Eres el Peregrino Número

viernes, 9 de septiembre de 2016

DE BOIMORTO A SANTIAGO DE COMPOSTELA POR A MOTA, MEDÍN Y CASTROFEITO: LA HISTORIA DE JOSEFA DE LA TORRE "A ESPIRITADA DE GONZAR"


Capilla de A Mota desde el Camino
Bifurcación a la salida de A Gándara, saliendo de la villa de Boimorto
Al final de la capital del concello de Boimorto, en A Gándara, el Camino Norte de Santiago tiene una disyuntiva: el camino clásico y más seguido hasta ahora es el que se dirige a Arzúa por Sendelle, tomando en este cruce la dirección de la izquierda, por la carretera DP-0602


Otra opción es aquí seguir de frente por la acera, a la derecha de esta casa, continuando por la carretera DP-0603 hacia A Mota, es más corta aunque hasta su declaración y señalización oficial mucho menos empleada


En el mojón y mapa existente en el centro de salud, inmediatamente antes del cruce, vemos esplícitamente las características de ambas rutas


El Camino de Arzúa por Sendelle està a poco más de 48 kilómetros de Santiago de Compostela, a mayor distancia, pues hay que añadirle casi 10 kilómetros desde aquí a esa villa de Arzúa, capital del concello del mismo nombre. No obstante desde allí a Santiago hay muchos más servicios, comercios, alojamientos, etc. al coincidir con el Camino Francés


Por su parte la ruta que va a Santiago por A Mota pasará por la parroquia de Campo, al norte del concello de Arzúa, y entrará en el de O Pino por las de Medín y Gonzar


Luego por Santiso, parroquia de Castrofeito, continuará para entrar en el concello de Santiago en Lavacolla, uniéndose al otro Camino al lado mismo del aeropuerto


Por esta ruta de A Mota recorreremos poco menos de 28 kilómetros hasta la unión con el que viene de Arzúa, por el que el trayecto es de unos diez kilómetros más


En esta ocasión pues vamos a ir por A Mota a lo largo del itinerario más corto, aunque menos transitado y con menos servicios, reiteramos, yendo del cruce a la derecha por la carretera DP-0603


Aquí está el mojón indicador de esta alternativa


A poco más de 40 kilómetros y medio de la Praza do Obradoiro y catedral de Santiago


Y a unos diez kilómetros de la parroquia de Calvos de Sobrecamiño, topónimo muy relacionado con la ruta xacobea


Esta variante prolonga una jornada la confluencia con el masificado Camino Francés, cosa que muchos peregrinos agradecen, si bien los últimos 12 kilómetros hasta Lavacolla o Labacolla se hacen casi todo el tiempo por una pista de zahorra paralela a la carretera N-634


 Seguimos así por la acera, subiendo levemente al principio


Vamos dejando atrás las últimas casas


Y esta nave ganadera


Atrás queda A Gándara


Adelante nos dirigimos al Monte da Abeleira


El sol de la mañana a nuestras espaldas...


Grandes extensiones de monocultivo de eucaliptos


Sin hacer caso a los desvíos seguimos siempre por la carretera


Chousas de Outeiro


Poco más al sur el valle del río Iso, por donde va, vía Sendelle, el camino a Arzúa, al otro lado de las primeras colinas


Llegamos a una explanada


Es el parque de bomberos, en A Cheda, parroquia de Cardeiro


Y el campo de fútbol de O Carballal


 Aquí juega el C.F. Boimorto, fundado en 1977


A partir de aquí no hay aceras y apenas arcén. Vayamos con cuidado pues aunque no suele haber demasiado tráfico este pasa veloz



Por la zona de Os Cuartos volvemos a ver el bello valle del Iso


Allí, por Fonxe, Os Rascados, Foxado y O Piñeiral sube el otro camino para entrar en Arzúa


Más eucaliptales por el Coto da Medorra



Hito kilométrico en la DP-0603


Coto da Medorra y O Queimado


Pasamos junto a la verja de un chalet


Los mojones nos orientan siempre de frente por la carretera


Eucaliptos, grandes extensiones de monocultuvos de esta especie de crecimiento rápido para la industria papelera


Montes da Cabrita


En A Cabrita unas grandes naves


Granja avícola


A Cabrita, parroquia de Merecurín, donde hay bar, uno de los pocos que hallaremos en todo el trayecto, justo en el cruce que va a Sendelle, por donde se dirige el camino a Arzúa


Parrillada A Cabrita


Detrás un hórreo


Luego un caserío con vaquería...


