Eres el Peregrino Número

viernes, 9 de septiembre de 2016

VARIANTE DE A MOTA: DE BOIMORTO A O XEN O A BREA (O PINO)

Capilla de A Mota, por donde va esta variante


Al final de la capital del concello de Boimorto hay una disyuntiva, el camino clásico y más seguido hasta ahora es el que se dirige a Arzúa por Sendelle, tomando en este cruce la dirección de la izquierda, pero existe otra ocpión, parcialmente indicada y señalizada aunque, con sus más y sus menos declarada oficial, que se dirige hacia el concello de O Pino, antesala del de Santiago y en concreto a la aldea de O Xen, justo antes de O Empalme y Alto de Santa Irene, para lo que habríamos de seguir por el ramal de la derecha, la carretera AC-0603.


Esta variante prolonga una jornada la confluencia con el masificado Camino Francés, cosa que muchos peregrinos agradecen. Como inconveniente tenemos que es más desconocido, está no del todo siempre bien señalizado y apenas encontraremos servicios hasta llegar a O Xen. Así, por el polideportivo y entre los pianres del Monte da Abeleira y el Coto da Medorra, parroquia de Cardeiro, iremos haciendo los primero kilómetros de esta variante, aquí al empezar un tanto monótonos.


 El Camino viene desde las eucaliptales del Monte da Cabrita al lugar del mismo nombre, A Cabrita, pasando junto a aquellas naves.


A Cabrita, parroquia de Merecurín, donde hay bar, uno de los pocos que hallaremos en todo el trayecto, justo en el cruce que va a Sendelle, por donde se dirige el camino a Arzúa.


De A Cabrita seguimos de frente, dejando también atrás el cruce a Ciodende.


Más adelante A Tranca.


Paraje solitario y menos transitado que el trayecto a Arzúa, pero eso es lo que prefieren muchos romeros deseosos de evitar masificaciones.


Cinco kilómetros más allá de Boimorto.


Y el paisaje de grandes eucaliptales sigue predominando en el entorno.


Una casa solitaria en la zona de A Tranca.


Y un cruce de caminos: A Mota. Nosotros en esta ruta seguiremos de frente.


A la izquierda podríamos ir sin pérdida a Arzúa pero en este itinerario se digue hacia O Xen, Pedrouzo y Santa Irene.


En O Xen coincidieremos con el camino que viene de Arzúa, pero aún quedan kilómetros.


Por allí van dos cilcistas.


En A Mota, inmediaciones de A Garrida, pasamos por una plantación de árboles nobles y maderables, principalmente nogales y cerezos.


pasamos junto a estas plantaciones.


Kilómetro 6.


Los eucaliptos van dejando paso a praderías y fragas de árboles autóctonos.


Señalización xacobea: entramos en el concello de Arzúa. Exactamente por la parroquia de Campo o Santo Estevo do Campo.


De pronto, al lado de la carretera vemos algo que nos llama la atención.


Se trata de un campo de túmulos o mámoas, enterramientos megalíticos de 4.000-5.000 años de antigüedad, señales que, hace milenios, ya los antiguos pobladores se servían de estos pasos ancestrales que luego fueron calzadas y caminos.


Un túmulo o mámoa es un gran montón de tierra y piedras que guarda una cámara sepulcral donde se inhumaba a los difuntos formada por grandes bloques de piedra, normalmente con ofrendas.


Centro de tradiciones y leyendas, fueron saqueados desde la más remota antigüedad por los buscadores de tesoros pero no pocos, pese a todo se conservan. Las plantaciones intensivas y los usos agropecuarios seculares fueron también haciendo desaparecer muchos de ellos. A veces, por desconocimiento, se hacen obras o infraestructuras que por ignorancia y, a veces también con mala fé, han hecho desaparecer este y otros muchos elementos de nuestro patrimonio.


Estos por suerte se conservan y se protegen incluso con estas barandillas de madera. Un poco después el Camino llega a un paraje extraordinario el de la capilla y carballeira de A Mota, que ya vemos desde aquí.


Campo de romerías.


La capilla cristianiza por tanto un lugar de cultos milenarios. Los nemeton o espacios sagrados de la antigüedad.


A Capela da Mota obedece en su estructura actual a las obras realizadas en el siglo XIX y dedicada a los santos Bartolomé, Mateo y Simón. Guarda en su interior un retablo barroco-rococó restaurado en 1994.  Muchos fieles acudían antiguamente a ella para pedir a los santos que les curase el bocio. Sin duda parte del encanto de esta ermita reside en el espeso bosque en el que se encuentra. Cuenta la leyenda que los vecinos plantaban un carballo cuando un padre no quería que su hijo fuese al servicio militar. Según las creencias, si el árbol llegaba a arder significaba que el joven no tendría que ir a la mili. Y así poco a poco la carballeira fue creciendo hasta convertirse en el amplio bosque de hoy en día.

Es según la tradición abogosa de curación de males como el bocio.


La carballeira o robledal tiene también sus tradiciones: se plantaba un carballo por parte de los padres que no querían que su hijo hiciese el servicio militar, por ello pronto se formó esta enorme carballeira qu ele confiere un especial atractivo místico y profundamente mágico al lugar.


Venimos ahora desde A Capela da Mota al Cruceiro de Piedra. Obsérvese no obstante el estado en el que queda la carballeira tras las fiestas.


Y seguimos avanzando, de nuevo entre eucaliptos. Cerca de A Fonte do Foxo y As Tensas.


Luego entre arbolado autóctono y maizales.


Ciclista en el kilómetro 8, cerca del Monte de Fonte Virtude.


