Eres el Peregrino Número

miércoles, 6 de abril de 2016

LLANES (ASTURIAS): LA POBLACIÓN INTRAMUROS, DEL MUELLE A LAS MURALLAS Y EL SABLÓN, PLAYAS Y MEMORIA DE LA CARTA PUEBLA

Torre del Castillo, parte de las antiguas murallas de Llanes
Puente del río Carrocéu y calle Mercaderes. Aquí empezaba la antigua muralla
El Camino que atraviesa la villa de Llanes, al pasar el río Carrocéu viniendo de la Avenida de la Concepción, sigue de frente por la calle Mercaderes hacia la Plaza de San Roque y el Casino, calle que sigue el trazado de la antigua muralla que defendía la población. Aquí estaba la Puerta de los Remedios o del Llegar. Pero si deseamos conocer el puerto y dirigirnos a las playas, descubriendo lo que fue el Llanes intramuros podemos ir desde aquí.


Para ello al cruzar el puente hemos de dirigirnos a la derecha por el Paseo del Muelle hacia el barrio de Cimavilla.


Quedan así a nuestra derecha los embarcaderos y más allá en la otra orilla el edificio de la rula o lonja de pescadores.



Hay en ambas márgenes edificios de gran galería acristalada que miran a los muelles...





Así como que algún que otro más antiguo, de piedra, con cortafuegos, corredores, tal que aquel en la orilla opuesta, en el barrio de Las Barqueras...


Cortafuegos y puerta de arco de medio punto. Ventanas adinteladas. Fijémonos en la de abajo, picuda y gótica
.

Desde esta orilla del Carrocéu vemos, también al otro lado, la rula o lonja del pescado.


Allí ha sido habilitado un puente


Proyectada en 1931 e inaugurada en abril de 1936, vísperas casi de la guerra civil, se atribuye a la mano del arquitecto municipal Joaquín Ortiz, aunque cuando comenzaron los trabajos este ya no estaba en el Ayuntamiento. Se ve en el edificio inspiración del denominado "estilo barco" de Le Corbusier, el gran renovador de la arquitectura moderna

Puerto deportivo ante Las Barqueras...



Cimavilla y el Paseo del Muelle. Al fondo está el puente sobre el río Carrocéu por el que pasa el Camino atravesando Llanes


Puerto deportivo. Fundada en la baja Edad Media sobre un más que posible asentamiento pesquero anterior, la villa de Llanes debió su prosperidad a este puerto, pescador y comercial, ballenero y enclavado en el paso natural terrestre que fue luego calzada romana y posteriormente el Camín Real de la Costa, empleado por numerosos peregrinos, viajeros, arrieros, comerciantes. El puerto llanisco comerciaba con Europa, el Mediterráneo y el Norte de África, constituyendo ya en el siglo XIII uno de los principales núcleos urbanos de Asturias.


Su fundación relegó al castillo de Soberrón como centro administrativo de la antigua Tierra de Aguilar, desde donde un representante regio gobernaba el territorio, donde también ejercían su dominio los monasterios de San Antolín y de San Salvador de Celoriu. Ahora la nueva política de los monarcas castellanos prefería gobernar en base a nuevas poblaciones amparadas por fueros y cabeza de alfoz o concejo.


La muralla medieval o cerca que guardaba la primitiva villa, sus fueros y sus gentes, de las apetencias de la nobleza terrateniente y guerrera, así como de ataques de flotas enemigas, ha desaparecido aquí en su mayor parte.


Pero aún se conservan porciones de la misma con algunas de sus portezuelas menores o portiellos.


De esta manera podemos asomarnos a la Plaza de la Magdalena, donde está la capilla de esta santa, muy reformada a lo largo del tiempo pero que está construida sobre la que fue la primer iglesia parroquial de Llanes, del siglo XIII.


La villa fue fundada en las primeras décadas de esa centuria dentro de la dinámica repobladora de los reyes castellanos, haciéndola centro del territorio de la antigua Tierra de Aguilar, prosperando gracias a su puerto comercial y pesquero y a sus comerciantes y artesanos, constituyéndose como una de las principales poblaciones asturianas del medievo.


