Eres el Peregrino Número

miércoles, 29 de enero de 2014

UN MONASTERIO EN LA PLAYA: CELORIU (LLANES, ASTURIAS)

Monasterio de San Salvador de Celoriu y La Joguera
Senda Costera de Poo a Celoriu
Los peregrinos que hacen su romería por el oriente de Asturias siguiendo el Camino Costanero, dejan atrás la villa de Llanes por los campos llanos de la rasa costera hasta llegar a Poo, caminando de la iglesia a la antigua escuela, el paso a nivel, los bares y la bolera, saliendo a la carretera. Allí el Camino antiguo seguiría por la actual AS-263 durante un kilómetro para luego desviarse por un sendero para entrar en Celoriu. De todas maneras y para evitar este peligroso tránsito, pues apenas hay arcenes, se ha optado por desviar el paso de peregrinos, cada vez más intenso y numeroso, por la Senda Costera de Llanes, algo más larga que la ruta original pero mucho más bella y segura


En esta senda costera pasamos de la parroquia de Poo a la de Celoriu a la altura del Arenal de Samartín, El Portiellu, playa situada abajo a nuestra derecha


Salvo que queramos bajar a la playa para darnos un chapuzón o solazarnos en la arena, el Camino, pista de zahorra ancha y bien marcada, continúa de frente en medio de los campos de la rasa costera


Son pastizales donde abundan las vacas, incluso en invierno...


Aquí subimos unos metros


Y en este cruce nos desviamos a la derecha


Aquí la pista es llana, atravesando los campos, viendo al fondo el Castru Samartín...


El Castru Samartín es un gran peñasco sobre las aguas próximo a la costa, de 42 metros de altura, que alberga una importante colonia de gaviotas


Un poco más al oeste divisamos otro islote, El Castru'l Gaiteru, llamado de esta forma, al decir de la tradición, porque en un naufragio uno de los supervivientes era gaitero y pudo salvarse nadando hasta él


Fueron los únicos supervivientes el gaitero y su gaita, quedando para siempre aquí su nombre en forma de topónimo. Más allá es El Borizu, entre Celoriu y Barru


Señalización de la Senda Costera de Llanes y del Camino de Santiago


Soberbia vista de El Castru Samartín


Aquí sobre los acantilados costreros que miran al castru hay unas ruinas...


Son las ruinas solitarias de la capilla de San Martín, que da nombre a estos parajes


Apenas quedan en pie algunas paredes y su portada. Es de origen medieval


Es enclave de leyendas de encantos y tesoros escondidos


Capilla de San Martín...


La pista sube unos metros praderías arriba...


Mirando atrás vemos ahora L'Almenada, llamada popularmente La Isla


Subimos un poco más junto a estos campos donde pastan las ovejas


Viene ahora un tramo llano


La península de El Borizu


Iniciamos ahora una bajada, teniendo de frente el pueblo de Celoriu y al fondo los picos de Llabres y La Corona Cantiellu


En Celoriu hay hostelería, comercios y varios alojamientos


Otro de los pueblos costeros y turísticos de Llanes


Trecho hormigonado


Praderías y bosquetes


Nos acercamos al pueblo


Cercas de piedra de las fincas colindantes al Camino...


Pasamos entre estos muros


Otra hermosa rasa verde...


Nos acercamos así a las primeras casas de Celoriu


Por allí va el Camino


Nos adentramos en el pueblo


Celoriu, uno de esos pueblos llaniscos que ha tomado como alternativa el turismo a los tradicionales usos agropecuarios existentes desde tiempo inmemorial


Caminamos entre las casas


Y seguimos avanzando


 Casas tradicionales restauradas


Existen como hemos dicho varios alojamientos, alguno dedicado a los peregrinos, como Las Palmeras


En este cruce de caminos nos dirigimos a la derecha


 Atentos a las señales


Vigilante del Camino, que nos ve llegar...


Yedra en los muros de las fincas.


Por aquí vamos, rumbo ahora al viejo monasterio del lugar y a las playas


Buena parte de las casas son residencia veraniega o de fin de semana...


Aún se conservan viviendas tradicionales del medio rural, con sus establos y corredores


Acercándonos al centro de Celoriu encontramos más chalets


En el cruce, seguimos de frente


Fijándonos en las flechas amarillas


Concha xacobea


Al sur la campiña y las montañas.



Nos dirigimos a otro cruce


Allí hay un crucero


La Cruz de Celoriu. Seguiremos a su derecha


Nos dirigimos a las casas del fondo


Una flecha nos indica ir a la izquierda, hacia los alojamientos, y otra a la derecha, lo que es propiamente el Camino, rumbo al monasterio


Veamos la concha xacobea y la flecha


Ahora, justo antes del arenal, tenemos este monumento excepcional, el antiguo monasterio de San Salvador, fundado en la Edad Media pero profundamente reformado desde entonces


Hasta él llegamos por la Plaza de la Iglesia, ante el viejo convento y sus dependencias


En la fachada aparece la fecha de 1660, época de profundas reformas que transformaron la traza original de las primitivas construcciones monásticas


Y la imagen del patrón, San Salvador, en una hornacina


En medio de la plaza se levanta la monumental h.oguera, larguísimo tronco de eucalipto, de gran altura, erguido durante las animadas y típicas fiestas con ofrendas de ramu cantadas



Es enigmática la fundación de San Salvador de Celoriu. Un documento la atribuye al rey Fernando I El Magno pero una antigua inscripción señala que esta fue protagonizada por dos miembros de la nobleza llanisca de entonces, Alfonso Suárez y su mujer Cristilda, en el año 1017, siendo su primer abad Pedro Suárez y acogiendo monjes benitos (benedictinos), aunque existen reseñas a un abad Gonzalo que sería anterior a este.


Llegaría la fundación a disponer de grandes propiedades por el oriente asturiano merced a donaciones y compras, así como de servicio asistencia a los romeros en su hospital de peregrinos, documentado desde 1198. Más tarde llegarían la decadencia y pleitos con la nobleza local que se hacía con su patrimonio, devuelto al monasterio por el monarca Juan II en 1380. El templo era en el siglo XVI conocido como Santa María de la Capiella, siendo parroquial de Celoriu. En 1530 había únicamente dos monjes cuando se integra en la provincia eclesiástica de Castilla, siendo unido en 1544 al también llanisco monasterio de San Antolín, del que hablaremos más adelante. En el siglo XVII había 30 monjes y el cenobio era un importante centro cultural, con estudios filosóficos, históricos y de Latín, percibiendo rentas de muchas parroquias de Llanes e ingresos por los derechos de pesca. Fue entonces cuando se creó aquí el Real Colegio de Artes, primero para los monjes pero luego abierto a los seglares y donde recibieron instrucción muchas personalidades llaniscas.

Puerta de las dependencias monacales
A mediados del siglo XVIII había diez sacerdotes, dieciséis monjes colegiales, cuatro legos, un correo, un abogado, doce criados, tres lavanderas y dos hortelanas. La prosperidad acaba con la irrupción de las tropas napoleónicas, siendo la comunidad disuelta y entregando el abad a los frailes el dinero del que se disponía, antes de la llegada de los franceses


Terminada aquella contienda los monjes regresaron, pero la Desamortización de Mendizábal en 1835 provocó que los ochenta colegiales que aquí residían marchasen a enrolarse en las partidas carlistas. El cenobio fue comprado por particulares hasta que en 1919 lo adquirió la Compañía de Jesús que, al ser disuelta, pasó al Estado, siendo cárcel y campo de concentración en la guerra civil.


Más tarde la comunidad de monjas Esclavas de Cristo Rey habitó el lugar hasta 2010, quedando entonces a cargo de unos guardeses y siendo usada ahora, en verano principalmente, la Casa de Ejercicios por la Compañía de Jesús


En el Camino hallamos este monolito dedicatorio a Paulino Crespo Martínez Pipo




La ruta sale de la Plaza de la iglesia pasando al lado izquierdo del monasterio y de esa casa en dirección a la playa

El Camino y sus señales rumbo a las playas
Tras el monasterio de Celoriu el camino original por el borde del acantilado ha desaparecido, pero en su lugar disfrutamos del delicioso paseo de la playa a lo largo del paseo marítimo...


Placa y monolito homenaje a José García Fernández


Bajada a la playa. El Camino sigue a la izquierda, por tramo adoquinado


Un hermoso paseo


Señales de la senda costera, que coincide, en no pocos tramos, con el Camino


Nos asomamos al acantilado


Esta es propiamente La Playa los Frailes, Con el cabo de El Picu al oeste y La Punta los Frailes al este. Más al fondo el peñón del Castru del Gaiteru. A veces se presenta integrada en La Playa las Cámaras. Algunos vecinos llaman Las Cámaras solo a los acantilados y afirman que todo el Arenal es La Palombina


Merece la pena apartarse unos metros del Camino para dirigirnos al mirador sobre estos arenales: es El Revellín, donde estaban los cimientos de un torreón medieval, probablemente de vigilancia costera destruido por estas obras relacionadas con el urbanismo intensivo de la zona


Atrás tenemos otra buena vista del monasterio y sus alrededores


Allí reconocemos unos contrafuertes de inspiración gótica


Y una torre románica


 Llegamos al mirador


Tenemos un magnífico balcón en un promontorio, sobre esta bellísima concha con sus playas y acantilados rocosos bajo la verde campiña.

