Eres el Peregrino Número

martes, 12 de julio de 2016

BARCIA: EL CEMENTERIO MUSULMÁN Y EL HOSPITAL DE PEREGRINOS: ENTRANDO EN LUARCA/L.LUARCA POR BARCEL.LINA (VALDÉS, ASTURIAS)


Barcia en el Camino
El Camino sale del bosque a la N-634 al entrar en la parroquia de Barcia
Por los frondosos bosques el Regueiru Ricande entramos en la parroquia de Barcia viniendo de la de
Canero o Caneiru, en el concejo de Valdés, saliendo a la carretera N-634 a escasos kilómetros ya de la villa de Luarca/ L.luarca, su capital. Son los terrenos, relativamente llanos, de la rasa marina valdesana, en la costa occidental asturiana, con pueblos, campos, riachuelos y bosquetes jalonando el recorrido


Allí, con mucho cuidado, podremos cruzar al otro lado, pues, asomando en la enrramada, entre la vegetación, unas ruinas llamarán poderosamente nuestra atención


Primero una torre o minarete se yergue entra zarzales y arbustos


Y un poco más a lo lejos unos muros


Es el cementerio musulmán de Barcia, llamado El Cementerio Moro, construido como camposanto para las tropas norteafricanas que pelearon en el bando nacional durante la guerra civil, el cual, prácticamente abandonado desde que el santón Aomar dejase de venir a orar por los difuntos, puede hasta pasarnos desapercibido, al otro lado de la calzada semioculto por los árboles


Una portada de arco de herradura constituye el acceso a este recinto que ocupa una superficie de 4.500 metros cuadrados


En el acceso al cementerio moro el sendero empleado por los peregrinos para evitar el tráfico, pues la carretera carece de arcenes y tiene en ocasiones bastante tráfico, sigue en paralelo a ella, a escasos metros


A la derecha la cuneta y la carretera


Y a nuestra izquierda los muros del cementerio


Llegando al final del Cementerio Moro de Barcia bajaremos a la derecha


Bajamos y seguimos adelante, bien arrimados a la izquierda


Estamos entre los campos y montes de Suertes Grandes a la izquierda y Valdemedio a la derecha


Es la recta de Barcia o de Almuña, que nosotros no seguiremos pues inmediatamente nos desviaremos por aquel ramal a la derecha


Estamos en La Rampla, lugar o barrio de la parroquia de Barcia


Al fondo se ven las casas de Barcia


Pocos metros después dejamos el asfalto para desviarnos a la izquierda por este camino entre los campos de Barcia y la arboleda de la carretera


Sus  barrios se extienden casi linealmente ante el frente costero: El Regatín, El Flancu, El Monte, L.leixán o Leiján...


Todo este tramos de costa está plagado literalmente de playas y ensenadas que no podemos ver desde aquí pese a su proximidad, destacando las de Los Molinos, La Polea, La Escaladina, El Carretón y Portizuelos


Nosotros, por prados y huertas, nos acercamos al barrio El Monte.


 A lo lejos a la izquierda reconocemos ya los edificios de Luarca/L.luarca, la capital de este concejo de Valdés

                                                  

Un poco de sombra...


Y más trayecto al sol, por este maravilloso y agradable camino sobre la hierba...


El Monte


Más allá son las urbanizaciones de Barcel.lina, ya en la parroquia luarquesa, en terrenos intensamente urbanizados durante la última etapa de inversión inmobiliaria, Más a lo lejos divisamos La Punta Argumoso y La Percebera


Alegre caminar por los campos de Barcia, ante el mar


Pasamos junto a esta parcela


Y sigue el camino recto


Nos acercamos a las primeras casas


Luego caminamos otro trecho "campo a través"


Hacia este seto que cierra un chalet con su parcela. Al oeste vemos El Picu L'Enfernón (331 mts.) a la izquierda, y a la derecha El Picu Faro (251 mts.) a la derecha. Esta referencia es muy importante pues por el collado que hay entre ellos saldrá el Camino del concejo de Valdés para entrar en el de Navia


También va por ahí la Autovía del Cantábrico (A-8), de la que vemos el desmonte


Llegados al alto seto vamos a la derecha, siguiendo el Camino


Y, al fondo, esta senda irá a la izquierda


Formando un ángulo recto alrededor de la finca


Caminamos en dirección oeste, barrio El Monte


Pisamos ya firme asfaltado


Seguimos viendo al oeste el collado entre las montañas que es el paso a Navia...


