Eres el Peregrino Número

lunes, 31 de marzo de 2014

CAPELA DA SANTA CRUZ: BAJANDO A VILANOVA DE LOURENZÁ, LUGO (GALICIA)

Capela da Santa Cruz. Camino de Vilanova de Lourenzá
Monte Calvario
El Camino Norte entra en el concello de Lourenzá por las grandes eucaliptales plantadas en el Monte Calvario, viniendo en largo ascenso desde el valle de Cabarcos, Val de Cabarcos, en concreto de San Xusto de Cabarcos, en el concello de Barreiros



Bajando del Monte Calvario y llegando a campo abierto salimos a una carretera local, viendo al fondo ya Vilanova de Lourenzá, la capital del concello. En primer término tenemos el Campo Municial da Santa Cruz, junto a la capilla de este nombre, por donde pasaremos para llegar a la población


Luego aquí nos desviamos a la derecha


Tenemos desde aquí una mejor perspectiva de Vilanova de Lourenzá, campos abiertos que darán paso al valle del río Baos, afluente del Masma, río que quiso hacer navegable en el siglo XVIII el obispo Sarmiento, desde su ría, desembocadura en el mar, hasta Mondoñedo, su sede episcopal y una de las antiguas capitales de las que fueron, hasta las reformas del siglo XIX, siete provincias gallegas


Vilanova de Lourenzá con sus naves y edificios urbanos pero totalmente rodeada de aldeas y caseríos desparramados por las colinas cercanas: Maderne, Froilán, A Pena, O Souto...


A la izquierda vemos la subida que nos espera para seguir desde allí a Mondoñedo


Pero lo que más destaca es el monasterio de San Salvador de Lourenzá, que dio origen y nacimiento a la población, cenobio que fue fundado en el año 969 por el conde Osorio Gutiérrez, el Conde Santo,  quien vino aquí desde Tierra de Campos para hacerse cargo de las posesiones heredadas de su padre Gutiérre Osóriz y de su tío Nuño, firmándose carta de fundación el 17 de junio de aquel año, siguiendo el convento la Regla de San Benito


No obstante a nuestros días poco ha llegado de los pretéritos tiempos fundacionales. La actual iglesia del monasterio empezó a construirse en el año 1735 y en ella se diseñaron unas líneas maestras, artísticas y arquitectónicas, que después se expresarían en la fachada barroca de la catedral de Santiago. En un principio se siguió el proyecto del fraile Juan Vázquez de Samos pero a posteriori ese se alteraría por la mano de Fernando de Casas Novoa, gran maestro que ya había trabajado en la catedral de Lugo y en varios santuarios gallegos y que, poco después, en 1740, alcanzaría su obra cumbre con su trabajo en la fachada barroca de la catedral de Santiago que mira a la Praza do Obradoiro, siendo pues esta de San Salvador de Lourenzá una antecesora inmediata, verdadera premonición de las líneas directrices que el mismo maestro ejecutaría en la Ciudad del Apóstol, donde también había intervenido en el monasterio de San Martiño Pinario


Fernando de Casas Novoa se haría cargo aquí del diseño de la fachada y de la dirección de la labor en la nave del templo hasta el crucero. El material era granito procedente de las canteras de Burela, en la costa lucense. Los datos los sabemos gracias al manuscrito de un monje aquí residente, fay Benito Ponte, quien relató todo el proceso


Ante el monasterio está el Alto dos Castros, en O Picoto, montículo boscoso donde ha sido localizado un antiquísimo castro galaico que dominaba el valle del Rego do Batán, recinto fortificado antecesor de la actual villa. Justo debajo volvemos a ver el campo de fütbol


Una buena referencia visual pues pasaremos detrás de él




Seguimos la bajada por este largo tramo recto


 Mientras divisamos a lo lejos las alturas del Pico do Castro de Flores (291 mts), Louseiras (299 mts.)y el Coto do Ferro (267 mts.). A lo lejos Outeiros (239 mts)

A nuestra izquierda Painzás y a lo lejos O Val de Lourenzá, bajo a Serra da Cadeira, por donde va, camino de Mondoñedo, el otro camino oficial que entra en Galia desde Asturias por Abres y Trabada, empleado por quienes no pasaban la ría hacia Ribadeo en lancha, sobremanera en tiempos pretéritos, antes de las cartas pueblas que dieron prosperidad a las villas de ese estuario, cuando se fundaron los hospitales de peregrinos



