Eres el Peregrino Número

jueves, 7 de julio de 2016

EL CAMINO DE LAS BALLOTAS (ASTURIAS) y 3: CADAVEDO/CADAVÉU (VALDÉS): LA PATRIA DEL PADRE GALO


La Garita y Campu la Regalina en Cadavedo/Cadavéu (Valdés). Sobre la playa de La Ribeirona. El camino principalmente usado en la actualidad, el Camino de las Ballotas, viene de Tablizu por Ribón (casas del fondo, arriba del tejado del hórreo). El Camino no obstante considerado oficial es más solitario duro y agreste y viene por La Sierra de las Palancas (en la distancia). Los dos se unen saliendo de este pueblo, en Villademoros/Vil.lamouros, perteneciente a esta misma parroquia
Desvío de la N-632 para llegar a Cadavedo/Cadavéu
Los peregrinos que viniendo desde Tablizu y Ribón por el Camino de las Ballotas se dirigen al pueblo de Cadavéu o Cadavedo, en nuestra primeros kilómetros por el concejo asturiano de Valdés, siguiendo la carretera N-632 se desviarán a la derecha poco después de dejar atrás las casas de Ribón, abandonando el monótono y sufrido asfalto


El sendero bajará directamente al valle del río de Cuetu, también llamado de Friera, evitando asimismo las grandes curvas y revueltas de la carretera general


La pista es muy ancha y conserva la caja del viejo camino...


Pronto reconocemos al fondo las casas del pueblo de Cadavedo/Cadavéu, cabeza de la parroquia de este nombre.


Seguimos bajando entre arbustos y helechales.


El pueblo en lontananza.


Pasamos bajo cables de alta tensión.


Llegan los peregrinos.


Vamos acabando la cuesta.


Un tramo de sombra.


Ya en el valle, caminamos junto a una finca: La Figal


El Camino es llano y está asfaltado


Este es El Regueiru Cuetu


Seguimos de frente, pasando sobre el arroyo


Que corre a desembocar en el río Frieras poco antes de llegar al mar, en este maravilloso valle


Aquí se unen los dos ríos, donde el Camino pasa sobre un viejo puente


Puente de arco de medio punto sobre el río Frieres


Nos aproximamos a un cruce de caminos, saliendo a la carretera VA-3 que comunica con La Playa la Ribeirona: nosotros continuamos de frente, por la pista que sube a la izquierda de los eucaliptos.


Pero si deseamos aproximarnos a la bellísima y cercana playa de La Ribeirona podríamos dirigirnos a la derecha. Algo que es bueno recomendar, principalmente en verano, dándonos un merecido zambullón en una de las conchas más hermosas del occidente asturiano, que fue antaño incluso puerto ballenero.

DESCRIPCIÓN DEL CAMINO A LA RIBEIRONA:


Aunque no es ruta oficial, dada su importancia y cercanía al Camino presentamos la travesía a esta playa de Cadavedo/Cadavéu, La Ribeirona, siguiendo desde el cruce de Frieras la carretera local que se dirige a esta concha, paralelos al río y llegando al Molín de Panxo, un antiguo molino que trabajaba con la fuerza que le proporcionaba la fuerza del agua y que ahora es bar durante los meses de verano.


Luego encontramos otro antiguo molino rehabilitado, justo antes del arenal.


Un camino adoquinado nos dirige pues a La Ribeirona, viendo al fondo la desembocadura del río Frieras, también llamado río Posadas.


La Ribeirona. Arriba está La Garita, a donde podremos subir más tarde, campo del santuario de la Virgen de Riégala, La Regalina, de hondísima tradición romera. Esta playa está cerrada al oeste por La Punta'l Cuernu.
 

Hay muchos regodones pero a la bajamar aflora buena cantidad de arena.


Al este, El Penéu los Cuervos.


Playa La Ribeirona, extensa y con servicios playeros, la cual fue puerto ballenero hasta la casi extinción de los grandes cetáceos del Mar Cantábrico en el siglo XVIII. De él aún se conserva La Cuesta las Bal.lenas, donde se despiezaban las capturas.


En esta rambla se despiezaban las ballenas, al decir de la tradición y de la historia.


En verano es una playa muy turística.


Hay regodones y arena.


Altísimos acantilados.


Costa pedregosa.


Concha grande y tranquila.



Ahora desde La Ribeirona retormaríamos la ruta para regresar al Camino.



SUBIDA AL CRUCE DE LA REGALINA:


Volviendo al cruce de caminos donde nos desviamos unos instantes para ir a La Ribeirona, retomamos la senda señalizada para subir por esta pista encementada


Es un buen recuesto


Pasamos juto a la Casa del Barco


Placa de la casa


Y luego más arriba junto a Casa Rosi


Tapias de la finca


Sigue el ascenso junto a este muro


Tenemos una hermosa vista del valle de Frieras, viendo al fondo los montes por donde baja el otro camino, en Camino de la Sierra de las Palancas o Camín de los Vaqueiros.


Pronto divisamos el final de la cuesta.


Maizales y quintanas. Por allí iremos dentro de muy poco


Panera con casa debajo


Otro muro que asienta el terreno sobre una casa


Casa Máximo


 Seguimos en ascenso...


El trayecto pasa encajado entre las paredes del propio terreno


Helechos, musgos y vegetación en la caja caminera


Camino labrado aquí en la misma roca


Entre las paredes naturales de la cuesta


Al fondo una casa.


Y cruce de caminos frente a esta fila de viviendas, por donde sube otra carretera local asfaltada desde La Ribeirona. Nosotros iremos a la izquierda


Subimos un poco más.


Camino florido y concha xacobea.


Barrio de Miares.


Nos acercamos a las quintanas que veíamos antes, subiendo.


Pozo de agua.


A la derecha Miares


A la izquierda, hermosas quintanas,con hórreos...


Y parcela


Aún hay que subir unos metros más


Pasando al pie de esta panera


Terminamos de subir y en esta bifurcación iremos a la derecha


Veamos las flechas amarillas


Al sur La Sierra las Palancas


Con los 716 metros del Picu Paradiel.la en su campa cimera


Por esa su ladera norte va el Camino de las Palancas, buscando salir a la costa y con el que pronto nos uniremos


Los Campos, otro de los barrios de Cadavedo/Cadavéu por el que pasaremos


Camino llano junto a los prados.


Extensas y hermosas fincas de frutales y campos de siega.


Y jardines de coloristas hortensias, símbolo natural de estos parajes.


Este cruce es también muy importante: el Camino como tal sigue de frente pero a la derecha podemos acercarnos a un enclave de gran tradición romera: La Regalina, El Campu la Garita. Pasamos a describirlo por si deseamos conocerlo.

DESCRIPCIÓN DEL CAMINO A LA REGALINA:


Desde el cruce, si antes de seguir ruta hacia el albergue de peregrinos queremos conocer La Regalina, con su campo de La Garita, tomamos el ramal de la derecha, siguiendo hacia estas casas.


La ruta está señalizada en el camino a la ermita.


Bellos campos...


Bellas flores...


Es una aldea asturiana...


Pasamos junto a este portón.


Y más hortensias.


Una buena casería.


La de la ganadería Menéndez y Coronas.


Grandes caserones.


Casas de labranza bellísimamente restauradas.


Camino muy llano.


Al sur, La Sierra las Palancas.


Vieja casa de labranza, parte de tejado de pizarra y parte de tejas.


Estamos en el barrio de Miares, pasando por su hermosa plaza.


Casas del Camino.


Flores de la quintana.


Maizales ante las palancas.


Poco antes de llegar a La Regalina hay un hotel rural con restaurante y cafetería.


Y a continuación pasamos junto a aquellas casas.


Y así, por el barrio de Miares y El Camín del Padre Galo llegamos al Campu la Garita y Capilla la Regalina.


Desde estas alturas admiramos, abajo La Ribeirona y arriba La Sierra las Palancas.


El famoso hórreo de La Garita, sobre La Ribeirona.



La Ribeirona desde lo alto.


La Playa Ribón, con el pueblo arriba. A la izquierda Tablizu.


La Playa Ribón.


Hermosísimo paisaje de playas y acantilados.



La costa indómita: más allá los acantilados de Ballota y La Playa Ricabu. En lo alto La Sierra Troncéu.


