Eres el Peregrino Número

jueves, 20 de febrero de 2014

DE AMANDI AL CRUCE DE CASQUITA (VILLAVICIOSA, ASTURIAS): LA GRAN DECISIÓN DEL CAMINO

El Cruce de Casquita, paso de Amandi a Grases por un lado y a Camoca por el otro

La Fuente San Xuan
En La Fuente de San Xuan, sito en el barrio de este nombre, en la parroquia villaviciosina de Amandi, el peregrino ha podido llenar de agua su cantimplora y, tras un breve descanso, seguir haciendo ruta.


La fuente se halla justo en la fachada trasera de la capilla de San Xuan, junto a cuyo cabildo pasamos y donde es fácil que podamos cruzarnos con peregrinos que vienen en dirección contraria haciendo la ruta a Covadonga.


Enfrente de la capilla de San Xuan, junto a la Casona de Amandi el Camino prosigue, llano y recto, hacia el campo de la fiesta...


Y pasa El Puente Amandi donde el río Rozaes o de Grases se encuentra con el Llinares que poco más allá irán abriéndose hacia el estuario de la Ría de Villaviciosa.



Pasado el puente y desde El Molín de San Xuan contemplamos el barrio de La Parra, hacia el que nos encaminamos.


Esta es la parte de atrás del bar La Parra, antes Casa Aurelia.


Las señales del Camino Norte de Santiago alternan, en dirección contraria, con las de la ruta a Covadonga o Cuadonga, enn algunos tramos también marcada con flechas amarillas acompañadas con un trisquel, lo que no obstante ha causado algunas confusiones en algún momento. Atentos pues a las indicaciones puramente xacobeas y a los mapas y consejos de nuestra guía, que siempre recomendamps llevar con nosotros.


En Casa Aurelia o Bar La Parra salimos a la carretera AS-113, conocida como Carretera La Campa, que hasta hace no muchos años tenía intenso tráfico al ser la principal vía de comunicación con la capital asturiana, subiendo a L'Altu La Campa. Se inauguró en 1852 después de bastantes tira y afloja, pues al diseñar su paso por Amandi hubo solicitudes de acercarla más a La Villa por el Camín Real, los barrios más poblados de Amandi, San Xuan y El Palaciu, al pie de la iglesia, hasta que finalmente se decidió que este era el trayecto más directo y rápido.


Artística fachada de Casa Aurelia. Cuidado de todas maneras con la sidra y otras bebidas espirituosas en estos tramos más descansados y llanos, que no nos entre la euforia, porque como dice el refrán local "En La Parra, el que bebe la garra" y es que pronto y en el mismo barrio econtraremos otro chigre. Buena oportunidad no obstante pues luego vendrá un largo y montesino trecho sin bares.



 Después de tomar algo podemos continuar nuestro periplo, dejando atrás el bar y este cruce.


En La Parra seguimos por el arcén, teniendo a la derecha la quinta Covadonga, con grandes galerías, portón de soberbio trabajo de forja y palmeras. La Parra fue barrio en el que los americanos o indianos construyeron sus mansiones al lado de viviendas más modestas, las de obreros que trabajaban en las industrias de la zona, de ahí esta interesante mixtura de modelos arquitectónicos en un mismo lugar.


En la verja de entrada vemos las letras R T que son las iniciales de su primer propietario Rafael Tuero Lavandero, casado con María Álvarez Collada.


La Covadonga se construyó en 1904.


Aquí estuvo antiguamente el chigre-tienda de Casa Herminio.



Otra fila de viviendas, vistas desde el arcén.


Peregrinos a caballo en ruta a Covadonga. Como hemos recalcado, en este tramo de ruta es corriente que nos encontremos también con numerosos peregrinos que vienen en sentido contrario,sobre todo en verano y fines de semana: son los que realizan la Ruta a Covadonga.


Reiteramos una vez más tener especial cuidado con la señalización del Camín a Cuadonga pues aunque coincidente es inversa a la nuestra.


A mano derecha hay una larga fila de viviendas de diferentes épocas y estilos, desde un antiguo taller de madreñeros hasta un edificio de varias plantas estilo modernistas, y pegado a él viviendas de traza más popular. La Parra es un barrio que se extendió entre esta carretera y el antiguo Camín Real y estas que vemos se construyeron entre 1862 y 1895.






Aquí hemos de cruzar con atención la carretera AS-113, tomando la VV-10 que es la que sigue el trazado del Camín Real.


Señalización xacobea: nosotros nos dirigimos a Grases y Niévares.


Guardián de los caminos...



El cruce de efectúa pasando justo a la derecha del Bar Caso, otro de los bares de La Parra, de antiguo El Puente, donde la mayoría de los caminantes suele parar a descansar, a tomar algo o a comer, bien en el interior, o bien en la tan agradable y soleada delantera, o en el acogedor merendero.


La carretera y el Bar Caso desde el Camino. En El Puente hubo antaño bolera, recibe este nombre por el puente del río por el que pasa la carretera.


