Eres el Peregrino Número

miércoles, 19 de octubre de 2016

BUELNA: SANTA MARINA, LA CASA CONCEYU, LA CAPILLA DE ÁNIMAS Y EL ALBERGUE DE PEREGRINOS (LLANES, ASTURIAS)

Buelna: el camino oficial viene por la carretera, la alternativa costera enlaza aquí con ella

Viniendo de La Franca, en el concejo asturiano de Ribadedeva, el Camino pasa El Ríu Cabra y entra en el concejo de Llanes por Santiuste. Allí y una vez pasada La Venta, nuestra senda sale a la carretera N-634, la cual en este trazado ocupa lo que fue el histórico trayecto caminero, lo que nos obliga a seguir por el arcén unos dos kilómetros hacia el pueblo de Buelna, en la llanisca parroquia de Pendueles.


Si lo deseamos, cruzando la calzada podremos evitar el asfalto bajando a un camino que se adentra en los campos y roquedos de la rasa marina, pasando muy cerca de los acantilados, no es ese el camino oficial, es un kilómetro más largo y solo parcamente señalizado. Es la ruta de los bufones de Buelna y Santiuste, que pasa eso sí al lado de los bufones o bramadorios, huecos formados por la erosión kárstica por los que sale agua con estruendo y presión espectaculares cuando el mar está embravecido, así como por la inolvidable playa de Cobijeru, aislada del mar, cual si fuese una laguna, justo antes de llegar a Buelna


No obstante si no queremos perder tiempo ni dar vueltas y revueltas por los campos del borde del mar llegaremos prontamente y sin pérdida a las primeras casas de Buelna por el arcén de la N-634.


Primeramente pasamos al lado de La Churra.


Y nos acercamos al centro del pueblo.


A nuestra derecha y al pie de la carretera viene el camino de la Playa Cobijeru


Y sobre el camino se alza La Casona del Conde del Valle de Pendueles, también llamada El Palciu Buelnadel siglo XVIII, en lo alto de una finca cerrada por muros de piedra.


Tiene la quinta grandioso pórtón de arco de medio punto con blasón flanqueado por dos leones, coronado por una cruz. Al fondo vemos la iglesia de Santa Marina, filial de la parroquial de San Acisclo de Pendueles.


Este santuario se construyó sobre lo que fue una más antigua capilla de esta misma advocación. Es de estilo neogótico.


En este lugar tenemos el dilema que nos encontraremos en este tramo de la costa llanisca, seguir de frente por el trazado oficial, en ruta al albergue aquí existente, o desviarnos a la derecha para continuar por la Senda Costera de Llanes. El camino antiguo es el trayecto histórico si bien en buena parte del trazado fue en su momento aprovechado para abrir la actual carretera nacional N-634. La ruta costera es un recorrido senderista y turístico, más largo y no fue paso tradicional salvo de pescadores y ganados en algún tramo, no obstante nos permite disfrutar de la hermosísima costa de Llanes y apartarnos del tráfico y del asfalto.


En este caso vamos a continuar de frente por la carretera, quedando la mayor parte del pueblo justo al norte a nuestra derecha.


 A nuestra derecha está la Casa Conceyu, con torre cuadrada para tañir la campana y llamar al conceyu o junta vecinal. es de origen medieval y se conserva un relieve con un guerrero.


Seguimos hacia aquel cruce


Al otro lado de la carretera nacional N-634 tenemos el albergue Santa Marina, advocación del templo de Buelna, buena posada para los peregrinos y que dispone de bar.


Siguiendo por la carretera, en el arcén derecho tenemos otro elemento excepcional.



Un oratorio o capilla de ánimas. Las capillas u oratorios de ánimas son pequeños altares de los caminos, que aunque de distintas formas y fábrica suelen tener características muy comunes, estaban hechas unas de mapostería y otras de madera (de las que prácticamente ya no quedan), podían estar cubiertas y rematadas con carga de argamasa o cemento para dejarlas con sus paredes lisas. Siempre se erigían en lugares significativos, en los accesos a pueblos, cruces de caminos o cercanías a santuarios, en ellas se reza por las ánimas y se echan monedas en el cepillo de las limosnas, siempre dentro de un nicho protegido por una reja de hierro.