Al oeste El Cabo Vidío es un promontorio acantilado que se adentra como larga cuña en la mar océana.



Nos acercamos pues a la Capilla de la Regalina, de grandiosa romería el último domingo de agosto.


Capilla y romería se instituyeron a partir de 1931, con la construcción de este santuario por iniciativa del párroco de Cadavéu Fernán Coronas, El Padre Galo, destacado escritor en asturiano occidental y castellano, enamorado de la faliel.la (pronunciar falietsa), impulsor de numerosas iniciativas como estas fiestas de La Regalina y figura clave y fundamental de la cultura y literatura asturianas, nacido aquí en 1884.


Acogidos a su bello pórtico.


 Atrás La Punta'l Cuernu, soberbio espolón sobre el mar.


Y enfrente otro de los hórreos de La Regalina y Campu la Garita.


 Al lado mismo de la Fuente de Jesús el Pregonero.


Campo de romerías...


 Aquí están los carros del país, con sus ruedas en "H" en los que se transportan los ramos el día de la fiesta.


Desde el hórreo se divisan otros paisajes costeros.


Bajo nostros La Playa Churín, casi innacesible... a no ser desde el mar.


Rocas del mar azul... La Furada


Imponentes acantilados.


El poder de la naturaleza.


Volvemos hacia el interior del pueblo, hacia el barrio de Los Campos.

CAMINO DEL CASINO Y DEL ALBERGUE DE PEREGRINOS DE CADAVEDO/CADAVÉU


Desde el cruce con el camino que va a La Regalina, la ruta señalizada sigue entre hermosas fincas y quintanas


Fila de quintanas a lo largo del Camino, cada una con su entrada


Barrio de Los Campos


Más portones, casas y hórreos


Escalera colorista


Panera y bodega


Fachada de yedra en una hermosa quinta


Las Tuyas se llama


Intenso verdor en la fachaa principal


Seguimos avanzando en Los Campos


Carteles anunciando alojamientos.


Jardines y arquitectura rural en Casa Ina


Nos acercamos al camping.


Aquí hay tienda y bar


Pasamos la entrada al camping. Pero atrás en aquel cruce tenemos otra referencia muy importante y próxima


La Casa Natal del Padre Galo, gran escritor asturiano, a unos escasísimos metros de aquí: vamos a realizar una merecida visita

VISITA A LA CASA NATAL DEL PADRE GALO


En los campos, cercana al Camino, es digna de visitar la casa natal del Padre Galo, soberbiamente restaurada, con su largo corredor que comunica el piso alto de la vivienda con la panera.


Una quintana muy soleyera. Fernán Coronas nació aquí en 1884 e hizo carrera eclesiástica desde los trece años estudiando en Urnietas, Guipuzcoa, viviendo luego en diversos países europeos como Holanda, Francia e Italia, pero volviendo siempre que puede a Asturias y a su pueblo, consagrándose como gran poeta, en asturiano y castellano, figura fundamental de la literatura asturiana de todos los tiempos, un verdadero clásico que influyó notablemente en los escritores e intelectuales del surdimientu.


La casa es actualmente centro cultural y de reuniones


Biografía del Padre Galo a la entrada de su casa natal



En las paredes de la casa, incluso en las exteriores, pueden verse algunos poemas, escritos ahí personalmente por el propio Padre Galo.


Poesía dedicada a su propia casa...


Volvemos ahora al cruce donde tomamos el camino de la Casa del Padre Galo y pasamos frente a Casa Inesita


