de la nueva fortaleza sobre la vieja y desvencijada Torre de Canedo:

DN ANTONIOUS DE: DOMO KA IS: HANC: FE NA BLANCA M D XXX DE TOVAR ROLI: CÉSAR CIT: CUM: CO: SVA: VXORE

(En el año del señor de 1530 Antonio de Tovar de la Casa del César: Carlos hizo esta casa con Doña Blanca, y su mujer)



El muro y los pequeños ventanucos de lo alto revelan la impronta militar que siempre conservó el pazo


Otras ventanas más grandes, abiertas así para dar más luz al interior, muestran la parte puramente residencial de la construcción, siguiendo modelos más propios del arte renacentista


Una de esas ventanas tiene reja y blasón


En la esquina vemos también un pequeño escudo


Escudo con una cruz


En un principio la antigua Torre de Canedo estuvo dentro de las propiedades del monasterio de San Salvador de Lourenzá, en la capital del concello, por donde pasa el camino que viene de Ribadeo y que se unirá a este en Mondoñedo, siendo sus propietarios del linaje de los Ponce de León, emparentados lejanamente con el conde-santo Osorio Gutiérrez fundador del Cenobio


Es ya acabando el siglo XV cuando las distintas ramas de la dinastía Aguiar dan la posesión del torreón a la familia de Pardo de Cela, Mariscal de Castilla y Alcalde de Viveiro, en concreto en 1517 de Pedro Pardo de Cabarcos que, muerto en Granada, hizo testamento de una "torre vieja, caída la mayor parte de las paredes, sin coberturas y madera y una bodega y lagar viejo" sito todo ello en el Coto de Canedo


Su sobrino Antonio de Tovar y su esposa Blanca Pimentel de Ribadeneira heredaron estos bienes reformándolos al gusto castellano del ya citado gótico isabelino


No obstante a su muerte sus descendientes abandonaron el lugar siendo este administrado por gentes de su confianza quienes lo arrendaron a sucesivos inquilinos. No hubo mayormente interés en arreglos y reformas y esto trajo consigo dos cosas, una mala: el deterioro del pazo, y otra buena: que se mantuvo casi intacto respecto a la construcción del año 1530


Dando la vuelta al pazo vermos ahora, en su cara oeste, la parte con la estructura más residencia, aquí sí se descubren más reformas, hechas sobre la marcha por los sucesivos residentes, para darle mayor habitabilidad según sus gustos y necesidades más perentorias


En el campo de la fortaleza una tarima a la sombra de un venerable árbol


Más plantaciones de fabas de Lourenzá en una fabulosa perspectiva lineal del valle



El pazo fue declarado Bien de Interés Cultural en 1949. Restaurado a partir del año 2011 abrió sus puertas al público en el 2014


Hermoso corredor



Dando la vuelta completa vamos regresando a la fachada oeste, la de la entrada


Ahí están la portada de acceso, siendo las ventanas de este muro norte las más grandes


En esa torre una especie de tronera o saetera defiende una de las entradas


Hecha para disparar y ver a través de ella


Ventana gótica y otra tronera de disparo, esta mirando hacia la puerta principal


Al igual que esta otra


Vamos pues ahora a acceder al interior


Sobre la puerta al gran patrio central, escudos y bajorrelieves


Las linajudas estirpes del lugar...


Y a ambos lados cabezas de caballeros


Con sus yelmos


Adentro la vivienda


Además del Centro de Interpretación dos Pazos Galegos también podemos ver aquí el Museo do Liño y O Rincón do Xuguete


Picuda puerta gótica y acceso a las antiguas viviendas


Volvemos al exterior


Y regresamos al Camino


Y nos despedimos del Pazo de Tovar pero con ganas de volver pues es una de las maravillas de esta ruta xacobea


Larga recta junto a las plantaciones de fabas


Al fondo la iglesia de San Tomé y arriba Lindín y su viaducto


Atrás el pazo en la distancia...


Al sur O Currillón, Bombón, Ríos, O Solleiro, barrios de la parroquia de Santo Adrao de Lourenzá, allí, como hemos dicho, en A Igrexa, un pequeño promontorio es el solar de un varias veces milenario castro galaico. Más altos son a la izquierda los picos de A Serra das Augas Santas que llegan a los 716 metros. En medio es Cova Longa (463 mts.) con Cornomouro (631 mts. ) asomando un poco en la distancia. A la derecha Monte Ferreira (437 mts.)