Al fondo iremos a la derecha, hacia la casa con palmera


Pasamos enfrente de ella y seguimos adelante


Flores del Camino...


Vamos hacia aquel hórreo


Y frente al hórreo un cruce


Cruce en el que seguimos rectos, de frente


Pasando delante de esta casa


Y siguiendo ruta


Barrio de El Monte. Y al fondo La Montaña, zona suroccidental del concejo de Valdés.


Avvanzamos junto a las casas.


Extensas fincas abiertas a ambos lados del Camino


Buena y larga recta en Barcia


Setos y prados.


Conchas en tapias y fachadas


Quinta y palmeras


A nuestra derecha Casa Chabolo



Hermosa quintana valdesana


Ahora salimos a una importante encrucijada en el barrio de Las Escuelas: nos dirigimos hacia aquella hilera de árboles, de frente, en el medio


Junto a ellos pasa el Camino...


Viendo a nuestra izquierda las escuelas que dan nombre a este barrio de Barcia


Y en esta bifurcación se sigue a la izquierda, si bien a la derecha se indican diversos alojamientos especializados en atención a los peregrinos como Casa Rita y Casa la Fonte


Mapa del barrio, por aquí va el Camino


Atravesando Barcia


Señalizado por conchas


Y por las calas y los rosales


Indicado por las Hortensias


Hortensias y rosales en el Camino y sus veredas


Camino de El Pontigón, otro de los barrios de Barcia


Peregina al barrio El Pontigón


Ante nosotros más barrios: Las Güelgas, Carbayinos, El Raneiro... y más al fondo las montañas, La Montaña, en el interior de Valdés, son las sierras de Silvayana, Busecu y Panondres, allí donde el concejo de Valdés pa dar paso, al otro lado, al de Navia: los altos de Pegueiru (322 mts.), El Penón (353 mts.), El Picu Bustrilde (391 mts.), El Picu Curriel.los o Picu Quemádu (472 mts.), Las Penas Rubias (594 mts.), La Braña l'arcu (586 mts.), La Carcavona (376 mts.), La Cruz de los Caminos (690 mts.) y El Picu'l Recatón (730 metros). La cumbre más alta son los 842 metros del Picu'l Can o Canondres, en la frontera Valdés-Navia


Pero volvamos a lo inmediato, sigamos hacia El Pontigón


Más campos de flores


Fuente para beber y banco para sentarse, un espacio bellamente recuperado


Paramos a beber en esta hermosa fuente


Fuente del Pulgo


Prados y huertas alrededor


No muy lejos divisamos la iglesia parroquial de San Sebastián de Barcia, hacia la que nos iremos aproximando

                                          

Aquí está el viejo lavadero restaurado


Donde antaño se venía a hacer la colada cuando aún no había agua corriente en las casas


Seguimos nuestro periplo en El Pontigón


Subimos suavemente entre las casas


Quitana en medio del prado...


En el viejo Camino...


Pasamos entre más casas de Barcia


Antiquísima casa de piedra


Chalet


Al sur El Picu la Cabra, de 318 metros de altura y El Picaratín de 411, en La Sierra Conciyeru


Cruce de Caminos en El Molín



Llegamos a un barrio de revelador nombre caminero: El Cruceiro. Al fondo divisamos la iglesia


Y camino de la iglesia vamos, siguiendo las conchas


Una continuidad de viviendas, quintanas, hórreos, paneras, huertas, cruces y fincas configura nuestro paseo por Barcia

Los hórreos de Barcia...


Pasamos el taller


Y nos acercamos al campo de la iglesia


Aquí nos desviamos a la izquierda, para ir al santuario, pues delante de él pasa el Camino


Iglesia parroquial de San Sebastián de Barcia, donde se venera una talla románica del siglo XIII de la Virgen de la Leche


Esta es la portada principal, que mira al sur y al Camino


Sobre ella una hornacina con la imagen de la Virgen de Fátima y sobre ella una cruz


Pasamos pues ante la iglesia, de origen medieval pero profundamente transformada


Nos asomamos al cabildo


Hay allí una imagen de la Virgen de Covadonga


La Santina


 Afuera están las señales, dando vista a El Pradón, el gran campo en el que se celebran las fiestas


Pasamos delante de la iglesia


Viendo a nuestra izquierda El Pradón


El Pradón y las quintanas de Barcia...