Detrás a la izquierda estaba el antiguo Molín de La Parra y a la derecha, al otro lado del Camino, los peregrinos pasan junto a la Casa del Corredor.


EL Corredor y su bellísimo balcón-corredor asomado al Camino. A la izquierda de la foto se ha puesto un grifo de agua a disposición de los peregrinos.


Fuente y alegoría xacobea.


Texto en varios idiomas ofreciendo agua al sediento.


Anuncio del albergue de peregrinos del monasterio de Valdediós.


Concha xacobea...


La casa ante el Camino.


El corredor sobre el Camino.


Puerta adintelada con antiquísimas inscripciones en su montante.


Mirando al río, el antiguo Molín de La Parra, que ahora es vivienda.


Uno de los antiguos molares...


Espéndidas huertas.


Tomamos pues el camino del valle de Rozaes, formado por el río homónimo.


El Camino se dirige a Conciello y Villa Algara. Al oeste a lo lejos está el Altu la Cruz en El Cordal de Cañéu.


El Camino en Conciello.


Al sur a la izquierda está Camoca, al fondo La Llomba, montes boscosos que separan Villaviciosa de Sariegu.


Conciello.


Dos bicigrinos a Santiago se cruzan con otro que va a Covadonga, un trayecto este último que en bicicleta puede culinarse en una sola jornada. Andando en dos o tres (76 kms. aproximadamente):


Atras quedaron las casas de Conciello.


Al otro lado del valle: La Gotera.


Quinta con portón, palmera, y alta y elegante fachada a mano izquierda mirando para las riberas del río: Villa Algara.


Fue construida para Bernardo Valdés Corrales, villaviciosín que emigró a México y que, tras trabajar con unos familiares se independizó prontamente con negocios propios, como una sombrerería y fletes de buques a Cuba. Casado con la francesa Julia Germain tuvo en México varios hijos y a su regreso residió en la calle Uría de Oviedo/Uviéu con su familia, aunque él viajaba continuamente al país azteca a encargarse de sus empresas. Heredó la villa su hijo Bernardo, gran amigo del escritor Ramón Pérez de Ayala.


Bernardo vendería posteriormente la quinta, la cual perdió sus jardines delanteros.


En medio del valle estuvo El Molín de la Quintana.


Al fondo a la derecha de la foto: Camoca y a lo lejos en las alturas Lluaria y el Altu la Campa.



Estas referencias geográficas vienen muy a cuento cuando llegamos a Casquita, pues será donde tomaremos la "gran decisión del Camino" y es que, si bien a lo largo del Camino de Santiago de la Costa, al igual que en el resto de los senderos xacobeos, existen varios ramales y tramos alternativos, sin duda ninguno es tan importante, por su trascendencia, como este, el cruce de Casquita, prácticamente en la divisoria entre las parroquias rurales de Amandi y Grases, en Villaviciosa.


Estamos pues en este tan determinante cruce de Casquita, con tres edificios de notable interés aunque por diferente causa: a mano derecha tenemos la Capilla San Blas (suele pronunciarse mucho San Bras), donde se celebra algún alegre y solemne fiestín.


 El Camino pasa por delante de la capilla.


Adentro vemos la imagen del santo...



A lado de la capilla vemos una casería.


 Y enfrente un mojón señala dos posibles direcciones en este cruce: a la derecha seguiríamos la proximidad del litoral, si bien unos metros hacia el interior, en dirección a Grases y a Niévares y desde allí al Altu la Cruz en el Cordal de Cañéu, buscando continuar hasta Gijón/Xixón no sin antes atravesar el valle del río España y la subida a El Curviellu.


A la izquierda nos dirigiríamos por Camoca a la capital de Asturias, Oviedo/Uviéu, con su catedral de San Salvador, ya en sí un gran centro de peregrinación al venerarse desde la Edad Media las Reliquias de Jerusalén y ser el comienzo del Camino Primitivo, el primer camino de Santiago de la historia. Enfrente tenemos una vivienda relativamente grande y vistosa, esto era La Pista, el famosísimo baile de Casquita hace unas cuantas décadas ya, a donde venía gente a bailar hasta de Xixón/Gijón en bicicleta, tal era su fama y animación. Y a la izquierda el llagar de Sidra El Traviesu, fundada en 1950 por Enrique Acebedo Carneado.


En este caso el Camino desde aquí nos llevaría a Camoca y al monasterio de Valdediós o a Arbazal (otras dos posibles opciones), subiendo al Altu la Campa y bajando a Sariegu (albergue de peregrinos en Vega, su capital) y Siero (alberguería en La Pola), para continuar luego hacia la capital asturiana por Noreña y Colloto. Una vez allí habríamos nuevamente decidir entre regresar a la costa por la senda jacobea a Avilés, o tomar el Camino Primitivo.


En el otro caso tomaríamos la dirección del ramal más próximo al litoral aunque no en primera línea de costa, no se llegaría al lado del mar hasta llegar a la hermosa playa de San Lorenzo en Gijón/Xixón. estas son las dos opciones: a Camoca y a Grases: