Eres el Peregrino Número

domingo, 23 de febrero de 2014

LA LLERA PASO DE COLUNGA A VILLAVICIOSA (ASTURIAS): SOLDADO Y PEREGRINO BAJO LOS DOMINIOS DEL DIOS DE LA GUERRA Y LA TEMPESTAD


La Llera (parte de Colunga), con El Monte Sueve al este
Llegando a La Llera el Camino se desvía a la izquierda de la carretera CL-1
El peregrino, como todos los caminantes, arrieros y viajeros de antaño que recorrían el litoral cantábrico, sigue el Camín Real (o Rial) de la Costa y, luego de venir subiendo desde Pernús llega a La Llera, donde pronto entrará en el conceyu de Villaviciosa después de atravesar el de Colunga. Aquí, en plena subida desde La Vega, nos desviamos a la izquierda de la carretera, que sigue el trazado del viejo camino, ahora CL-1, para acercarnos a las primeras casas de esta aldea


La cuesta arriba se acentúa pero percibimos que pronto acabará al llegar a La Llera


En la subida unos arbustos forman un pequeño túnel vegetal


Al fondo vemos ya la primer casa de La Llera


Hermosa senda al lado de arbustos y campos de frutales


Unas palmeras delatan los aires indianos al llegar a este chalet


Pasamos delante de él, a su derecha


Luego va Casa Logio, donde hay una bifurcación



Unos azulejos remarcan el nombre de la casa


También aquí pasamos enfrente de ella a su derecha


Acto seguido va una hilera de viviendas


Aquí Casa Trina


Con la imagen de La Santina de Covadonga


Y alegorías del Camino de Santiago


La subida se suaviza...


Nos acercamos al fondo a la iglesia


Casas de labranza, testimonio del mundo rural y del trabajo del campo


Hermosura de sendero


Viviendas campesinas...


Y así se acaba lo más duro del ascenso cuando llegamos a la iglesia


Iglesia parroquial de San Antolín, San Antolín de La Llera, antigua iglesia de asilo en cuyos libros de difuntos se registra el fallecimiento, en 1763, del soldado-peregrino francés Pedro Josef Brune, quien llegó enfermo cuando "iba en Romería para Santiago"


Hermoso pórtico o cabildo mirando al Camino. No nos resistimos a entrar en él


Arco de medio punto en la portada sur.


Sobre la puerta de acceso una hexapétala o estrella de seis puntas, antiguo símbolo mágico de origen ancestral y pagano, emblema solar de viejas creencias paganas cristianizadas. Emblema de protección y buena suerte que con el tiempo pasó a motivo ornamental, presente en casas, hórreos, madreñas, arcones... e incluso en santuarios, en los que se denota su ancestral impronta sagrada y espiritual Júpiter, dios del cielo y las tormentas, asmilación de un culto prerromano anterior a Taranis, del que enseguida hablaremos. La hexapétala simboliza por lo tanto al sol pero también a los poderes del rayo y a sus divinidades


Frente a la iglesia el Camino y las quintanas de La Llera


Seguimos haciendo ruta


Pasando enfrente del santuario


La iglesia es de 1792 pero conserva ménsulas prerrománicas, en ella cantaba la solemne misa de fiesta El Cantor de La Llera, célebre y recordado vecino que era además relojero y organista


Los hórreos y los carros de labranza, esencia de la arquitectura popular


El Camino pasa entre las casas...


Y sigue adelante...


Más carros de labranza, tiempo ha olvidados...


Atrás queda la iglesia


Pasamos junto a estas ruinas


La palmera, símbolo de los indianos que emigraron a las américas...


Y aquí volvemos a salir a la carretera, reiniciando de nuevo una subida


Vamos pues de nuevo cuesta arriba hacia aquella vieja casería


A la derecha una vieja torre o casa de la luz


Pese al tiempo transcurrido aún conserva el nombre de la empresa y la fecha


ERCOA S.A., Eléctricas Reunidas del Centro y Oriente de Asturias, fundada en 1931 e integrada desde 1962 en Hidroeléctrica del Cantábrico


Casería y tejo, árbol sagrado de los antiguos astures y numerosos pueblos de la vieja Europa. Árbol de la vida pues es de hoja perenne, árbol de la muerte por la alta toxicidad de sus frutos, empleados para venenos y alucinógenos (paso del umbral a otra vida o realidad) y árbol de la eternidad por su longevidad, de siglos e incluso de milenios. Este es un ejemplar muy joven.