Y así en Los Campos regresamos al camino señalizado, dejando atrás el camping


Seguimos de frente a la izquierda


A la derecha dejamos el estanco y el camino a la iglesia, que vemos al fondo. Templo parroquial dedicado a Santa María de la Riegla, de la que se nos dice que es relativamente "nuevo" pues el antiguo estaba unos metros más al norte, contigua al actual camposanto. No muy lejos de ella debía estar el extinto hospital de peregrinos, cuya primer noticia es del año 1646 pero es fácil suponer que ya existiría desde tiempo inmemorial. Conocemos su existencia por aquel entonces gracias a un documento que informa de su hospitalero, llamando Alonso. En las Respuestas Generales del Catastro del marqués de la Ensenada (1752) conocemos que estaba destinado al "recogimiento de pobres pasajeros y curar otros enfermos", por lo que estaba al cargo de amparar no solo a peregrinos sino a necesitados en general. No olvidemos que en muchos casos los hospitales de peregrinos fueron el antecedente de los hospitales de caridad, principalmente avanzado el siglo XIX. Los registros nos hacen saber que a mediados del siglo XVIII disponía de una renta de 400 reales de vellón al año y que con ellos se pagaba a la hospitalera, al mayordomo, leña, luz, sal, misas, mantas, reparaciones. Aquí durmió en 1726 el famoso peregrino francés Guillaume Manier, quien plasmó las impresiones de su viaje en una importante obra. Otro ilustre peregrino fue el veneciano Bartolomé Fontana, quien recorrió la zona antes aún que Manier. Junto con el hospital de peregrinos había también un mesón caminero cuya dueña era Lucía García y que, allá mediado el siglo XVIII, tenía unas ganancias de 100 reales de vellón al año. Podía ser sin duda un antecedente todo ello de los albergues públicos y privados así como de las pensiones, especializados en peregrinos y viajeros, sobre todo arrieros...


Nos dirigimos ahora a La Casona


En el portón vemos su nombre y la fecha de construcción


La Casona


Año 1836


Al fondo, gente que va a la playa


Jardines


Viejas casas de labranza


Embellecida quintana


Avanzando entre las casas


Una casa de indianos especialmente interesante: Casa Rico, que se hizo en 1.899 para Juan Rodríguez Pérez, que hizo fortuna en Uruguay, heredada por su hija Perpetua Rodríguez Suárez-Coronas, que por estar casada con Pedro Rico González, pasó a conocerse la mansión por el apellido del esposo.


Bellos jardines de Casa Rico


Hórreo centenario


Pasamos junto a otra de las tiendas del lugar. Hay varias en este camino a la playa


Seguimos ruta


Delicioso paseo


Verdaderos jardines de ensueño.


Hórreos,


Tienda y antiguo cuartel de la Guardia Civil.


Destaca aquí la Casa Roja, llamada así por el color de su fachada. Se construyó en 1899 para Leandro Pérez, primo de Juan Rodríguez Pérez el fundador de Casa Rico y como él emigrante que hizo fortuna en Uruguay. es actualmente hotel rural.


Ambas casas eran en origen "gemelas"


Pasamos junto al portón de acceso


Y caminamos junto al viejo cuartel para ir a la carretera general


Aquí salimos a la carretera nacional, la N-632, donde iremos a la derecha, rumbo al barrio de Las Corradas


 Las conchas nos indican ir hacia allí


Tiene relativamente poco tráfico al abrise la Autovía del Cantábrico, no obstante en verano, con la playa y las fiestas este se incrementa notablemente. Apenas hay arcenes para los viandantes por lo que podríamos cruzarla para seguir la senda que va a otro edificio singular, el del Casino.


El Cruce queda atrás...


A nuestra derecha dejamos junto a Casa de Avello


Y a nuestra izquierda El Casino que, si lo deseamos, podemos conocer, aunque llevaba un tiempo cerrado...


Podemos acercarnos en un momento


El Casino, famoso por su animación y gastronomía, junto con sus premios literarios y otras iniciativas


El nombre de "casino" para estos centros sociales que tanto abundaron en la Asturias de antaño parece ser que viene inspirado en el nombre de una antigua finca de descanso de la antigua regente María Cristina de Borbón, viuda de Fernando VII, en la que la alta sociedad cortesana celebraba fiestas, actuaciones y tertulias


Nacieron pues en principio como lugares de recreo y reunión para gente pudiente pero enseguida iban a fundarse otros casinos más "populares". En Asturias los hubo en casi todas las localidades importantes: Oviedo/Uviéu, Candás, Avilés, Cadavedo/Cadavéu, Gijón/Xixón, Grado/Grau, Figueras/As Figueiras, Mieres, Muros de Nalón, Navia, La Pola Llaviana, Pravia, Puerto de Vega/Veiga), Ribadesella/Ribeseya, Sama Langreo/Llangréu), Vegadeo/A Veiga, Villalegre y Villamayor

Aquí entre carretera y casino un parque ajardinado tiene un monolito dedicado a un vecino ejemplar, Rufino García Avello, ante su casa, al otro lado, la ya mencionada Casa Avello



Aquí en la carretera está Villa Hilda, quinta de indianos construida en 1927 para Félix Fernández, emigrante a Cuba quien se hizo empresario tabaquero. Se dice que se hizo a imitación de otra quinta que poseía en La Habana llamada El Vedado.