Se sospecha que la capilla pudo ser iglesia incluso de una población preexistente anterior a la misma Carta Puebla  que dio origen a la actual población. Su estructura actual obedece a las profundas reformas efectuadas tras los incendios de los siglos XV y XIX


La Carta Puebla hizo a Llanes cabeza de un territorio denominado antaño Tierra de Aguilar, formado por varios valles entre el mar y la sierra de Cuera, que es el actual conceyu llanisco. La primera mención a Llanes en un documento escrito es del año 1225, siendo la Carta Puebla concedida por Alfonso IX hacia el año 1228. La muralla se erigió décadas después, a partir de 1270, reinando Alfonso X El Sabio, quien confirmaría con un nuevo fuero, basándose en el de Benavente, a esta villa, próspera entonces con su puerto pesquero y comercial que mercadeaba con toda Europa y el Norte de África, constituyendo uno de los más importantes núcleos urbanos de la Asturias del medievo.


El santuario es solar también de gran romería y fiestas de otro de los renombrados bandos de Llanes, el de La Magdalena.


La plaza, no muy grande, es solar de animada romería desde tiempo inmemorial y abren sus puertas varios negocios hosteleros que disponen en ella sus terrazas.




Hermosa plaza
.

Desde la Plaza de la Magdalena salimos ahora por la calle Mayor, en uno de cuyos edificios, la casa de Juan Pariente se hospedó Carlos V en su célebre viaje de 1517 (hay escudo conmemorativo)


 Hileras de casas notablemente restauradas. Esta calle comunica el centro de la que fue villa intramuros con la Plaza de San Roque, donde una de las puertas de la muralla desaparecida, la Puerta la Villa o puerta principal, se situaba enfrente del Hospital de Peregrinos de San Roque


Bella arquitectura urbana


Escudos de las estirpes de la Tierra de Aguilar, actual concejo de Llanes


Dejamos la Calle Mayor


Por la calle Mayor llegaremos a la Plaza de Santa Ana, donde está la capilla de este nombre, la cual fue sede del antaño poderoso Gremio de Mareantes


 Aquí estuvo otra de las cuatro puertas de la muralla, la de San Nicolás, otra de las advocaciones del santuario, junto con la de San Telmo, santo también marinero por excelencia, el de los célebres fuegos de San Telmo.


Por lo tanto tres son las advocaciones de este santuario del siglo XV pero posteriormente reformado: Santa Ana, San Telmo y San Nicolás


A esta plaza da vista también el soberbio caserón de piedra del Palacio de Rivero o de Gastañaga, fundación medieval que formó parte defensiva de "la cerca" amurallada y que sobrevivió a los incendios que asolaron Llanes en 1480 y 1509, transformándose después su estructura a lo largo de los siglos


 Está dispuesto en dos cuerpos con pasadizos intermedios. La desaparecida Puerta de San Nicolás comunicaba con el barrio de pescadores. No en vano tenía sus llaves del Gremio de Mareantes


Una imagen de San Nicolás recuerda la puerta aquí existente antaño...


Así como un panel informativo


El conjunto ha sido impecablemente restaurado
 

Las ventanas de doble arco de medio punto y columnas


Junto a ellas más blasones


Águila, Tierra de Aguilar, Castillo, caballero en su montura que porta una lanza que parece arrojar a un animal de caza


Ventana cuadrada adintelada


El edificio que mira al este es de mediados del siglo XVII. A pesar de estas reformas de los siglos XVII, XVIII y XIX sigue teniendo aire de torre medieval. La planta alta es dieciochesca.


Formó parte de la cerca defensiva llanisca, tratándose de un buen ejemplo de la arquitectura civil asturiana de los siglos XIV-XV y ya en 1656 fue reformado por Juan de Rivero y Posada, entonces regidor de la villa de Llanes. Luego el palacio pasaría a los Gastañaga


 Salimos de esta histórica plaza


En dirección norte por la calle Santa Ana podemos salir a El Sablón, playa urbana de Llanes, con su paseo y concha, cerrados por La Punta San Pedru


El Sablón (del asturiano sable, playa o arena), es la playa de la villa de Llanes por excelencia. Al lado está el barrio y paseo de San Antón y al fondo El Espigón, al lado de la Plaza del Fuerte, emplazamiento de las antiguas baterías de defensa en la desembocadura de la pequeña ría que forma el río Carrocéu


Los bloques del espigón son la base de la obra pictórica Los Cubos de la Memoria, de Agustín Ibarrola, en los que se plasman motivos llaniscos, motivos del arte y de la inspiración y memoria del propio artista.



Los bloques de la escollera...


Los Cubos de la Memoria...