Bancos para sentarse y mesas


Sigue el Camino


Camino que se estrecha un poco entre las casas


Atención, aquí nos desviamos a la derecha del Camino, pues este pasa entre el hórreo y la tapia de la casa


Por ahí vamos, a la derecha del hórreo


En un paso enlosado con lajas de pizarra


Y también señalizado con la concha xacobea


Nos llaman la atención los pegollos del hórreo, hechos de piedras, uno con argamasa


Otro sin ella, verdadera composición de equilibrio


Caminamos al costado de la casa que hay detrás del hórreo


Sendero y jardines


Luego va otra casa, esta de fachada de piedra


Murias


A la sombra de la enrramada...


Salimos al cruce de La Fonte Baxo, donde iremos a la izquierda



Dejando a La Fonte Baxo a nuestra derecha


Una de las fuentes históricas de Barcia


Sigue el camino enlosado


Espléndidas huertas


Junto a ellas pasamos


Llegamos a un cruce en La Ferrial, en el que iremos a la izquierda


Estupendo itinerario por los barrios y lugares de Barcia


Vamos adelante, atrás es la ruta a las playas, como Portizuelo


Cruce y de frente, a la derecha de la casa


Portón de Casa Varela


Continuamos avanzando


Hórreo y bodega


Un delicioso paseo...


Otra vista de La Sierra Conciyeru al sur


Seguimos hacia aquella muria de piedras


Así llegamos a otrobarrio de Barcia con topónimo plenamente vinculado al Camino: Hospital


Hospital, solar del histórico Hospital de Peregrinos de Barcia, términos donados por Alfonso VIII a Suero Bermúdez y por Fernando II a la Orden de Santiago en el año 1181, a quien perteneció hasta el siglo XVII. Hay noticias de un peregrino muerto en el lugar en 1479


Y en Hospital una nueva encrucijada


Vamos a la derecha


Es la ruta secular a la capital del concejo


Y a Luarca/L.luarca vamos nosotros


No hay pérdida


El recorrido está señalizado


Portones de quintas...


Villa Carmen


Al sur, ante la sierra, los barrios de Raneiro y La Carretera


 Conchas peregrinas señalan el Camino...


 Zona rural y residencial


La Barrera


Montañas de Valdés


Por estos campos vienen los regueros que nacen en los cordales costeros


Pasamos sobre él y subimos a la izquierda


Entramos en otro lugar de Barcia: La Madalena


Caminamos unos metros en llano


Y bajamos a la derecha


Bajada al Regueiru La Madalena


En esta bifurcación tomamos el camino de la izquierda para pasar el puente sobre el río. Aquí dejamos la parroquia de Barcia para entrar en la de Luarca/L.luarca, la capital del concejo


Este es el aliviadero de Bombeo de Almuña, del Consorcio de Aguas


Subimos por La Cuesta Mingón


Barcia ha quedado atrás


Estamos en la aldea de Barcellina


Cruce y bifurcación: el Camino sigue a la derecha a Luarca/L.luarca, si bien a la izquierda podemos dirigirnos al Albergue de Peregrinos de Almuña, un tanto separado del Camino


Caminamos junto a las casas de Barcel.lina


Todo en llano hasta la capital del concejo


Una larga recta nos llevará al cruce de La Castellana


La Castellana


En La Castellana seguiremos adelante por la carretera que va al faro, la VA-1


 Aquí econtraremos quintas con notable historia


Grandes extensiones de maizales


Unos canapés, poyos o bancos de piedra, para sentarse los viajeros de antaño a la entrada de las poblaciones dan paso a una de las quintas de Barcel.lina


La quinta La Searila


Quinta de La Searila, con su muro almenado y su capilla del Carmen.


Pasamos junto a la capilla del Carmen.


Virgen del Carmen


Entrando oficialmente en el casco urbano de Luarca/L.luarca llegamos a la esplendorosa Villa Cristina, construida en 1882.


Paisaje de casas indianas que, alternando con las viviendas tradicionales y las nuevas urbanizaciones, se sucenden en este entorno de transición entre lo rural, lo residencial y lo urbano


Se sabe que se hizo en 1.882 por la fecha de la verja, obra atribuida a Juan Miguel de la Guardia


Se trata de una casa en estilo neorenacentista comprada nada más acabarse por Macario Fernández y Cristina Pérez, de ahí su nombre, pasando tiempo después a propiedad de José Trelles Anciola.


Nombre de la casa en la verja


La admiramos desde la carretera


Y seguimos adelante


Dejándola atras...