Vemos las vacas en el establo


Más adelante A Tranca


Chousa dos Ramos


Una casa solitaria en la zona de A Mota


En A Mota, inmediaciones de A Garrida, pasamos por una plantación de árboles nobles y maderables, principalmente nogales y cerezos


Nos acercamos a un cruce


Seguimos adelante en recto


Hito y mapa del Camino


Seguimos junto a las plantaciones


 Esta es la entrada


Kilómetro 6.


Los eucaliptos van dejando paso a praderías y fragas de árboles autóctonos.


Señalización xacobea: entramos en el concello de Arzúa. Exactamente por la parroquia de Campo o Santo Estevo do Campo.


De pronto, al lado de la carretera vemos algo que nos llama la atención.


Se trata de un campo de túmulos o mámoas, enterramientos megalíticos de 4.000-5.000 años de antigüedad, señales que, hace milenios, ya los antiguos pobladores se servían de estos pasos ancestrales que luego fueron calzadas y caminos.


Un túmulo o mámoa es un gran montón de tierra y piedras que guarda una cámara sepulcral donde se inhumaba a los difuntos formada por grandes bloques de piedra, normalmente con ofrendas.


Centro de tradiciones y leyendas, fueron saqueados desde la más remota antigüedad por los buscadores de tesoros pero no pocos, pese a todo se conservan. Las plantaciones intensivas y los usos agropecuarios seculares fueron también haciendo desaparecer muchos de ellos. A veces, por desconocimiento, se hacen obras o infraestructuras que por ignorancia y, a veces también con mala fé, han hecho desaparecer este y otros muchos elementos de nuestro patrimonio.


Estos por suerte se conservan y se protegen incluso con estas barandillas de madera. Un poco después el Camino llega a un paraje extraordinario, el de la capilla y carballeira de A Mota, que ya vemos desde aquí


El Camino forma uno de esos bellos túneles vegetales en la foresta


Y nos acercamos a tan histórica capilla, hito del Camino y puerta de la Historia


Campo de romerías.


La capilla cristianiza por tanto un lugar de cultos milenarios. Los nemeton o espacios sagrados de la antigüedad.


A Capela da Mota obedece en su estructura actual a las obras realizadas en el siglo XIX y dedicada a los santos Bartolomé, Mateo y Simón. Guarda en su interior un retablo barroco-rococó restaurado en 1994. Muchos fieles acudían antiguamente a ella para pedir a los santos que les curase el bocio


Sin duda parte del encanto de esta ermita reside en el espeso bosque en el que se encuentra. Cuenta la leyenda que los vecinos plantaban un carballo cuando un padre no quería que su hijo fuese al servicio militar. Según las creencias, si el árbol llegaba a arder significaba que el joven no tendría que ir a la mili. Y así poco a poco la carballeira fue creciendo hasta convertirse en el amplio bosque de hoy en día


Es según la tradición abogosa de curación de males como el bocio.


La capilla y el Camino


Venimos ahora desde A Capela da Mota al Cruceiro de Piedra


Y seguimos avanzando, de nuevo entre eucaliptos. Cerca de A Fonte do Foxo y As Tensas


A poco más de 33 kilómetros de Santiago


Monte da Fonte Virtude


Y Lameiro, paso continuo de peregrinos


Bifurcación y a la derecha, siempre por la carretera principal


Maizales


Ciclista en el kilómetro 8, cerca del Monte de Fonte Virtude


Carballeira y campos hacia el Monte da Cadarma, a la izquierda


Bosques...


Larga recta y tobogán en Lameiro, topónimo de lugar que hace referencia a lamas o barrizales


Y ahora tramo recto y llano


Llegando al lugar de As Cinco Calles


Un topónimo totalmente caminero y evocador


Casas y parcelamientos


Llegamos a otro cruce en el que seguimos adelante y en recto, pero tomando como referencia cada detalle que vemos


A la izquierda Casa Balado, a la derecha unas ruinas


Ruinas de As Cinco Calles


Testimonio de años pasados


Viejas placas que se caen


Casa do Balado. Dejamos a nuestra izquierda el cruce a Goimil y Orxal.


Y seguimos de frente...


