Eres el Peregrino Número

viernes, 13 de septiembre de 2013

LA GASCONA Y LA FONCALADA: EN EL BULEVAR DE LA SIDRA: OVIEDO/UVIÉU (ASTURIAS)


Saliendo de la catedral de Oviedo/Uviéu
Estamos en la Plaza de Alfonso II El Casto, ante la estatua del rey que hizo de Oviedo/Uviéu su capital y bajo cuyo reinado se descubrió el que se tiene por sepulcro del Apóstol Santiago en Compostela, siendo él el primer peregrino, al menos de nombre conocido, cuando salió a verificar ese hallazgo que, independientemente de creencias o interpretaciones, iba a ser fundamental para la comunicación de los pueblos de Europa. Por ello, podemos decir que estamos en el origen del Camino, el verdadero inicio de la saga xacobea. Sobre nosotros, la catedral de San Salvador guarda en las Reliquias de la Cámara Santa, de las más veneradas de la cristiandad,  que hicieron también de la ciudad, desde su mismo origen, un gran centro de peregrinación



Aquí, la estatua de Alfonso II sigue recibiendo a los peregrinos que siguen acudiendo a esta "su plaza" y ciudad, tanto los que vienen para comenzar el Camino Primitivo, el que siguió él, el primero de los Caminos, como los que procedentes de la costa realizan el Camino Norte o los que hacen desde León aquí el Camino de San Salvador. Al fondo, el Jardín de los Reyes-Caudillos, del que hemos hablado en nuestra visita a la catedral, muestra las estatuas de los demás reyes asturianos, bajo la que parece la "hermana pequeña" de la torre de la catedral, la del monasterio de San Pelayo


Y en este preciso lugar. tomando la calle del Águila, los caminos que se unieron se vuelven a separar. Atentos a una placa en el suelo a la izquierda de la foto


Aquí hemos de escoger para continuar hacia Santiago: quienes deseen hacer el Camino Primitivo habrán de ir a la izquierda, quienes quieran continuar, o también empezar desde aquí, el Camino Norte, han de seguir por la calle del Águila


En este caso que nos ocupa seguiremos de frente, por la calle del Águila


Ante estas casas se despiden los peregrinos que van a uno un otro camino; los del Primitivo a la izquierda rumbo al oeste; nosotros, Camino Norte, al norte, de frente, buscando la ruta al mar


En el siglo XII estaba aquí el barrio de Las Posadas o de Alberguería, llamado así por ser abundante en alojamiento para peregrinos. Realmente lo que es la calle era llamada Gascona por ser donde se asentaron numerosos gascones, de Gascuña, francia, parte de los muchos francos que se asentaron en la ciudad atraídos por las peregrinaciones, principalmente a partir del siglo XIII, y especializándose sobre todo en artesanía y comercio, abriendo aquí sus tiendas y talleres todo hasta el fondo, donde estaban las murallas y la puerta llamada precisamente Gascona. La calle creció más allá de ella y ahora solo se llama Gascona al tramo que hay más allá de la calle Jovellanos, la que sigue el trazado de aquella antigua muralla ovetense. Por ello muchos documentos antiguos que hacen referencia a Gascona pueden referirse a esta calle del Águila, que estaba intramuros



 Y esta es la fachada trasera del monasterio de San Pelayo. Su estructura actual es del siglo XVI pero su origen en mucho más antiguo, de los tiempos de Alfonso II El Casto. Durante un tiempo esta calle y barrio pasó a ser llamada por ello de San Pelayo si bien, a partir del siglo XVI comenzó a conocérsela como del Águila a causa de un escudo con un águila bicéfala que se puso entonces en la pared del convento, reedificado por aquel entonces sobre el viejo cenobio medieval



Ambos nombres, Águila y San Pelayo, debieron alternar hasta principios del siglo XIX pues el 4 de marzo de 1814 ya aparece nombrada oficialmente de esta forma en una sesión del Ayuntamiento


En el siglo XVIII estuvo aquí el centro del barrio de Candás a causa del horno de Candás, un horno panadero


Antes que se construyese el muro del convento la fisonomía de la calle hubo de ser muy diferente. Aún hasta entonces había pleitos entre el convento y el concejo por la propiedad de este espacio, incluso en el siglo XVII se colocó una placa por parte del segundo asentando su autoridad, desaparecida tras la demolición de esta parte de la muralla en 1937