Sigue la recta cuesta abajo


En el monte, el viaducto de la Autovía del Cantábrico


Vilanova de Lourenzá más cerca



Pasamos junto a una casa en Painzás de Baixo


Bajamos muy lentamente pero seguido



De O Corniño a A Telleira, ante el campo de fútbol


Casa y cabazo


Seguimos junto al maizal


En el cruce siempre de frente hacia abajo


Fijémonos en el mojón


Y en el cruce; también de frente


Haciendo caso a las indicaciones no hay pérdida posible


Al fondo otro cruce más


A la derecha el viaducto del enlace con la autovía


Y en el cruce vamos hacia el estadio municipal, que vemos ala izquierda


A la izquierda y en recto


A un kilómetro escaso de Vilanova de Lourenzá


Pasamos detrás del campo de fútbol


Bajamos un poco más y vemos al fondo un poco mejor O Val de Cabarcos


Paso del otro Camino, que se unirá a este en Mondoñedo



Muy cerca ya del casco urbano de Vilanova de Lourenzá, el Camino, en ligero descenso, divisa la población mientras nos acercamos al legendario y venerado santuario de la Capela da Santa Cruz.


De él dice la leyenda que fue desde donde el fundador del monasterio de Vilanova de Lourenzá, el Conde Santo, lanzó una piedra que bajó rodando hasta el fondo del valle, donde se construiría el citado cenobio de San Salvador de Lourenzá.
 

La fábrica de la capilla es del siglo XVIII pero hecha sobre una construcción anterior.


 Sobre la puerta de acceso, bajo el pórtico, se halla el escrito "PAX", emblema que identifica el lugar como perteneciente al antiguo monasterio


Existe en el altar una imagen del Cristo del siglo XVII, mas una de la Virgen, así como otra de San Roque, esta del siglo XVI.


Placas explicativas en el interior.


La capilla se encuentra en el barrio de A Telleira, topónimo relacionado con las tejeras o antiguos talleres artesanos elaboradores de tejas y ladrillos (muchas veces ambulantes), que aprovechaban el barro de enclaves ricos en tierras arcillosas


Enfrente de la capilla cruzamos la carretera y seguimos por aquella pista de tierra


Todo recto, bajando poco a poco por el camino que atraviesa los prados viendo al fondo el Alto de Padriñau, sobre el valle del Masma y sus afluentes



A lo lejosa las canteras


En los montes de enfrente la autovïa


Bifurcación, vamos rectos hacia abajo


En el valle están los barrios de A Ferrería, Triagonce, A Pena, Froilán, Maderne, Rega... más a lo lejos son las colinas de Penas de Costoira y Altos de Abeledo


Enlace con la autovía al fondo


El centro urbano a nuestra izquierda


Vilanova de Lourenzá, en el medio del valle


Sobre los edificios sobresale el monasterio de San Salvador de Lourenzá, que tras las desamortizaciones decimonónicas (1835) pasó a ser iglesia de Santa María


Naves y edificios de la población.


Ya vemos allí abajo A Ponte da Pedra, por donde pasaremos enseguida.


Puente sobre el río Baos o Rego do Batán


La senda arranca su último tramo de bajada junto a esta muria


Y bajamos a las aceras en el barrio de O Pedrón, donde podremos cruzar la carretera N-634a.


Vamos bajando, pero ahora por la acera, pudiendo cruzar ahora a la derecha, ante Panadería Freire


Pasado el primer bloque de viviendas nos desviamos a la derecha


En dirección a A Ponte de Pedra, donde el mojón xacobeo nos informa que estamos a poco menos de 168 kilómetros de Santiago de Compostela.

Buenos cultivos en el camino hacia A Ponte da Pedra.


Al fondo el puente


Itinerario bien señalizado


Vamos hacia el puente


Hermoso lugar para entrar en el centro urbano de esta villa, que en su momento fue llamada Vila da Ponte, pues no en vano este puente era el paso obligado para viajeros y peregrinos por esta histórica senda que comunica A Mariña con A Terra Chá y el interior gallego, empleada por peregrinos, arrieros y viajeros en general desde tiempos seculares




Un texto nos los explica, mientras vemos a la izquierda el otro puente, el de la carretera


Las barandillas que se asoman al río Baos tienen conchas peregrinas en su herraje


Estamos también en la ruta cultural y literaria de Francisco Fernández del Riego, escritor, intelectual y político galleguista nacido en 1913, miembro del Grupo Nós de recuperación de la identidad gallega así como, durante la República, del Seminario de Estudios Gallegos y del Partido Galeguista. Luego, tras la guerra civil, fue uno de los fundadores de la Editorial Galaxia, fundamental para reiniciar el proceso galleguista. Ingresó en 1960 en la Real Academia Galega siendo considerado una de las máximas personalidades de la Galicia del siglo XX


Aquí hay un texto del autor referido a este río en el que menciona a la Ponte da Pedra