Campos de Tumbedo con Goimil al fondo, a la izquierda, al sur


Pasamos frente a la Finca Denoy, en la zona de O Espiño


Y seguimos ruta


Casas de Goimil, muy cerca


Subimos un poco


Dejamos a la izquierda el cruce de Goimil


Y avanzamos ya más en llano


Alto de Goimil, otro de los lugares de la parroquia de Campo


Huertas al llegar a O Alto


Monte dos Campos


Manzanas rojas.


Frutas del Camino.


Jardín caminero.


Palomar.


Cruce de Caminos en O Alto


Aquí cruzamos la carretera AC-6604


Y seguimos al otro lado, por la senda que sigue de frente, a la derecha de la casa. Antaño se marcaba con flechas amarillas una opción a la izquierda, que nos llevaba a Santa Irene, pudiendo enlazar con el Camino Francés en A Brea o en O Xen, pero nosotros en este caso no andamos con experimentos: seguimos siempre los mojones, de frente


Salimos de O Alto, Alto de Goimil



Y vamos bajando por el Monte dos Campos


Bifurcación y a la izquierda, en recto


Repoblaciones en las cercanías del Rego do Pico das Lamas


Al fondo eucaliptal





Por allí proseguimos ruta


Buena pista de grijo o zahorra



Prados de O Carballal


El Camino dibuja una larga recta

Con pequeñas curvas en el fondo del valle


Para continuar, lineal, por campos y eucaliptales


Subiendo ahora un poco


Por el Monte do Vilar


Entrando así en el concello de O Pino por el Monte do Vilar


Pastos que caen hacia el Rego dos Homes


Bajada


Bifurcación: subimos a la derecha para ir a O Couto Pequeno, parroquia de Medín


La cuesta

Y las primeras casas


En la bifurcación a la derecha


Pasando por el antiguo lavadero


Para subir un poco más


Llegamos de esta manera a O Couto Pequeno


Casas campesinas


Algunas de fachada de piedra


Este es nuestro camino


Actividad campesina


Vemos un hórreo de características un tanto especiales respecto a otros que hemos visto, es el técnicamente llamado estilo O Pino


A la derecha, un hórreo de otro de los numerosos estilos constructivos gallegos


Veamos siempre la señalización


En esta bifurcación a la derecha


Por aquí


Seguimos hacia aquel piño de casas, en el que iremos a la izquierda


Fijémonos en la gran chimenea


Y en la concha y la flecha


Sigue la ruta


Saliendo de O Couto Pequeno


Por los campos de Traitosende


Empieza una corta bajada


Hacia el Rego de Traitosende


Curva a la derecha


Y luego subida


Viendo otro desvencijado lavadero


Y pasando el puente


Llegando a lo llano


Comarca netamente agraria en el corazón de Galicia


Al oeste, hacia Santiago...


Encrucijada


Seguimos de frente al otro lado


Rumbo a Cerdeira y Cimadevila


A 27 kilómetros y medio de Santiago


Mapa de la ruta con información de este concello de O Pino


En el punto rodeado de círculo rojo bajo Cimadevila nos hallamos nosotros en este momento. Ruta a Gonzar


Y luego a Castrofeito, paralelos a la carretera N-634. Abajo vemos el trazado del Camino Francés


Y aquí vemos la unión de ambas rutas, al norte del Aeropuerto de Lavacolla


Llegamos a Cimadevila


Al norte el Monte Cabaleiros


Pasamos entre casas y fincas


Dejamos a la derecha el cruce a Cerdeira y continuamos en recto


Frente Casa Pazos



Diferentes estilos de hórreos


Siempre de frente


Estilo O Pino

Vamos a la derecha de este caserío


Fincas y fragas o bosquetes autóctonos


Cruce y adelante



Casa de piedra...


Hortensias


Empezamos una pequeña bajada


Saliendo de Cimadevila


Por Lugar do Río


Setos silvestres, matorral, prados y eucaliptos


Monte de Medín


Más eucaliptal. En este primer cruce seguimos de frente


Y al enlazar con esta carretera local seguimos a la derecha


Otro buen tramo recto


Al norte Gradamil


Estamos en la parroquia de Gonzar, cerca de San Gregorio


Hábitat muy disperso




Larga recta


Al sur montes de Pena Grande, O Canteiro, O Coto y O Seixo


Pasamos frente a esta casa con palmera.


