Eres el Peregrino Número

domingo, 17 de abril de 2016

COLUNGA: LORETO, LA CALLE REAL Y SANTA ANA: CASAS Y SANTUARIOS DE NÁUFRAGOS, EMPERADORES Y PEREGRINOS


Nuestra Señora de Loreto (Colunga), junto al Camino, entrando en la población

El Camino de Santiago del Norte llega a la villa de Colunga, cabeza del concejo de este nombre, viniendo de La Isla por Bueñu. Así recorremos primeramente el barrio de Loreto, llamado así por la capilla de este nombre, dedicada a la Virgen de Loreto, de honda tradición romera y construido en estilo barroco popular al lado mismo del milenario Camín Real de la Costa y senda xacobea


El santuario  de Nuestra Señora de Loreto fue fundado en 1633, a decir de la historia por la promesa de un náufrago veneciano, Joseph de Misso no muy lejos de La Castañar de Espina, castaño con una imagen de la Virgen que rememora la que se cuenta apareció tras partirlo un rayo, o bien la que colocó el propio náufrago nada más salvarse tras encomendarse a Ella


El naufragio de produjo en los acantilados de Güerres y según la tradición Joseph de Misso se encomendó a la Virgen María, cuya imagen llevaba una medalla, la cual era réplica de la venerada en la Santa Casa de Loreto donde nació y vivió la Virgen, donde recibió el aviso de su maternidad divina por el Arcangel Gabriel y donde vivió con San José y Jesús, casa que se hallaba en Tierra Santa pero que fue llevada a Loreto, Italia, en la baja Edad Media, ante el avance musulmán en el territorio dominado por los cruzados. La casa fue a Italia transportada por iniciativa de la familia Angeli, gobernadores de Épiro y pronto su culto, pues se construyó a su lado un templo, se extendió por toda la cristiandad


A su salvadora llegada a Colunga sobreviviendo del naufragio Joseph de Misso se dedicó a la piadosa vida de hospitalero del hospital de peregrinos de Santa Ana, del que pronto hablaremos y a la construcción de este nuevo santuario


El historiador Braulio Vigón guardaba el documento que lo explicaba:" ...Joseph de Misso, de nación italiana, de la señoría Venecia, morador y ospitalario en el hospital de la villa de Colunga, principado de Asturias y Obispado de Oviedo, de más de treinta a esta parte fundó y edificó una ermita advocación de NTRA. Sra. De Loreto en el valle y en los términos de Llanos, feligresía de dicha villa de Colunga..."


Tiene su propia cofradía de la Visitación de la Virgen.


Alrededor de la ermita, antaño fuera del casco urbano, fue creciendo desde principios del siglo XX un barrio residencial de quintas indianas y casas de estilo montañés


Por allí, al otro lado de la carretera general y mirando a Loreto hay algunas de estas quintas y chalets


Por delante de aquella en forma de torre (a la derecha de la foto) pasa el Camín de Les Xuaques, por donde pueden entrar en Colunga los peregrinos que salieron del albergue de La Isla


Allí está Villa Lidia


Y otras imponentes mansiones ajardinadas


Aquellas son las antiguas Escuelas Cristianas de primera enseñanza por Luis Montoto Covián, su esposa María de la Concepción Hernández Alonso y su hijo Tomás Montoto, quienes vivían en el Palacio de La Loja. Era Luis político, abogado y benefactor de Colunga, así como escritor en asturiano. Fue Alcalde y Juez Municipal además de representate de Distrito. Para administrarlas creó la Fundación Montoto, la cual también construyó el Asilo de Colunga y la iglesia de San Xuan de Duz. En 1905 se adquirieron los terrenos para este centro de enseñanza y en 1907 culminaron las obras, empezando acto seguido las clases


Son conocidas popularmente como La Escuela los Baberos o más generalmente Escuela de Loreto, aunque oficialmente en los membretes ponía Colegio de La Inmaculada y San Luis, santos de los fundadores. Los Baberos eran los Hermanos de las Escuelas Cristianas de La Salle, quienes impartína la enseñanza. El apodo les venía a causa de su hábito, el cual presentaba una especie de babero en el pecho. Estos religiosos tenían también aquí si casa. Los alumnos eran escolinos de 6 a 16 años de todos los pueblos del concejo, incluyendo luego a los de Caravia. Las escuelas fueron clausuradas en la posguerra, año 1946


Del campo de la ermita de Loreto, entre quintas, campos y algún palacio, vamos acercándonos hacia el centro de la población siguiendo el Camín Real...