Dando vista a Villa Hilda seguimos adelante.


Todo de frente...


Pasando junto a varias filas de casas, unas de antigua labranza, otras de indianos, con jardines


Viniendo desde el Casino


Y llegamos a estas quintas en Las Corradas


Elegancia y color


Hórreos y casas


Hórreo con casa debajo y hórreo con garage.


Caminando por la vereda.


Apenas hay arcén.


Buenos ejemplos de casas de estilos más o menos señoriales


Buena vista desde la carretera


Y en el barrio de Las Corradas llegamos, en el cruce con la carretera AS-268 que comunica con Trevías, ante otra de las quintas notables de esta localidad, el chalet de Juan García Abelló, Juan de Cantón


 El camino señalizado se desvía justo enfrente a la derecha, pasando entre aquellas casas


Desde los jardines vemos la fachada principal del citado chalet

 

Destaca el chalet por su cúpula de pizarra negra. Su propietario se dedicó al comercio en Camagüey pero salvo una que pudo vender antes, todas sus propiedades pasaron al Estado tras la Revolución Cubana. Juan murió soltero y la quinta pasó a sus hermanas. Ha sido impecablemente restaurada


Por este ramal seguimos desde la N-632 hacia las casas del fondo


Hermosísima quintana. Son muchas las casas grandes y de piso alto, con techo de pizarra y al lado panera


Un hórreo en miniatura



Pasamos entre la panera y otra cosa


Y en este cruce seguimos de frente, pasando a la izquierda de la siguienta quintana


Esta con hórreo


A la izquierda están las escuelas, que miran al otro lado a la N-632


Murales que son una alegoría de la campiña valdesdana


Campo y ciudad


Allí, otra referencia importante


Es la Casa de Peregrinos de Covi y Peter


Tiene albergue y habitaciones


El albergue


A la izquierda vemos la farmacia y el bar El Salón. Un ramal comunica aquí el Camino con la carretera por si deseamos ir allí


Más allá, al otro lado de la carretera N-632 vemos la serrería y, a lo lejos, Las Estazadas y La Sierra Gamonéu, estribaciones occidentales de La Sierra las Palancas, por donde viene el camino de este nombre, el Camino de las Palancas. Ambos se separaron en Las Chabolas, saliendo de Soto de Luiña/Soutu L.luiña y volverán a unirse muy cerca de aquí


Grandes fincas a nuestra derecha


Y a nuestra izquierda

Pasamos junto a unos chalets


Y bajamos un poco


Hasta llegar a un cruce


En el que tomamos el camino de la izquierda, que pasa sobre un arroyo


El Regueiru La Cogol.la o Vil.lamouros


Estamos en La Granda, por donde poco a poco iremos pasando de Cadavedo/Cadavéu a otro pueblo de la parroquia, Villademoros o Vil.lamouros


Más allá de estas huertas a la derecha  vemos la estación de tren, actualmente apeadero


Poco más a la derecha está el albergue de peregrinos


Casas de La Granda


Camino entre setos


Nave ganadera


Y cruce para ir a la izquierda


Bar La Granda


La concha y las flechas nos dicen ir a la derecha al salir nuevamente a la carretera N-632


Y eso hacemos, ir a la derecha


Subimos un poco, bien arrimados al estrecho arcén


A la derecha vemos Villademoros/Vil.lamouros, de La Granda a La Vil.la Baxu


Y pasamos el puente sobre el ferrocarril


El puente es un buen mirador sobre Cadavedo/Cadavéu


Las Corradas y la N-632. Arriba La Sierra las Palancas


La Granda


La estación y el barrio de Raba bajo Las Estazadas, por donde baja el Camino de las Palancas


Atención en este lugar


Dejamos la carretera, cerca de la rotonda que comunica con la A-8 o Autovía del Cantábrico y seguimos por este Camino