Otra larga recta en Amarelle


A la izquierda el núcleo de Amarelle, bajo el Monte da Igrexa y O Coto


Maizales y chalets


Eucaliptos


Dejamos a la izquierda el ramal a Amarelle y continuamos derechos


Junto a estas parcelas


Y viviendas unifamiliares


Campos de Amarelle


A la derecha


A solo 24 kilómetros de Santiago


No obstante de esos 24 la mitad serán por una pista al lado de la carretera N-634, que ya vemos desde aquí, subiendo hacia A Costa da Xesteira


Atención a este desvío a la izquierda


Por aquí iremos nosotros


Llegando a Gonzar, Santo André





Y aquí ahora a la derecha


Viendo el mojón


Realizando un poco de bajada


Delante de estas casas con terreno


Bajada de Santo André


Oímos ya el tráfico de la cercana carretera


Santo André: otra placa informativa


Esta es nuestra posición en este momento, en San Andrés o Santo André, próximos ya a la N-634


Las líneas rojas son las carreteras, las de trazos azules y amarillos los dos caminos que confluyen en el aeropuerto


Y esta es la ermita de Santo André con su campo de romerías, lavadero y fuente, a la izquierda del Camino. Un buen lugar para descansar y recordar la historia de Josefa de la Torre, A Espiritada de Gonzar, para unos una santa y para otros un caso científico, dado que, se dice, estuvo cuarenta años postrada y sin comer, siendo su caso analizado tanto por gentes de ciencia como de religión que, pese al tiempo pasado, siguen mostrando interés por el tema, no olvidándose aún su memoria entre la vecindad de estos lugares


Josefa de la Torre, hija de Juan de la Torre y María Neto, nació el 11 de noviembre de 1773 en la parroquia de Gastrar, también en este concello de O Pino, siendo educada por su tío, que era allí párroco en la iglesia de Santa María y con el que vivió hasta los 16 años, sabiéndose que tanto él como sus padres le inculcaron fuertes convicciones religiosas, lo que sin duda influyó en los posteriores sucesos que le dieron fama hasta la actualidad


Josefa se trasladó con sus padres a la parroquia de Santa Eulalia de Vigo y luego aquí a Gonzar, casándose con Roque Tojo a los 23 años, llegando a tener cuatro hijos con él de los que sobrevirían tres a la alta tasa de mortalidad infantil de la época. Siete años después Josefa enviudaba


En noviembre de 1806 comienza la historia que la haría célebre. Su suegro la avisa que llegarán trabajadores para hacer la malla del trigo y que habrá que preparales la comida. Ella tiene el presentimiento que va a haber temporal y le dice que posponga esa labor pero, con la gente avisada, su suegro decide seguir adelante con el trabajo. Al día siguiente Josefa prepara la comida y a media mañana cae un gran aguacero que sorprende a los trabajadores en plena faena, ella sale, acalorada del trabajo en la cocina, para ayudarles pero, a causa del constraste de temperatura, sufre un fuerte espasmo, un ataque cerebral y a los intestinos que la postra 48 horas. Un mes después, aparentemente recuperada, se expone al frío de diciembre y vuelve a sufrir males, agravados cuando le comunican el fallecimiento de su madre. Los ataques, presenciados por su hijo Matías de 10 años, la dejan paralizada y ciega, sufriendo de hinchazones o anasarca (acumulación de líquidos)


Poco después, ya en febrero de 1808 la anasarca se agrava y se abren roturas en la piel por la que salen líquidos, llagas que fueron desapareciendo a excepción de una muy grave en el mismo trasero. Prácticamente no se mueve y se vuelve rígida en un proceso que los estudiosos compararían con una momia viviente que ni siquiera habla a no ser con su confesor José Ignacio del Río, quien se convence que Josefa vive sin, no solo moverse, sino sin alimentarse, opinión compartida por los sacerdotes Antonio Mercado y Jacinto Cernada, quienes descartan que el caso, comparable a los ayunos de los santos, tenga ningún móvil económico dado que en la casa viven con holgura y no quieren donativos de vecinos y gentes que empiezan a conocer tan prodigioso caso