Llegamos así al barrio de O Aimeiral, de esta parroquia de San Tomé de Lourenzá


Siempre recto


Huertas y casas


Campos inmensos


Siempre en recto


Nos acercamos a un cruce viendo al fondo A Pateira de Riba y de Baixo, barrios de esta parroquia


Casas de labranza, hórreoz y quintas de porte indiano conforman el paisaje


Atentos al llegar a esta encrucijada


Pues aquí cruzamos la carretera local que viene de Vilanova de Lourenzá, capital del concello


Y seguimos de frente


Entre casas y parcelas


Saliendo de O Amieiral y dirigiéndonos a la iglesia de San Tomé entre más explotaciones agrícolas de la preciada Faba de Lourenzá


De frente As Pedreiras y A Igrexa, a la derecha O Pontigo. Más allá el valle del Rego de Baus, plantado de eucaliptos, por donde seguiremos para subir a Lindín


Impresionante planicie de A Veiga de San Tomé, con la parroquia de San Xurxo al norte. Esencia del paisaje de O Val de Lourenzá


La capital del concello no llega a verse, tapada por los árboles del valle y las colinas que caen, por Sendín, A Bouza da Viña, O Outeiro, Mazúa y A Teixeira desde A Serra da Cadeira. A lo lejos son las montañas de A Frouxeira (427 mts.), Ato de Virín (484 mts.) y A Pena do Quebradoiro (432 mts.) sobre el valle del Masma y, al otro lado, Foz y su ría, que tampoco podemos ver desde aquí


Cruce y seguimos en recto


Hacia A Igrexa


A la derecha o Pontigo, O Cristo y O Pereiro, con el Padornelo al fondo


A Igrexa


El barrio de la iglesia parroquial de San Tomé de Lourenzá


La iglesia de San Tomé de Lourenzá es del siglo XVI pero su traza actual obedece a las profundas reformas y amplaciones dieciochescas. La capilla mayor, aquí a la derecha, es parte del templo original


La impronta gótica de los contrafuertes es evidente


Adosada a ella está la estructura del siglo XVIII, teniendo también algunas reformas menores posteriores, algunas relativamente recientes


Destaca la grandiosa torre del campanario


La iglesia es de tres naves, en medio vemos la puerta principal con la fachada y la espadaña del antiguo templo. Otro elemento añadido es el pórtico lateral


En lo alto de la espadaña hay una imagen


El patrón, San Tomé o Santo Tomás Apóstol


Mirando a la iglesia la sede vecinal


Y las señales de la ruta, al lado del parque


Parque situado enfrente de la iglesia, mirando también a la escuela antigua


A la derecha barrios de O Cristo, A Regueira, A Polida, O Pereiro...


Adelante la antigua escuela


Pasamos a su izquierda


Y seguimos por la acera


Entre las casas yendo al barrio de A Forxa


Y la casas de las Fabas Maruxa


Ahora llegamos a un importante cruce


Ante estas casas de estilo indiano


Hay tienda-bar


Aquí cruzamos la carretera LU-131, una de las que atraviesan el valle de norte a sur


Y seguimos al otro lado


Hacia A Polida


Viviendas unifamiliares y fincas en el valle


Palmera y cabazo


Viviendas de fachada de piedra, esta con cierto aire residencial


Bifurcación: vamos a la derecha


Pues por aquí siguen las señales


Conchas y flechas que marcan el Camino


A la izquierda las casas de Castiñeiras Verdes


Valle del Rego de Baus, dominado por el Padornelo


Hitos del Camino


Cruce: vamos a la derecha


Por este ramal


Camino del río y del lugar de Lourenzá


Que riega las fabas


Y los pastos


Por aquí vamos


Al fondo un hermoso conjunto


Casa y cabazo


Molino


Puente sobre el canal del molino


Canal y molino





Hermosa vega



Y ahora puente sobre el Rego de Baus. Al cruzarlo iremos a la izquierda


En dirección a O Cal


Vemos ya al fondo la subida a Lindín


Llegamos a este cruce y seguimos de frente hacia la casa. Es la carretera LU-P-2803


O Cal: Villa Rosa


Con un escudo de armas en la fachada y al lado el nombre y la fecha de 1947



Desde aquí seguimos rectos


Dejamos atrás la zona poblada


Seguimos siempre por la carretera, en llano y asfaltado


A nuestra izquierda pasa el Rego de Baus, bajo las laderas que caen de lo alto del monte A Granda. A la derecha son las que bajan del Padornelo


Tramo de sombra...


Monte de A Folgueirosa


Bifurcación: seguimos por la carretera, a la izquierda


Estamos a 160 kilómetros de Santiago


Hitos kilométricos


Al principio casi imperceptiblemente, la carretera empieza a subir...


En las curvas gana altura


Y vamos entrando en el concello de Mondoñedo


A la izquierda, siempre por el asfalto


Curva a la izquierda, ante las alturas de Sumeiro y A Granda


Curva a la derecha


La subidas se va volviendo así más pronunciada


Kilómetro tres de la carretera LU-P-2803


Pared de roca y eucaliptales


En la distancia un pueblo


Sotoxuane, bajo el Monte de Ferrería, perteneciente a la parroquia de Santa María Maior, concello de Mondoñedo



Atrás A Granda, abajo queda el río


Lugar de trabajos madereros


Un poco de bosque autóctono en el Rego do Caxigo


Aquí hemos de ir a la derecha, desviándonos del asfalto y de la carretera


Continuando por pista de tierra


Que sigue subiendo, muy ancha


A la sombra de la arboleda


 Ya se ve el cielo...


Un cruce, vamos a la izquierda


Y acto seguido de nuevo a la izquierda


Inmersos en el bosque


Paraje de gran frescor


Túnel vegetal


De pronto salimos del bosque y vemos un muro y una Cruz


Hemos llegado a O Castro, parroquia de Lindín, concello de Mondoñedo, a cuya capital desde aquí nos dirigimos