La creencia en el Purgatorio no está aceptada por todas las iglesias cristianas, es más, en el cristianismo más primitivo no parece existir de forma patente esta noción, un lugar en el que las almas de los pecadores que no han cometido pecados mortales se purifican padeciendo las penas del infierno pero no eternamente, solo el tiempo necesario para conseguir la gracia y entrar en el Reino de los Cielos. Existen conceptos parecidos en otras religiones y creencias, aunque no en absoluto iguales iguales: el barzaj en el Islam y Hamistagan del zoroastrismo. En el cristianismo son la Iglesia Católica y la Copta las que lo asumen entre sus preceptos más importantes, los primeros basándose en el Antiguo y Nuevo Testamento, entre otros documentos,  y los segundos en los capítulos 6 a 36 del Libro de Enoc. La Iglesia Ortodoxa no cree en el Purgatorio pero sí en la existencia de un lugar en el que las almas, sin estar en el Cielo ni en el Infierno, esperan el Juicio Final, razón por la cual sí se ofrecen rezos por los difuntos y a favor de la misericordia divina. Por otro lado, la mayor parte de las iglesias protestantes lo rechazan, la misma Reforma de Lutero nació contra el cobro y comercio de bulas e indulgencias con la idea de comprar la salvación de las almas después de la muerte y acusa al Purgatorio de ser una invención para engañar a los creyentes, cobra entonces especial importancia el concepto de la Predestinación, tan defendido por Calvino, por el que desde la Creación Dios habría decididio quien se salvaría y quien no, por eso cuando nacemos estaríamos predestinados. Es entonces cuando la Contrareforma católica revitalizaría precisamente este y otros conceptos contrarios a los protestantes, extendiéndose el culto y veneración a la misericordia divina por las almas de los que no descansaban en paz, con estas capillas y con otras oraciones y ofrendas como las rondas de ánimas que pedían responsos y donativos en favor de quienes padecían el castigo del Purgatorio, con luces y campanillas, por los caminos, de casa en casa...

        "Ánimas del Purgatorio / son las que están a tu puerta / si nos dais una limosna / tendreis la Gloria muy cierta. / ¡Ay, ay, ay! que aquí me abraso / ¡ay, ay, ay! que aquí me quemo / ten piedad de nuestras almas / que están pasando tormentos" 


Hubo teólogos que plantearon, como otros religiosos y místicos, que las penas del Purgatorio se pasaban en la tierra vagando como alma en pena que los mortales no podrían ver a no ser en determinadas circunstancias, lo que explicaría entonces la creencia en fantasmas y otras presencias paranormales que tampoco fueron siempre muy bien aceptadas por las iglesias. En este caso cobra especial interés las apariciones de la güestia, güeste o Santa Compaña, procesiones fantasmagóricas relacionadas siempre con el temor a los difuntos y a las causas que no les permiten descansar en paz. Por ello, su "presencia" hacía que las rogativas, limosnas y donaciones aumentasen, por lo que no dejaban de tener una función extraordinariamente similar a la de los oratorios y las rondas de ánimas.
También hay quien ve en estos oratorios restos de religiones muy antiguas, precristianas incluso. Muchos están levantados en cruces de caminos y es allí donde se aparece la güestia, ya que la cruz en realidad además de ser el símbolo cristiano del martirio y muerte de Cristo, representa como elemento sagrado en otras culturas el lugar de tránsito entre este mundo y "el otro", el de los difuntos o "más allá" u "puerta a otra dimensión" y de ahí la aparición de las ánimas en pena en estos lugares y la edificación de estos oratorios.


En esta capilla de ánimas se ve un Pantocrátor con Jesús en Majestad y abajo la Virgen, posiblemente la Virgen del Carmen, advocación muy usual en estas capillas. Aquí las ánimas aparecen subiendo al Cielo liberadas de las penas del Purgatorio.


Un poco más adelante está la h.oguera o joguera (pronunciar con h aspirada), altísimo tronco de eucalipto que alzan los mozos durante las fiestas, tradición ancestral, antiguaqmente se empleaban otros árboles.


Y esta es la bolera de Buelna, donde se juega al birle o bolu-palma.


Atravesamos Buelna por la carretera.


Bar de Buelna


Y llegamos a las últimas casas.


Una de ellas también con entrada blasonada.



Bellos jardines...


Dejamos el centro del pueblo, pasando junto a esta quinta...


Y cpntinuamos por la carretera N-634


Medio kilómetro más allá del albergue de Buelna llegamos al portón de la finca Las Rozas



Nos desviamos aquí de la carretera a la derecha.


Y nos dirigimos a Pendueles, cabeza de la parroquia, pasando bajo el puente del ferrocarril