                                           


Aquí, con el monasterio a nuestras espaldas tenemos una buena vista del paseo marítimo y, una seguida de otra, en el extremo izquierdo La Playa la Palombina, frente a la que hay algunas casas y restaurante
 

Un poco más allá, El Picu con el embarcadero del Club Marítimo de Celoriu.



En medio está la Playa de las Cámaras el segundo de los tres arenales que forman estas conchas, donde hay hotel y puede accederse desde el paseo costero de La Rotonda. Reiteramos que algunos vecinos dicen que todo es La Palombina y lo otro son nombres de lugares o acantilados


Ante ella y La Punta'l Picu está la roca o castru llamado Peñamesada pero que, según algunos vecinos, muchos veraneantes conocen más como El León.


A la derecha está, como hemos dicho, la Playa de los Frailes,  bajo el cueto homónimo, de leyendas mitológicas y fuentes que se enramaban en la alborada del día de San Xuan. También se llama Playa de los Curas por ser donde venían a bañarse los religiosos del convento. Había encima una torre, La Torre las Cámaras, de ahí otra de las denominaciones del lugar, si bien no siempre aparece esta como playa aparte sino integrada en la de las Cámaras. En todo este sable se registran otras denominaciones concretas como L'Arenal del Llavaderu o La Fuentona y L'Arenal de la Iglesia o de la Plazuela. En líneas generales se trata de un gran arenal con tres playas que salvo en grandes pleamares forman verdaderamente una sola.


 Ante La Playa los Frailes., en medio de la mar hay alguna isla rocosa, llamadas castros, como El Castru del Gaiteru.


El Gaiteru


Rocas del mar... Peñamesada


Ante Las Cámaras al oeste de Peñamesada, La Playa la Palombina y La Punta'l Picu o El Picu, donde se encuentra el pequeño puerto...


El Camino recorre la playa y podemos caminar por su paseo marítimo hasta aquellas casas en La Palombina...


Un hermoso recorrido playero


En el paseo marítimo comprobamos lo mucho que se ha edificado a lo largo del siglo XX, con casas, apartamentos, hotel, aparcamientos... dado que nos encontramos en una de las más turísticas playas de Asturias.


El paseo que va de Las Cámaras a La Palombina


Continuamos por el paseo marítimo que, como hemos dicho, sustituye a lo que fue el camino primigenio...


Esto es propiamente La Playa la Cámara en trasiego a La Playa La Palombina...


La Punta'l Picu al norte, con su muelle-embarcadero.


El Picu


 Paseo con aceras...


Peñamesada y El Gaiteru.


Delicia del paisaje marino de la costa llanisca


La playa y su ensenada


Subiendo hacia el hotel


Hotel, bares y aparcamientos. El centro del pueblo, algo apartado del Camino, unos metros más al sur. Hay tiendas y comercios, además del albergue privado Las Palmeras, buena gastronomía, y otros servicios


Vistas del paseo marítimo de Celoriu desde la explanada del hotel.



Buena ensenada...


El Revellín y El Gaiteru


El Revellín y El Picu


El embarcadero de El Picu


Llegamos al final de la explanada, frente a los apartamentos


La ruta sigue a la derecha...


Pasando frente al hito de la concha xacobea y los carteles informativos de la Playa Palombina y de la comarca oriental asturiana


Nos dirigimos pues en este momento a la playa más occidental de las que componen el conjunto de arenales: La Palombina.


Prolongación del paseo hacia La Palombina...


Hermoso caminar sobre los arenales


La playa, desierta buena parte del año, se lleva de veraneantes en la época estival, como todo el pueblo


Más señales de la senda costera


Atrás queda Celoriu, el hotel, Las Cámaras...


Y el monasterio de San Salvador...


Las Cámaras con el monasterio al fondo, semioculto entre algunas casas...


Encantos de mar y arena


La Palombina: nos dirigimos a las casas del fondo


Imborrables imágenes en la retina del peregrino...