Al sur las nuevas urbanizaciones y, más allá, L'Estoupo (849 mts.), frontera al sur con el vecino concejo de Tineo/Tinéu


Cruzamos y seguimos de frente por la acera


Una panera solitaria en estos prados


Llegamos a Vil.lar, donde nos desvuamos a la izquierda por este camino


Y seguimos de frente junto a estas casas


Con su pequeña parcela de terreno al lado del Camino...


Al fondo un parque


El Camino sigue recto de frente a la derecha, pero aquí hay varias cosas interesantes que descubrir para los peregrinos deseosos de conocer los lugares por donde pasan


Justo a nuestra derecha se extiende la verja de una antigua quinta de indianos que yace sumida en el olvido


Hierros envejecidos y herrumbrosos...


La casa y sus jardines, testimonio de un desaparecido esplendor


La mansión, en decadencia


A la izquierda del parque Casa Joselón


Y al lado una capilla particular, perteneciente a una histórica casona de indianos


Villa La Argentina, hotel que fue quinta indiana con capilla del Carmen, construida en 1899 por Juan Miguel de la Guardia para Manuel García Fernández, emigrante a Argentina, nieto de José García Cepeda, líder guerrillero de la francesada, apodado El Pachorro por su tranquilidad y estoicisimo al ser condenado a muerte, valores que le sirvieron para poder fugarse justo en la víspera de su fusilamiento, siendo desde entonces llamado así por su pachorra o serenidad


Manuel García era hijo de labradores en este barrio de Vil.lar, campesinos con buenas posesiones y bien situados, quien emigró a Argentina en 1873 animado por un hermano suyo que ya lo había hecho


En Argentina Miguel pasó a trabajar en una tienda pero pronto quiso tener su propio negocio en Córdoba (la Córdoba argentina naturalmente) y abrió una confitería, marchando luego a San Miguel de Tucumán abriendo un almacén de cigarrería y una libería, exportando poco después fruta a gran escala, lo que le familiarizó con el campo argentino montando una azucarera, consituyendo con su hermano la empresa "García Fernández Hermanos" y luego Ingenio Bella Vista


Volvía cada poco a este su pueblo y por ello quiso construir esta mansión estilo ecléctico


Justo enfrente al otro lado de la calle está Y acto seguido y a la izquierda pasamos frente al portón de otra casona indiana: Villa Rosario, hecha posiblemente por Juan Miguel de la Guardia para Gervasio Martínez y su esposa Salomé González Canero, llamada Villa Rosario en recuerdo a la ciudad de Rosario en Argentina, donde prosperaron como emigrantes


La casa fue comprada a primeros de la década de 1910 por Ramón García, quien quería hacer de ella su quinta de recreo para los veranos, encargando este las reformas que le dan su aspecto actual al arquitecto Juan Galán Carvajal en 1915


Volviendo a pasar frente a Casa Joselón salimos ya del "triángulo" del parque...


Y seguimos ruta


 Pasamos así junto a la entrada del bar de Los Jardines de Mirasol


Vamos hacia El Camín de la Pateta


Arrabales de la villa luarquesa


Casas de la carretera.


Vamos hacia ellas


Paseo de farolas


La Pateta


Campos llanísimos


Más quintas en ruinas


La Pateta


Quintana y jardines


Allí al fondo saldremos de nuevo a la carretera del faro


Jardines de Casa Tinina


Saliendo a la carretera del faro veremos allí el Hospital-Asilo fundado por los indianos en 1899


Y aquí vamos a la izquierda


El Mirador, donde hay cafetería: vamos por la calle abajo, a la derecha, por el barrio de viviendas de Torrealtina


 Vamos por las aceras, con el hospital-asilo y sus jardines a nuestra derecha


Bloques de pisos


Concha dorada en el suelo indicando el Camino


 Torrealtina y al fondo el Colegio José García Fernández


El colegio


Placa de su fundación en 1911 por José García Fernández y su eposa Ernestina Mendy de García Fernández


Placa del centenario


Justo enfrente del colegio nos desviaremos de la carretera a la izquierda por la calle de La Carril, secular entrada histórica a la villa luarquesa


La Carril, donde casi todos los peregrinos suelen detenerse, solo sea un instante, para admirar una bella estampa de la concha de Luarca/L.luarca, con el puerto de pescadores enfrente, La Pequeña Venecia, como en su momento la llamó algún viajero italiano de tiempos pasados...