Los religiosos se interesan por el caso y acuerdan con una criada que la vigile. Esta les cuenta que Josefa sí se mueve pues, cuando todos duermen, ella se levanta, se sienta al lado de la lumbre y se peina antes de volver a la cama. Uno de los sacerdortes hace memoria de la infancia de vinculación religiosa de Josefa cuando "se observó desde sus más tiernos años muy inclinada a todo ejercicio de piedad y virtud. Antes de llegar a la pubertad huía de todos aquellos juegos pueriles a los que naturalmente son adictos los niños. Llegados a los 12-14 años, tiempo en el que ordinariamente se desarrollan las pasiones, fue vista más retirada de las ocasiones del mundo". Pasan los años y no se perciben cambios, el propio arzobispo Rafael de Vélez quiere llevarla a Santiago a examinarla pero ella reacciona con enfado afirmando que "mientras viva, permitidme reposar en mi casa y reservad para después de mi muerte el deshacer mi cuerpo para estudiarlo". Como consecuencia serán los religiosos quienes vayan a la casa a estudiarla, echando a los criados y siendo vigilada durante 17 días por tres frailes benedictinos y un cura, sin dejar que nadie se acercase a ella y ni siquiera se encendiese el fuego, pero no hubo ninguna novedad


En 1837 el párroco de Gonzar Benito Lareu escribía que "es cierto que algunas veces llora, porque se le ve verter alguna lágrima. Comulga el primer domingo de cada mes, siendo esto lo único que tomaba. El asunto pasa a la ciencia y es investigado por José Varela de Montes, catedrático de Fisiología y miembro de la Escuela Médica Compostelana, quien publica en 1838 la obra "Historia de la enferma de Gonzar", donde explica sus averiguaciones diciendo que Josefa había dejado de comer porque no le sentaba bien nada que ingiriese y que, pese a haber pasado 30 años de su primer ataque, no había síntomas de mala cara o aspecto, si bien respiraba lentamente y apenas tenía visión, estaba regular de audición y poco olfato, tacto casi nulo y que si se movía se quejaba, solo alterándose con exceso de frío o calor. Asimismo el cuerpo de Josefa decía Varela de Montes que no necesitaba reponer lo que no gastaba, había total ausencia de orina, excrementos, saliva, sudor o mucosa, pero no tenía arrugas y conservaba un cutis terso y blanco, con buen cabello negro, descripción que coincidía con las de otros testigos de peso, como el de Vicente Vázquez Varela, capitán del Regimiento de Castilla. Eso daba pábulo a las historias que decían de Josefa vivía de la gracia espiritual y que la Virgen la lavaba y cuidaba, pues siempre estaba limpia


Falleció Josefa en 1848 tras 30 años sin supuestamente comer nada, aunque corre la noticia, no se sabe si real o imaginaria, que afirma que, haciéndosele la autopsia, fueron halladas en su estómago papas de maíz, dato que habría dado su sobrina Manuel Riveiro. Sea como fuere Josefa de la Torre fue enterrada cinco días después de su muerte en un funeral tan concurrido que llegó a romperse la pila bautismal de la iglesia de Santa María de Gonzar al agolparse tantísima gente. Su tumba no fue jamás abierta, al menos oficialmente, pues dice la leyenda que en el Pazo Arzobispal de Compostela se guarda su llave y que alguna véz sí fue inspeccionada, estando su cuerpo incorrupto


Regresamos al Camino


Y bajamos a la carretera general


La N-634, que aquí realiza una curva


Vamos por el arcén izquierdo y cruzamos en este empalme hacia el mojón del fondo


Suvimos un poco


Llegamos al mojón


Y seguimos por esta senda a la izquierda en A Bugalleira


Ruinas al otro lado de la calzada: O Mesón


Es el kilómetro 700 de esta N-634


Salimos al arcén en esta parada de autobús

Y pasamos frente a esta casa


Veamos la concha y la flecha


Volvemos a la pista paralela a la carretera


 Al menos esta pista nos evita pisar asfalto y exponernos al intenso tráfico


Si bien hay que reconocer que 12 kilómetros al lado de una carretera nacional no es uno de los trayectos que puedan maravillar a ningún peregrino


Al pasar delante de alguna casa sí hay que ir al arcén


Regresando luego a la pista


Indicada por mojones


Parras en la fachada


Seguimos avanzando


A la altura del cruce de O Vilar


 Y seguimos de frente adelante


Bajamos un poco


Cerca de la Chousa do Souto


Mojones y senda


Vamos hacia aquellas casas


Pasando enfrente de ellas. Al fondo A Ponte Puñide


Seto podado y jardín


Parada de autobús


A Ponte Puñide, aquí nos partamos un poco más de la carretera durante unos metros