Casería asturiana y panera, esta de ocho pilares o pegollos, evolución en tamaño del hórreo como consecuencia de la traída del maíz de las américas a partir del siglo XVII para albergar su gran cosecha


En contra de lo que se piensa no es el número de pegollos lo que la diferencia de un hórreo sino su estructura, que tiende a ser rectangular y con dos picos en el tejado a diferencia del pico único del hórreo con techo totalmente piramidal. Panera viene de pan, y es que los cereales panificables eran llamados comunmente pan, tanto en el producto elaborado como en la semilla


Subimos unos metros más junto a la antigua casería en ruinas


Dejamos a nuestra derecha el cruce de Los Valles. Justo aquí dejamos el concejo de Colunga para entrar en el de Villaviciosa


Aquí se acaba la subida, en estas praderas entre El Picu la Cerra al Sur y El Cantu la Vara al Norte,  entrando en el concejo de Villaviciosa a la altura de La Llastra, hilera de casas que son de La Llera pero ya pertenecen a este otro conceyu del Camino de Santiago por la Costa Asturiana


La Llastra


Atrás al fondo El Monte Sueve, de Iovi, Júpiter, padre de los dioses del panteón romano, superpuesto al Taranis celta, y como él, divinidad de la guerra y la tormenta, cristianizado en advocaciones como Santa Bárbara o Santiago (Apóstol del Trueno) y mitificado popularmente en figuras como el Nuberu, genio de las nubes


Poner cuchillos con el filo hacia arriba, lanzar una alpargata de espaldas a la nube, repicar las campanas de la iglesia, eran métodos de aquel conjuro


El Picu Pienzu, con sus 1.161 metros de altura es el más alto del Sueve y uno de las mayores diferencias de nivel en corto espacio del mundo, pues a menos de cuatro kilómetros de distancia está el mar de la costa de Colunga y de Caravia, playas de El Visu, La Espasa, El Barrigón, La Isla...


Atrás quedó La Llera...


Y La Llastra...


En nuestros primeros metros por el concejo de Villaviciosa llegamos a esta bifurcación, en la que seguimos a la derecha


Subiendo unos metros más, al lado de estas casas


Aquí el Camino se torna llano pasando junto al bebederu o abrevadero


Más arriba de La Llastra vemos El Picu la Cerra y el caserío de La Cabañona


Ya por lo llano vemos al oeste Miravalles, en Villaviciosa


Miravalles, extensa parroquia al este de Villaviciosa, donde reconocemos la iglesia de San Esteban, con su alta torre-campanario, en la aldea de Samartín bajo El Picu Solares (367 mts.) y ante el caserío de Llugarón


 Justo a la derecha y enfrente del Camino otra aldea de Miravalles: Cueli


Cueli y sus quintanas, en la ladera del Monte Fariu


 El Monte Fariu, de 339 metros de altura, también frente al Camino


Camino por el que avanzamos nosotros, de frente a las montañas


Al fondo en la distancia Toroyes y Gancéu, aldeas también de la parroquia de Miravalles


Hermoso valle de Miravalles


Iglesia que antaño festejaba las tradicionales romerías de Los Remedios y en cuyo entorno aparecieron inscripciones del tiempo de los romanos, testimonio del ancestral poblamiento de estos lugares. Al lado del templo reconocemos la antigua escuela


Nos encanta esta maravilla del paisaje y de la historia que contemplamos desde el Camino


A nuestra derecha la Sierra de Cualmayor


Cimas de intensas plantaciones de eucaliptos que llegan a los 325 metros de altura en su cota más alta


Atrásm nuevas vistas del Picu La Cerra (299 mts)


Y La cabañona


Siempre con Miravalles y El Monte Fariu al oeste el Camino, llaneando, pasa junto a una cabaña


Una concha xacobea confirma nuestro itinerario


El Camino


 El Monte Fariu y Cueli


Samartín y El Llugarón


A la izquierda Gancéu


Gancéu, con su capilla del Santo Ángel de la Guarda a la derecha, campo de una recuperada romería popular


El peregrino sigue camino


Al sur Toroyes y muy al fondo los altos de Ceyanes y Breceña, por donde va otra importante ruta de peregrinaciones, esta en dirección oeste, la Travesía Xixón-Cuadonga/Gijón Covadonga


Son los profundos y boscosos valles de la zona oriental del concejo de Villaviciosa, donde las aldeas suelen estar en bastantes casos en las alturas


Estamos en una bifurcación: Muñones, en la villaviciosina parroquia de Priesca. Nosotros iremos por el camino de la izquierda, el que baja a Quintana, donde está la iglesia parroquial, sumamente importante para el arte y para la historia


Descubrimos al oeste en la distancia la desembocadura de La Ría Villaviciosa, por la zona de Seloriu y Samartín del Mar, esta segunda parroquia al otro lado del estuario.


Abajo Bárzana, parroquia de Seloriu. Al otro lado El Puntal, puerto ribereño en Samartín del Mar y arriba Oles y la rasa del pueblo de Villar, parroquia de Tazones. En los acantilados La Punta de Las Escobas y La Punta de la Mesnada


Bárzana y El Puntal, histórico puerto interior, ahora muelle deportivo



Desembocadura de la Ría de Villaviciosa


Muñones, quintana a la derecha del Camino con capilla, panera, encina y texu.




  Rosales


Pasamos al pie de la quintana


Nuevas vistas al sur de Toroyes. Más allá Santoxenia los Pandos, cuetos de Breceña y los altos de Peñacabrera (495 mts.), divisoria con el concejo de Cabranes

Y en la parroquia de Priesca bajamos al barrio de La Quintana, donde está la iglesia parroquial joya del Arte Asturiano prerrománico: San Salvador de Priesca.