Eres el Peregrino Número

sábado, 8 de agosto de 2015

LA TORRE VIEYA: VIL.LAMOUROS/VILLADEMOROS (VALDÉS, ASTURIAS)

La Torre Vieya
La Torre Vieya desde el Camino
Los peregrinos que, saliendo del albergue de peregrinos de Cadavedo/Cadavéu se dirigen al vecino pueblo de Villademoros/Vil.lamouros, o aquellos que lleguen aquí por el Camino de Las Palancas,  reconocerán en la lejanía, recortando su siluera entre los árboles y el mar, una antigua construcción de piedra. Es la llamada Torre Vieya, glosada por leyendas, cronistas y poetas, bien alta y visible en la distancia por su porte pétreo que se recorta sobre los campos circundantes de la rasa marina.


Esta torre dispone de un formidable aparato defensivo de troneras y saeteras y su traza actual corresponde al siglo XV, cuando pertenecía a los Peláez de Villademoros, señores de la tierra, quienes ejercían desde aquí su dominio sobre el territorio.


De todas maneras, La Torre Vieya podría tener un origen más antiguo y estar hecha sobre otra anterior que sería baluarte de vigilancia costera contra ataques vikingos, relativamente frecuentes en la zona y de los que han llegado a nosotros varias tradiciones legendarias. En concreto algunos textos afirman que esta torre, o más bien su antecesora, fue destruida por ellos. Se cuenta además tuvo puente levadizo y fosos.


Tiene unos 12 metros de altura y planta cuadrada de 8 metros de lado, carece de techo y presenta cinco pisos que van perdiendo grosor de sus muros conforme van de abajo arriba.


Al lado de La Torre una inscripción recuerda los versos del gran escritor local Fernán Coronas, El Padre Galo


"Subre'l cielu clariosu/ firme negreya/ cargada de memorias/ La Torre Vieya. /Dica'l sou picu subu/ sin escalada/ ya vei esqueicidas cousas/ la mía mirada. /Ve lus reis que d'Asturias/ fuertes salienun/ ya nueva España Llibre/ facer soupienun. /Ve las naus que beliaban/ pul mar de ocasu/ p'afayar d'Outrus mundus/ gloriosu pasu. /Ve que inda güei clareyan/ estus caminus/ que han llevar ande llaman/ grandes destinus... /Puen el sol puestu nun nimbu/ de vivos ouros/ la enyedrada torre/ de Villamouros"


También  junto a La Torre Vieya hay una antigua casona solariega dedicada actualmente al turismo rural. La antigua nobleza feudal fue cambiando las torres por palacios cuando aquellas fueron perdiendo su caracter defensivo o de dominio territorial. Un blasón en la fachada muestra a un guerrero con un moro prisionero con la leyenda: "El moro que presto está, de Villademoros era"


En Asturias, al igual que en Galicia y otros lugares, el término moro/mouro y similares no implica tanto musulmán como "antiguos pobladores" y se refiere por lo general a todo "lo antiguo" e incluso a lo "no cristiano", en una definición que, tanto por toponimia como por tradición, abarcaría episodios que van desde la Edad Media a varios milenios atrás. Otra cosa es en el acervo popular la mixtura que se hace de todo ello, máxime si tenemos en cuenta que, durante la guerra civil, hubo en la zona acantonadas unidades de verdaderos moros del norte de África al servicio del ejército nacional y que incluso tienen un cementerio no muy lejos de aquí, y próximo al Camino, en Barcia


Es una lástima, ciertamente, que el Camino como tal pase un tanto alejado de ella, pero los peregrinos que, por ejemplo, se hospeden en Cadavedo/Cadavéu, o en Villademoros/Vill.lamouros, pues hay alojamientos y albergue privado, pueden aprovechar para visitarla, sin duda valdrá la pena