Esta era la salida tradicional de la ciudad hacia la costa por la Puerta de Gascona y por eso la ha recuperado el Camino, se iba rumbo a Gijón/Xixón y Avilés


Actualmente hay bares y comercios


Blasón en la fachada de una casa


El propio monasterio se asentó aquí, desde la Puerta de Gascona, sobre un lienzo de la antigua muralla medieval


Esta es la puerta del monasterio que da a esta calle. La principal al otro lado, da a la calle de San Vicente. Algunas dependencias monacales están ocupadas hoy en día por organismos públicos, como la Academia de la Llingua Asturiana. En su momento se planteó hacer un nuevo albergue de peregrinos, pero hace tiempo que no se habla de ello


Y llegamos a la calle de Jovellanos, por aquí pasaba la muralla y aquí estaba la Puerta de Gascona. Gascona es ahora el nombre de la calle que vemos de frente, con sus toldos y terrazas, las de sus afamadas sidrerías, templo de la gastronomía asturiana. Aquí fue demolida, aún en 1963, la Torre de Gascona, algo de lo que quedaba de la muralla, la cual no empezaría a estar verdaderamente protegida hasta 1977


Nos dirigimos a Gascona cruzando la calle Jovellanos por el paso de peatones y viendo la Casa de Campomanes, obra de Domingo Ruiz de Santayana acabada en 1622, estando considerada la primera casa de habitación del barroco asturiano. Es de planta rectangular, con blasón en la fachada y seis blasones enrejados. Dos cuerpos laterales con balcones de madera fueron añadidos en el siglo XVIII. A su izquierda estaba la capilla anexa y el jardín ahora está pavimentado. Fue restaurada entre los años 1989-1990 y a partir de entonces es sede de un partido político


Cruzamos la calle y vamos a la izquierda


Y tomamos la calle Gascona, caminando hacia abajo


Esta es la escultura Gitana, de Sebastián Miranda, hecha en bronce en el año 2005 reproduciendo otra más pequeña de este autor, que es la original. Esta se hizo a petición de la asociación de sidrerías de Gascona


Placa de la obra y del autor


Y así bajamos por Gascona, con el Monte Naranco al fondo, hacia donde nos dirigimos


La calle adoquinada y peatonal, es un hermoso paseo por el que salimos del casco antiguo hacia los barrios del norte


Gascona, El Bulevar de la Sidra


Las animadas terrazas


Llegan los comensales


Seguimos cuesta abajo


Hermosa calle adoquinada y terrazas a ambos lados


Salimos a esta gran explanada, ante la calle Víctor Chávarri


Una estatua y un gran tonel de sidra


La estatua es Guisandera, de María Luisa Sánchez-Ocaña, del año 2000. Es una madre cocinando y una hija que atiende a su trabajo y consejos. Es un homenaje a las madres, tanto en casa como en mesones, posadas, casas de comidas, sidrerías...


Una bella composición


Desde el tonel donado por el Llagar Trabanco, cruzamos la calle Víctor Chávarri


Siempre por el paso de peatones


Y seguimos la bajada por Gascona, bajo los altos edificios de pisos


En esta parte, también peatonas, veremos más terrazas y sidrerías


Al fondo el final de la calle


Ahí saldremos a La Foncalada


La Foncalada recibe su nombre de una histórica fuente que tenemos a la derecha, del tiempo de los reyes asturianos: La Foncalada.


Antes de seguir camino vamos a visitarla, bajando por estas escaleras


Y llegamos a la fuente, en una pedregosa explanada, entre los bloques de pisos


En medio tiene un gran hueco


La Foncalada: el Camino pasa por la calle de atrás
En nuestro periplo por la capital asturiana, poco más allá de la calle Gascona y tomando la ruta de los peregrinos que regresan a la costa, rumbo a Llanera, Corvera y Avilés, llegaremos a La Foncalada, monumental fuente de piedra y cubierta a dos aguas atribuida al reinado de Alfonso III El Magno, en el siglo IX, aunque nuevas investigaciones no niegan la existencia de una construcción anterior, ya en tiempos de Alfonso II El Casto... sino antes, más o menos reformada o reconstruida


Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se trata de un verdadero edificio grande y abovedado, todo él de piedra con cubierta a dos vertientes,  el cual aprovecha el agua potable del manantial que brota en las inmediaciones


Conserva varias inscripciones, coronado todo ello por la Cruz de la Victoria labrada en lo alto, que dicen en latín:

  "Este Signo protege al piadoso, con este signo vencerás al enemigo""Señor, pon el signo de la salvación en esta fuente para que no permitas entrar al ángel golpeador"






Además del edificio de la fuente propiamente dicha el conjunto dispone de un canal que lleva el agua del manantial y de un gran estanque de pétreo enlosado destinado por  aquel entonces a baños por inmersión.


Se relaciona con el aprovechamiento de las propiedades salutíferas de las aguas y se halla al lado de una antiquísima vía de comunicación que fue calzada romana hacia Lucus Asturum (actual Llugo de Llanera, antigua capital o centro administrativo en tiempos de Roma del área central asturiana), vía ahora "camuflada" por las calles de la ciudad y que se dirige a Santuyano y su iglesia.


No se descarta por lo tanto que se trate de una refundación de elementos anteriores cristianizando un lugar de culto al líquido elemento y sus benefactoras deidades, el cual formaría parte de un complejo bastante más grande


Desde la fuente, escaleras arriba, volvemos al Camino


Dejamos la calle La Gascona y salimos a la calle La Foncalada, que sigue el antiguo camino a la costa cuando esto eran, antiguamente, los arrabales de la población. Su nombre viene del de una histórica e importantísima fuente, la de La Foncalada, del tiempo del rey Alfonso III El Magno sino anterior, donde se iba antaño a por agua y donde bebían transeúntes, viajeros y peregrinos


En La Foncalada se acabó el adoquinado peatonal de La Gascona y seguimos por esta acera derecha


La vía ya aparece mencionada en un documento de donación de Alfonso VI en el año 1096 y en 1543 hay un contrato entre Iglesia y Ciudad cerrando la calleja que pasa junto a la fuente. A principios del siglo XIX, con el crecimiento de la población, el Ayuntamiento la estaba pavimentando, ofreciendo para ello el obispo Llano Ponte con fondos agradeciendo las rogativas públicas impulsadas por el consistorio cuando padecía enfermedad


Y llegamos a la intersección con la calle General Elorza


Esta calla empezó a hacerse en el año 1885 para comunicar la Fábrica de Armas de la Vega con la Estación del Norte tras petición del Ayuntamiento en el pleno del 6 de junio de 1885. El 28 de mayo de 1887 se acuerda llamarla General Elorza en honor de Francisco Antonio Elorza y Aguirre, militar liberal e ingeniero que fuese director de la fábrica entre 1845 y 1807


Aquí cruzamos la calle


Y así pasaremos a la no menos transitada y comercial Avenida de Pumarín, donde ya acaba la bajada y andaremos por las amplias aceras del delicioso y cómodo paseo atravesando este barrio ovetense, Pumarín, un topónimo relacionado con el pumar, el manzano, memoria de cuando esto fueron campos y tierras de labor, hace tiempo.


Anchas aceras y arbolado.


Flecha amarilla en la base de una farola.


No tardaremos en atisbar las estribaciones del Monte Naranco entre los pisos y hacia allí nos dirigimos por la Avenida de Pando.


De Pumarín a Pando...


Pumarín y el Monte Naranco, con la aldea de Fitoria en sus estribaciones, arriba.


Pasaremos bajo el puente de la Avenida del Cantábrico, con el Instituto de Villar Pando a nuestra derecha.

Al fondo vemos las casas de Villamexil.



Paso a paso regresaremos al agro astur...


Flechas amarillas.


Sigue el paseo con farolas y ahora nos encaminamos bajo el puente de la Autovía, donde unas casitas de planta baja parecen anunciar la transición de lo urbano a lo rural.


Las aceras se estrechan.


Empezamos a subir levemente. Alli pasaremos bajo otro puente más, el del ferrocarril.


Desvío a la derecha... y subimos a las laderas del Monte Naranco.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita y contribuir con tu comentario... Únete a la Página Oficial en Facebook para descubrir nuevos contenidos....Ultreia!