Escollera de Llanes y Cubos de la Memoria. El gran mural plasma tres ejes básicos: la memoria del Arte, inspirada en los símbolos prehistóricos de la zona, la memoria del Artista preocupada por formas y colores, y la memoria del territorio, recuerdo de Llanes y sus gentes, los marineros, los emigrantes, la villa y los pueblos...


Más allá están las playas de Toró y Puertu Chicu



Admiramos el paisaje mientras subimos desde El Sablón al Paseo de San Pedro, con sublimes vistas de Llanes y su entorno...


El Sablón, San Antón y al sur la Sierra Cuera


Al fondo en lo alto de una colina que domina Llanes, la inconfundible silueta (semeja a un castillo con sus torres cilíndricas) de la ermita de la Virgen de La Guía


Ermita de la Virgen de La Guía, del siglo XVI pero con grandes reformas, veneración marinera también centro de gran tradición festiva y romera organizada por el bando de Llanes que nos quedaba por mencionar en este periplo, el Bando de La Guía.


Campo de romerías, campo de La Guía


 Tres bandos para tres multitudinarias fiestas


Cruz y Mirador de San Pedro


Atalaya sobre la tierra y el mar


"Puente natural" en el Paseo de San Pedro...


 Excelentes vistas de Llanes y una parte de su costa


Al fondo La Cuesta Cue, a la izquierda el mirador de La Boriza y más allá Cuera


Mirador de La Boriza y acantilados de Cue, frente a La Islona, La Islina y El Castrucu. La Islona, detrás de los otros dos islotes, es la isla más grande de Antilles, tiene 22 metros de altura y es propiedad privada. Hay restos de una cabaña pues se llevaban ovejas a pasar. Además de en lanchas se pasaba en bajamares al quedar comunicada con tierra firme. Por su parte La Islina es llamada así por su tamaño, pero también Isla de la Ballena por su forma o Isla de Ramonón por su antiguo propietario. Mide 15 metros de altura y es accesisble en bajamar. En medio entre las dos está El Castrucu, la más pequeña pero que llega a los 16 metros de altura y es el de peor acceso y más peligroso por los golpes de mar. es también el más rocoso.


En días despejados la vista llega a la cercana y vecina Cantabria


San Antón y El Sablín



 Barrios del oeste, zona de expansión urbana...


Cruz del Paseo de San Pedro...


Un paseo de verde hierba...


Aquí nos asomamos al acantilado...


Vista al oeste: Poo, entrada a su ría, viéndose bastante bien los islotes o castros de El Castru Poo y El Palu Poo. Más ocultos estarían Los Castrinos y El Castru Peláu, así como La Isla o L'Almenada, por su forma



En Llanes se llama isla o similar cuando tienen pradería y castru cuando son peñascos rocosos en medio del mar, sin hierba o con muy poca.


 Bajamos de nuevo hacia El Sablón


Y recorremos el Paseo del Sablón


Al lado de la playa se conserva un buen tramo de la muralla medieval de Llanes, el que guarda el Palacio de los Duques de Estrada, residencia urbana del siglo XVII que se encuentra en ruinas desde el incendio de Llanes por las tropas francesas del general Bonet en 1809



Hacia él nos dirigimos, admirando la decadencia de su desaparecido esplendor


De nuevo ante El Sablón


Recorremos el paseo del arenal


Otro plano de situación


Según nos acercamos también vemos, frente al palacio, la torre de la iglesia de Nuestra Señora del Conceyu, que también visitaremos, pues es otro de los fundamentos históricos de la villa de Llanes


Según vamos hacia allá pasamos al lado de la cerca del Palacio del Cercáu, que da nombre a la calle, calle del Cercáu, del que vemos desde aquí asomar su capilla y alguna de sus dependencias


Por aquí va nuestro recorrido


 Óculo de la capilla


Espadaña...