 Un bello sendero entre los prados


Vemos los barrios de La Vil.la Baxu y La Torre, en Vil.lamouros


La Torre recibe este nombre por La Torre Vieya, allí a lo lejos


norte La Torre Vieya, antigua fortaleza del siglo XV que perteneció a los Peláez de Villademoros, símbolo de su dominio y que podría ser sucesora de otro baluarte más antiguo de vigilancia costera contra ataques vikingos y de piratas berberiscos. Torre glosada en sus versos por el Padre Galo, se sitúa junto a la casona de la estirpe, ahora vinculada al turismo rural, siendo una visita posible para el peregrino que pernocta en Cadavéu, al igual que la algo más distante playa de Campiel.los


 Esta torre dispone de un formidable aparato defensivo de troneras y saeteras y su traza actual corresponde al siglo XV, cuando pertenecía a los Peláez de Villademoros, señores de la tierra, quienes ejercían desde aquí su dominio sobre el territorio


Tiene unos 12 metros de altura y planta cuadrada de 8 metros de lado, carece de techo y presenta cinco pisos que van perdiendo grosor de sus muros conforme van de abajo arriba


De todas maneras, La Torre Vieya podría tener un origen más antiguo y estar hecha sobre otra anterior que sería baluarte de vigilancia costera contra ataques vikingos, relativamente frecuentes en la zona y de los que han llegado a nosotros varias tradiciones legendarias. En concreto algunos textos afirman que esta torre, o más bien su antecesora, fue destruida por ellos. Se cuenta además tuvo puente levadizo y fosos


El Camino se dirige al barrio de La Vil.la Riba


Caminamos junto a este seto


Pasamos junto a esta parcela con casa y hórreo


Y continuamos de frente


Un sendero preciosísimo


A la derecha La Vil.la Baxu y La Torre


A su derecha vemos bien ahora la casa del linaje


Estos son los versos a ella dedicados por Fernán Coronas, El Padre Galo:

"Subre'l cielu clariosu/ firme negreya/ cargada de memorias/ La Torre Vieya. /Dica'l sou picu subu/ sin escalada/ ya vei esqueicidas cousas/ la mía mirada. /Ve lus reis que d'Asturias/ fuertes salienun/ ya nueva España Llibre/ facer soupienun. /Ve las naus que beliaban/ pul mar de ocasu/ p'afayar d'Outrus mundus/ gloriosu pasu. /Ve que inda güei clareyan/ estus caminus/ que han llevar ande llaman/ grandes destinus... /Puen el sol puestu nun nimbu/ de vivos ouros/ la enyedrada torre/ de Villamouros"


A nuestra izquierda son las casas de la carretera. Por las del fondo viene bajando el Camino de las Palancas a salir a cruzar la N-634 y reunirse con este


Y a la unión de ambos caminos nos dirigimos por este bello y florido sendero


 Qué hermosura


Cuando la ruta es un jardín


Abundan las hortensias


Aquí tenemos un cruce y al fondo vislumbramos una capilla


Se trata de la capilla de la Asunción. Desde el cruce seguimos de frente a ella


La capilla y su campo, donde hay una nueva encrucijada


Pasamos junto a la capilla, cuyo pórtico nos recuerda al de La Regalina, en Cadavedo/Cadavéu


Seguimos de frente desde la capilla hacia las casas de la izquierda


Por allí va el Camino


Un seto cierra la parcela


Al fondo, frente a Casa Tomás, cruza la N-632 el Camino de las Palancas


Casa Tomás a la izquierda


Más hortensias


La casa


Y la panera junto al Camino


Otra vivienda con terreno


Subimos un poco junto a este caserón


Y aquí, en esta explanda, con la N-632 a nuestra izquierda, van a unirse el Camino que viene de Las Ballotas con el que baja de La Sierra las Palancas
 

Y continuando adelante, a los pocos metros, tomamos esta pista a la derecha, por la que seguirá el trayecto xacobeo del Camino Norte por Quintana, San Cristóbal y Queirúas a lo largo de la marina valdesana, que vemos frente a nosotros, yendo en ruta a la capiral del concejo: Luarca/L.luarca