Puente de piedra y empedrado que pasamos nosotros ahora


Avanzamos hacia el otro lado


Y seguimos rúa adelante, solar de la vieja Fonte de San Miguel, en dirección a las casas del fondo, tras la que se ve la torre del monasterio de San Salvador, actual iglesia de Santa María


El puente queda atrás. Obsérvense de nuevo los motivos de conchas peregrinas en la barandilla


Salimos a un cruce, ante las cúpulas monacales


Cruzamos y seguimos de frente a la izquierda de la Glorieta Julia Minguillón, pintora nacida en Lugo en 1906 pero cuyos primeros años transcurrieron en su casa familiar de Vilanova de Lourenzá, de donde era su padre Federico, viviendo con su madre Emilia y sus tres hermanos Marcial, Carmen y León. Con nueve años pasaría a residir con sus tíos en Burgos y en Valladolid, teniendo sus primeros contactos con la pintura cuando hacía el bachillerato. Regrasando a Lugo con 17 años logra un gran éxito con el retrato del célebre vendedor de periódicos Cascarilla y, consiguiendo con ello ayuda de la Diputación, va a estudiar a Madrid, decantándose por la pintura tras un primer contacto con la escultura. En 1933 expuso por primera vez, en el Concurso Nacional de Retratos. En 1939 se casaría con el redactor-jefe de El Progreso Francisco Leal Insua tras volver a Vilanova de Lourenzá al estallar la guerra civil. Tras la boda van a Lugo y ella colabora en actividades culturales de la Sección Femenina. Dedicada plenamente a las artes pictóricas lograría en 1941 la primera medalla de Primera Clase que una mujer lograría en una Exposición Nacional de Bellas Artes con su obra más famosa, A Escola de Doloriñas. Luego, según los destinos de su esposo, residiría en Vigo y en Madrid, dedicándose plenamente a las artes pictóricas plasmando personajes gallegos y participando en numerosos certámenes y exposiciones


La ruta cultural y literaria de Francisco Fernández del Riego hace también homenaje a la pintora en textos de tan insigne autor


Aquí está una foto de su cuadro A Escola de Doloriñas, escena muy común en la época, maestros privados en casas particulares que suplían las carencias educativas de la España del momento


Desde la glorieta las señales nos orientan


Nos adentramos en las rúas del casco histórico de la localidad


Nos dirigimos a la rúa Avelino Montero Villegas, adentrándonos en el casco histórico de la localidad. El concello actual formaba parte hasta 1835 de dos jurisdicciones municipales, la de Vilanova de Lourenzá y la de Val de Lourenzá, unificadas en 1840, pertenecientes hasta entonces a la desparecida provincia gallega de Mondoñedo (Galicia tuvo siete provincias)


Larga y típica rúa que sigue el trazado del histórico Camiño Real


Tiene escaso tráfico, prácticamente solo los residentes


Al fondo de la calle a la derecha se va al albergue de peregrinos.


En las fachadas de las casas descubrimos antiguos blasones...



Otra fachada con similar escudo


Símbolos de la media luna y estrellas y del águila...


Predominan las casas de vecindad, unas de estilo popular y otras algo más señorial


Artísticos balcones


Viviendas populares


Algunas unifamiliares, otras de vecinos


Gran blasón en esta fachada a la izquierda


Blasón bajo el balcón


Al fondo hay un cruce, justo en la esquina de aquel edificio porticado


Escaparates, bares, comercio...


Llegados al cruce, Praza de Linares Rivas, hemos de decir que, de frente hacia adelante podemos ir, bien al albergue de peregrinos o bien salir ya de Vilanova de Lourenzá para seguir rumbo a Mondoñedo. Si bien sería una pena no conocer el gran patrimonio de la población, el antiguo monasterio de San Salvador de Lourenzá, sito a escasos metros a la izquierda


También aquí un grandioso blasón mira al Camino


Desde esta calle porticada a la izquierda vemos el monasterio, cuyo santuario es actualmente iglesia parroquial de Santa María y otras dependencias monacales Casa do Concello, Museo da Faba de Lourenzá, etc


Los edificios del otro lado de la calle también están porticados


Llamativa cabeza de León y demás filigranas en la fachada


Es la casa natal del escritor galleguista Francisco Fernández del Riego, con cuya ruta literaria hemos coincidido desde A Ponte de Pedra hasta aquí


Entre los floridos balcones de la fachada una placa nos lo dice...


Placa colocada con motivo del Día das Letras Galegas el 17 de mayo de 1987


Al fondo, al otro lado de la Travesía da Mariña, vamos a visitar el antiguo convento de San Salvador de Lourenzá, símbolo del Camino y puerta de la historia, antecedente de la fachada barroca que mira a la Praza do Obradoiro de la misma catedral de Santiago.