Cruz con inscripciones


"Aquí están sepultados los huesos de las oseras 1761". Es una inscripción del antiguo camposanto


A la derecha está la tapia de piedra del Palacio de los Duques de Estrada, de frente vemos la Casa Rectoral, pegada al ábside de la iglesia. Primeramente nos dirigimos a la derecha para ver el palacio



Palacio de los Duques de Estrada, rodeado por su particular muralla almenada


Gran mansión de piedra con dos formidables torres


Fue en sus mejores tiempos un espléndido palacio barroco. Actualmente se han consolidado las ruinas


Llegados enseguida desde el Palacio de los Duques de Estrada (a la derecha de la foto), el peregrino que se interna en el casco antiguo de Llanes, hallará la histórica iglesia parroquial de Santa María del Conceyu, edificada en estilo gótico entre los siglos XIV y XV sobre elementos románicos del XIII, pues se sabe su obra se inició hacia 1240



 Llanes había logrado la preciada Carta Puebla, por la que se erigía como población libre de las apetencias territoriales tanto de la mitra como de la nobleza terrateniente, de manos del monarca Alfonso IX


La iglesia propia (sucesora de la de La Magdalena que vimos antes), al igual que sus murallas eran un símbolo de la soberanía de sus habitantes, por lo que ellos mismos fueron los protagonistas de su construcción. Dedicada a la Asunción, su denominación como del Conceyu se refiere a que ante sus muros se celebrebaba el Conceyu Abiertu o junta vecinal. Fue en 1237 cuando la administración territorial de la antigua Tierra de Aguilar (actual concejo llanisco) pasó definitivamente a esta nueva villa desde la antigua fortaleza del Castillo de Sobrerrón, símbolo del poder de los antiguos señores de la tierra, sito unos kilómetros más al sur.


Fue consagrada como parroquial  en 1480 y en 1594 todavía estaba en obras. En 1517 le fue presentado aquí a Carlos V el artista flamenco que aún estaba trabajando en su altar mayor...


Tiene dos espléndidas portadas medeivales, siendo la principal, la occidental, a la que se le atribuye la mayor antigüedad, pues su estructura de arco de medio punto presume ser de inspiración románica


Caras y otros elementos gastados por el paso del tiempo



Vamos ahora hacia la portada sur, guardada por un gran pórtico añadido a principios del siglo XVII


 Por su parte en la portada  sur destacan las numerosas figuras de animales en capiteles y arquivoltas. Se trata de un arco ojival con traza de ser gótico o cuanto menos, románico tardío.


Leones y otros motivos cincelados en capiteles y arquería


Un conejo y un ser fantástico. Seres de fábula


Lobos...


León


En el interior los arcos y nervaduras son eminentemente góticos...


Sepulcro gótico...


Por su parte el Altar Mayor es plateresco (s.XVI). Aquí debía estar trabajando el tallista flamenco que le fue presentado a Carlos V cuando llegó a Llanes en 1517, según su cronista Laurent Vital


Capillas laterales


En el templo está la capilla de la Trinidad o de Juan Pariente, personalidad de confianza del rey Enrique IV y figura influyente del siglo XV.


Tiene un retablo manierista finalizado en 1601.


El órgano...


La nave y el Altar Mayor...


Otras partes de la iglesia fueron añadidas posteriormente, como el ya mencionado pórtico, de 1610, la esbelta torre erigida en el XVIII o la Casa Rectoral, adosada al ábside o parte posterior en el XIX.


Tras la rectoral, el portón de acceso a El Cercáu, del que hablábamos antes


Hemos dado la vuelta completa a la iglesia


Al lado de la iglesia hay otros dos palacios: uno es la Casona de los Mier (s.XVIII), justo frente a su fachada sur



Y otro, mirando a su portada oeste, es el Palacio de Posada Herrera (s.XVII), enfrente de la plaza de la iglesia


Palacio que es actualmente casa de cultura, blasonada con las armas familiares de los Posada, Iguanzo, Pariente y Valdés


Ahora sí que nos dirigimos desde aquí al alto torreón circular de La Torre, llamada Torre del Castillo o de la Fortaleza pues fue emplazada junto a la que fue la Puerta del Castillo, a la que nos acercamos desde la casa de cultura por la calle Posada Herrera


La Puerta del Castillo estaba también en manos del Alcalde o Juez de Llanes. La puerta occidental de la villa amurallada.


Antaño parece ser solo era accesible a través de un hueco al que habría que entrar por una escalera móvil, actualmente es oficina de turismo


Se trata por lo tanto de otra parte conservada de las murallas de Llanes y a sus pies salimos, escalinata abajo, a la calle Alfonso XI, por donde nos dirigimos al Ayuntamiento y el Casino



En primer plano el Ayuntamiento de Llanes y al fondo el Casino. Estos dos edificios se encuentran en la confluencia de las calles de Alfonso XI, del Castillo y de Nemesio Sobrino, por donde viene la calle Mercaderes desde el puente, por lo que desde aquí podemos ir encaminándonos hacia la salida de la villa