Tomamos la senda botánica del río Mera


Agradecemos este cambio de paisajes


Rego Mera, entorno de gran frescor natural y de historia


En el lugar fue encontrado en 1913 el famoso Modio de Ponte Puñide, vaso de bronce que hacía las veces de medida del trigo y fechado en el siglo IV. En él aparecen mencionados los emperadores Valentiniano, Valente y Graciano, así como los recaudadores de los tributos o principales de la zona:

M O D I I L (E X), IVXTA SACRAM IVSSI [ON] EM DOMINORVM NOSTRORUM VALENTINIANI VALENTIS ET GRATIANI INVICTISSIMORVM PRINCIPVM, IVBENTE MARIO ARTEMIO V (IRO) C (LARISSÍMO) A [G] (ENTE) VIC (ARIAM) P (RAEFECTVRAM) (i), C V R (A N T I B V S) POTAMIO ET QUENTIANO PRINCIPALIBVS


Y aquí está el viejo puente sobre el río Mera


Lo cruzamos y subimos a la izquierda. Entramos en la parroquia de O Pino, con el mismo nombre que el concello


Hasta aquella nave


Y de la nave a la derecha


Llegando otra vez a la carretera delante de Casa Pena


Y seguimos, ahora subiendo un poco, por la pista paralela


Cruzamos la carretera AC-6601


Y pasamos al otro lado


Por ahí sigue nuestro recorrido


A 20 kilómetros de Santiago


Estamos cerca de O Castro


Tramo asfaltado, sin duda un tramo de la carretera antigua


De nuevo un mapa de O Pino


El punto rojo nos informa que estamos en Tarroeira


Pero aún no vemos las casas


Ahora sí, al fondo


Tarroeira, en una curva de la carretera


Nos toca arrimarnos a la vereda del arcén


Se sube poco a poco


En las inmediaciones existe una playa fluvial en el río Tambre


Parada de autobús y bar, actualmente cerrado


Seguimos por esta acera


Y otra vez a la pista


Cuesta arriba


Casas y naves comerciales


La proximidad a Santiago se nota cerca de la Agra de Abaixo


Pista adelante


A Costa da Xesteira y A Toxeira


Cruce de Bermás


Camino y carretera


Los mojones señalizadores. Si bien no hay mayor pérdida nos tranqulizan al saber que es el camino correcto y que no nos hemos saltado ningún cruce o desvío


Grandes plantaciones de eucaliptos va ser en este tramo la característica del entorno más inmediato


Al norte la parroquia de Budiño y en la lejanía la central térmica de Meirama en el concello de Ordes


Sigue la cuesta, entrando ya en la parroquia de Castrofeito, otra de las que componen el concello de O Pino


Y los eucaliptos


Ahora se llanea un poco


Llegamos a Samil, cruce con la carretera de O Pedrouzo. Nosotros aquí hemos de cruzar con suma atención y cuidado


Pasando aquí al otro margen


Cruzando también la carretera de Budiño


Yendo hasta el mojón y continuando ahora por esta pista a la derecha de la N-634


A 16 kilómetros de Santiago, por la zona del Campo da Pena y Pena Vieiro


Vemos la pista subiendo encima de la carretera


Por allí vamos nosotros


Cuesta arriba


Abajo, la gasolinera, en el cruce de Vilabuíl


Y a lo lejos el Aeropuerto de Santiago de Compostela o Aeropuerto de Lavacolla, por donde viene el Camino Francés subiendo de Amenal


Se reconoce perfectamente bien la torre de control. Realmente el aeropuerto cortó allí el Camino, el cual realiza un rodeo bordeando las pistas antes de unirse con este