Carballeira y campos hacia el Monte da Cadarma, a la izquierda


Bosques...


Larga recta y tobogán en Lameiro, topónimo de lugar que hace referencia a lamas o barrizales.


Un revelador topónimo caminero junto a unas casas: As Calles... o As Cinco Calles.


Pasamos junto a estas ruinas.


Testimonio de años pasados...


Dejamos a nuestra izquierda el cruce a Goimil y Orxal.


Y seguimos de frente...


Flechas en el suelo.


Campos de Tumbedo con Goimil al fondo, a la derecha, al sur.


Pasamos frernte a la Finca Denoy, en la zona de O Espiño.


Casas de Goimil, muy cerca.


Huertas al llegar a O Alto.


Monte dos Campos.


Manzanas rojas.


Frutas del Camino.


Jardín caminero.


Palomar.


Cruce de Caminos en O Alto.


Vamos a ir hacia la izquierda.


Ruta a Santa Irene.


Cruzamos.


Y junto a este hórreo andamos unos metros por la vereda de la carretera AC-6604.


Chantas o grandes lajas de piedra hincadas. Monte dos Campos.


Atención: poco después de esta casa nos desviaremos a la derecha, zona de Sabaneiro.


Este hito kilométrico también puede servirnos de referencia.


Aquí está el desvío.


Atentos a las flechas amarillas.


Pueden estar en cualquier lugar. Recién puestas o muy gastadas...


Nos dirigimos por aquí a la parroquia de Oíns. Otras veces aparece con la forma Oínes.


Larga recta en O Castro.


Vuelve la eucaliptal hacia el Monte do Ferradal y Trigueira.


Gran finca a nuestra izquierda. Campos de A Cruz do Beirán.


Túnel vegetal de arbolado autóctono.



Y allí unas casas, entramos en la aldea de Ferradal.


Ahí tenemos la iglesia parroquial de Oínes o Oíns.


En este cartel vemos Oínes.


Vecindario en camino.


Palomar.

El camino en el barrio de Ferradal



Cruce de caminos en A Igrexa: nosotros vamos de frente a Santiago.


Aquí nos encontramos con este antiguo caserón de piedra


Con la imagen en la fachada del Sagrado Corazón de Jesús.


Y una fuente caminera.



Pues aquí está el campo de la iglesia parroquial de San Come de Oíns, que por su traza parece corresponder a los siglos XVIII-XIX en su planta actual. Destaca su grandiosa torre-campanario de piedra.


Fuente caminera. El Camino sigue por allí abajo a la derecha.


El Camino pasa junto a un cruceiro sito en un cruce.


Luego hay otro.


Y una fuente.


Con una placa muy especial: "El que dice que ama a María y luego balsfema del nombre de Dios, no merece nacer en Galicia, vivir en Oínes ni ser español"


El Camino sigue del barrio A Igrexa al barrio de Beis.


La mayor parte de las casas de Beis quedan a la izquierda del Camino, ante los campos de Tenzas de Abaixo, con el Monte de Sacabo y el Monte do Burato al fondo, divisoria con el concello de O Pino. Al otro lado de esas boscosas colinas pasa el Camino Francés.


Nosotros seguimos de frente por esta recta.


Casas de Beis en ruta a Os Campos.


Os Campos: para empezar una pequeña bajada.


Abajo a la izquierda Fruzo.



El Camino en Os Campos.


Los maixales casi nos ocultan las casas.


Bajando cerca de A Lanza. Obsérvese el viejo horno donde se hacía el pan. La portuberancia en la pared derecha de la casa.


Producción de miel.


Buenas parras.



Al sur montes de A Esporriña y de Fontalén, frontera con el concello de O Pino.


Aquí sí que hay buena parra.


Y racimos de uva.


Tejados de A Lanza. Pronto subiremos a esos boscosos altozanos.


Seguimos de frente.


Campos, eucaliptales y algún bosquete gallego o fraga.

Ota buena recta cerca de las canteras de Atacón.


Corte de troncos y explotación maderera. Al fondo las casas de A Fraga, bajo los Montes de Fontalén.


Túnel vegetal.


En Camino.


O Rego da Fraga, junto al Camino.



Y ya empezamos a subir la montaña.


Flechas amarillas en el suelo en el monte de Morondos.


Dejamos el concello de Arzúa.


Y entramos en el concello de O Pino en Fontalén donde, en este cruce de caminos iríamos por la derecha. Las obras de la cercana autovía no obstante aconsejarán el trazado definitivo.

NOTA IMPORTANTE:

O Xen
Si fuésemos por la izquierda cruzaríamos la N-547 en O Xen (variante también señalizada) y ya empalmaríamos allí con el Camino Francés.



Desde Fontalén si seguimos por la derecha y no hay cortes ni obstáculos bajamos a Vilarmeao, donde llegaremos a un cruce de caminos en el que seguiremos a la derecha.


Un buen lugar para el descanso.


Bajamos del cruce a las casas del pueblo.


Un viejo tractor.


Lavadero en desuso.


Establos y henares.


Casas labregas.


Por aquí va el Camino.


Hórreo del llamado estilo O Pino.


De pronto vemos gente caminando, frente a nosotros, de izquierda a derecha.


Hemos dado con el Camino Francés, estamos en A Brea.


Cruce de caminos. Allí a la izquierda va un peregrino del Camino Francés: nosotros podemos ir un poco más adelante, a a la derecha.


Y JUSTO AQUÍ se unen ambos caminos.


A Brea, ya no hay pérdida, abundante señalización, hostelería y alojamientos camino de O Empalme y Santa Irene, a una jornada de Santiago de Compostela.















.