Balcón sobre la playa


El Gaiteru


Un buen mirador


Bajamos a la playa


El Camino se hace arena...


La Palombina y El Picu


Flechas amarillas en la playa


La Palombina, donde hay bar, comunmente abierto en verano.


Paraíso de la mar océana.


El Picu con su puerto y El Castru del Gaiteru desde La Palombina.


Playa llena de gente en verano, más tranquila en otros momentos...


Al fondo al este El Castru Samartín y L'Almenada.


Nos despedimos de Celoriu hasta la próxima ocasión.


Un monasterio en la playa...


El Camino... por donde hemos venido


Pasado el bar nos desviamos a la izquierda


Por aquí salimos de la playa


Una rampa que nos lleva, en liviana subida, entre unas casas con parcel


Salimos aquí a la carretera local LL-9 que se dirige a Borizu y Barru. Tomamos para ello rumbo oeste, a la derecha y seguimos por la acera


Zona de chalets


Y parcelas veraniegas


Pasamos frente al camping


Y al llegar a la sidrería hallamos un cruce de caminos: la ruta xacobea sigue a la izquierda pero a la derecha podemos asomarnos a la Playa Borizu


Recomendamos visitarla


Solo son unos metros de momentáneo desvío y ya estamos en Borizu, playa guardada a la izquierda por el gran espolón de La Punta Troenzu.


La Punta Troenzu


Enfrente La Isla Arnielles o de Borizu, donde los vecinos llevaban antaño cabras en lancha a pastar mientras ellos pescaban.


Ahora es paraíso de bañistas...



Ante la playa una gran campera verde y llana es prado de pasto para el ganado vacuno...


Estampa rural en un entorno turístico-residencial con alojamientos y hostelería en las inmediaciones


Luego de acercarnos a la playa regresamos al cruce frente al camping y sidrería


Y seguimos camino por la acera, campos de Llubeces


Alsedi, Pozabal, El Pino, praderías y parajes de la rasa costera llanisca


Más vaquerías...


Al sur los cordales costeros...


Piedra Llabres (689 mts) y La Cotariella (581 mts.), que alzan sus altas crestas más allá de Las Muñangas de Porrúa


Entrañable estampa rural


Sigue la acera


Y llegamos a otro camping


Al fondo un cerro nos llama la atención: es el Castru Llubeces


Y es que aquí, como en Borizu, podemos decidirnos entre seguir de frente hacia Barru o desviarnos unos metros, a la derecha, llegando a la entrada del camping, para visitar esta otra playa


La Plaza Troenzu, entre L'Arenal de Sorraos y El Castru Llubeces.


Ni que decir tiene que en verano es una delicia tomar el sol y descansar, dándose un merecido chapuzón el cualquiera de estas playas que estamos reseñando, solar también de legendarias historias de sirenas, llamadas en serenas en las tradiciones populares asturianas. Bien es verdad que en temporada estival y con sol la afluencia de gente puede ser verdaderamente impresionante.


El Castru Llubeces


Volvemos al Camino, la carretera local LL-1, siguendo desde el camping por la acera, acercándonos a Barru por la zona de La Morta


Otro espacio urbanizado con vistas al turismo


El camping a nuestra derecha


Edificios de apartamentos de frente


Flechas amarillas en las farolas de Barru


Barru, en medio de esta llanura verde...


Apartamentos turísticos


Sigue la acera hacia el centro urbano


Ruedas de carro del país en el cierre de una finca


Ahora llegaremos a un cruce.


Una vez más el Camino sigue de frente, y a la derecha podemos acercarnos a la playa


Si nos acercamos a La Playa Barru pasaremos al lado de las terrazas del hotel allí existente


Bajada a la playa


 La Playa Barru, junto a L'Arenal de Sorraos y con varias islas o castros enfrente, como El Pinu, el más grande, justo enfrente, que es una isla (recordemos que en Llanes suelen llamar isla cuando tiene pradería y castru cuando es básicamente roca). A la derecha L'Atalaya la Entrada y El Castru Lladrón


 Al fondo asoman La Lladrona, La Punta la Lladrona y La Punta Borizu




Luego vamos hacia la parte antigua de Barru, cabeza de la parroquia de igual nombre...


A la derecha La Isla Ramón y El Castru Llubeces


La Isla Ramón


El Pino, El Lladrón y La Isla Ramón



El Lladrón


Desde la playa regresamos al camino, detrás del hotel


Y así seguiremos recorriendo los barrios de esta parroquia de Barru, concejo de Llanes