Abajo el valle del río Amenal, por donde sube el Camino Francés viniendo de O Pedrouzo, Al fondo es el Pico Sacro, en el concello de Boqueixón, muy vinculado al culto a Santiago. Allí cuenta del Códice Calixtino que los discípulos de Santiago Teodoro y Atanasio fueron mandados por la reina Lupa, quien ya les había engañado, a por unos bueyes que les ayudarían a trasladar el cuerpo del Apóstol, traído según la leyenda desde Palestina en una barca de piedra, nave que desembarcó en el puerto de Padrón donde se pusieron en contacto con la reina del lugar para buscar sepultura para el santo en estos parajes que habían visto su misión evangelizadora. Tras un mal consejo dado por ella, fueron a Duio a presentarse a su rey, quien los encarcela, aunque pueden escaparse por acción divina. Vuelven no obstante a confiar en Lupa pero esta, que pretendía su muerte, los vuelve a traicionar. En ese pico les ataca un dragón con su furia y llamaradas, ellos hacen la señal de la cruz y el dragón muere al reventar su vientre, purificando posteriormente el monte con los santos óleos, por lo que empezará a ser llamado Monte Sacro, antes Monte Ilicinio. Los bueyes aparecen pero resultan ser toros bravos, que por milagro amansan, les ponen el yugo, y regresan al palacio de Lupa, quien maravillada se convierte al cristianismo y ahora sí les ayuda a buscar tumba para su maestro en el Monte Libredón, origen del acual Santiago


En el siglo IX, con las peregrinaciones, el obispo Sisnando manda erigir un monasterio del que se conserva en su cima la capilla de San Sebastián, con restos románicos del siglo XII


Vamos bajando ahora de nuevo hacia la carretera


Llegamos a Santiso, al norte de esta parroquia de Castrofeito


Pasamos al lado del Santatorio El Robledal


Y tomamos esta acera, yendo a la derecha


A 15 kilómetros y medio de la Praza do Obradoiro


En Santiso nos apartamos momentáneamente de la carretera


Yendo hacia la escuela


Desde la escuela nos desviaremos para subir a la derecha, pero antes contemplaremos su fachada


Fueron construidas en el lugar de Beis Sada en 1928 con aportaciones de los emigrantes a La Habana, Montevideo  y Buenos Aires


Tres placas a la entrada los recuerdan


Una sobre la puerta



Una a la izquierda. Fijémonos arriba en el material escolar y abajo en el de trabajo campesino. Allí están los benefactores, los hermanos Ramón y José Beis Sada


Y otra placa a la derecha, con la relación de los donantes del mobiliaro en las tres ciudades


Vamos a la derecha, ante el bar


Hemos de subir un poco por esta acera


Pasando alguna casa con parcela


En la primer curva, A Revolta, nos desviamos a la izquierda


Terminando la cuesta


Y siguiendo en llano


Junto a Villa Leonor


Y otras casas y chalets


Comienza una bajada


Y nos dirigimos a aquel cruce


En el que cruzamos para seguir de frente


Por tramo recto y llano


Pasamos junto a la ermita de Santiso, con su carballeira


Santuario rural con soberbia torre-campanario


Parece inspirado en las torres de la catedral compostelana...


Otro mapa del concello de O Pino


Muy próximos ya a Lavacolla y el concello de Santiago


Campos de Millario


Una pequeña subida


Y de nuevo al lado de la N-634


Abajo A Igrexa y O Pazo, valle del Rego do Amenal


Vamos pista arriba


Junto a estas fincas


Pista abajo, por Amarelle y cerca de A Cima Barreira


En esta rotonda enlazan las carreteras N-634 y N-547 y la Autovía A-54. Tras los eucaliptos está la pista del Aeropuerto de Lavacolla y, por los arbustos que hay delante, pasa entrando en el concello de Santiago el Camino Francés


En la lejanía divisamos unos edificios


Santiago de Compostela, un momento de gran emoción


La rotonda. Entramos en el concello de Santiago


Al otro lado, viniendo, el Camino  Francés


Curva a la derecha



Vamos en paralelo ahora a la A-54,, viendo al fondo los arrabales de Santiago


Al otro lado de la autovía el Camino Francés


Paso transitadísimo de peregrinos


Montes de Amarelle


Cuesta abajo...


Paso de aviones... por encima


Subestación del Aeropuerto de Lavacolla


Curva a la derecha


Pasamos bajo esta línea de antenas


Hasta el primer cruce


Donde nos desviaremos a la izquierda


Bajando hacia el túnel bajo la autovía


Allí, al otro lado, junto al cierre del aeropuerto, se unen los dos caminos


Subimos un poco


Nos encaminamos hacia aquel portón del fondo


Y aquí, a unos 12 kilómetros de la Praza do Obradoiro nos unimos, en el Aeropuerto de Lavavolla, al Camino Francés, otro momento singular muy a recordar, a las puertas de Santiago, la emotividad de llegar casi a la meta...