Senda que baja desde la capilla de Loreto


zona de expansión urbana, con edificios de pisos


Centro cultural y supermercado


La calle Loreto sube ligeramente, dando vista al hotel y otras casas que, en su fachada norte, dan a la carretera


Concha del Camino


Precaución, pasan ccohes y apenas hay sitio para los viandantes


Galerías y buhardillas o bufardes...


Vamos acabando la cuesta para salir, al fondo, a la Avenida de Asturias


Al otro lado de la Avenida de Asturias están El Llagar y La Bodeguina, por donde entra en Colunga el camino que viene de La Isla por Trespandu


Aquí pues, en esta avenida y arteria comercial de la carretera, con tiendas, negocios y hostelería, se unen ambos caminos, yendo hacia la iglesia


A nuestro lado está el llamado Chalet Francés, con verja, palmeras y jardines, así llamado por el estilo francés de sus elementos, destacando sus numerosas buhardillas y el tejado de escamas de cinc, construido en 1901 dentro de una típica impronta indiana, pues fue para el emigrante a México Manuel Montes Ruidíaz, y donde vivió a su regreso. Otro chalet de época, el de su hermano Maximino, desapareció para hacer bloques de pisos


Avanzamos hacia la iglesia y centro histórico


Calle de mucho tránsito y bastante tráfico


Pero aquí sí que tenemos buenas aceras a ambos lados


Antes de la iglesia llegamos a La Esquina, donde está el café, cruce con la carretera que va a La Playa la Griega y a Llastres


Aquí se cruzan la Avenida de Asturias con la Avenida de La Playa, que cruzaremos


Cruzamos pues aquí hacia la Plaza la Iglesia, que tiene a su derecha la Oficina de Turismo y detrás El Parque. El templo destaca a simple vista por su altísima torre campanario, que se ve desde muchos kilómetros de distancia


Las conchas nos llevan ante la iglesia


Iglesia parroquial de San Cristóbal El Real, trasladada aquí en 1881 de su antiguo emplazamiento junto al cementerio, en lo alto del casco antiguo


La iglesia primitiva era románica y de ella se encontraron algunas ménsulas y capiteles en la capilla del citado camposanto. Su cambio de ubicación se produce en un aumento de población y extensión de la villa de Colunga, experimentado en las últimas décadas del siglo XIX


Tiene elementos neorrománicos, corriente historicista a caballo entre los siglos XIX y XX que imita artes de otras épocas y estilos, en este caso una portada inspirada en el arte románico medieval


Lucas María Palacios fue el arquitecto diocesano que diseñó el actual templo, en el que asombran su porte y tamaño


El altar...


Desde la iglesia seguimos hasta la casa del fondo, al otro lado de la calle San Antonio, la  Casa de los Covián o Alonso Covián


Cruzamos pues la calle hacia ella


Estamos, reiteramos, en la arteria principal de la villa de Colunga, pues seguiremos por la Avenida de Asturias donde, al otro lado y frente a la Casa de los Alonso Covián hay otro edificio notable, el de la Casa los Pablos, del que también hablaremos


Al pasar frente a la fachada norte de la Casa de los Covián hay un pequeño jardín
 

Cerca de la iglesia, en la misma plaza, está el busto que honra al Doctor Grande Covián, experto en nutrición, bioquímico y humanista nacido aquí en 1909
 

Y es que no en vano está ante la Casa de los Alonso Covián de Colunga, ejemplo destacado de arquitectura civil renacentista (s. XVI)


Admiramos la fachada principal de la casa de la casa, la fachada sur, cuando el Camino se dirige de la Avenida de Asturias hacia la Calle Real. Se trata de uno de los monumentos más notables de la población


Galería, portalón, enmarcaciones de piedra noble, escudo de armas, aspilleras, balcones... forman parte de los elementos artísticos y arquitectónicos de esta noble mansión en la que, a decir de cronistas y de la tradición, pernoctó el joven emperador Carlos de Gante, que sería Carlos I de España y V de Alemania al llegar a ocupar con el tiempo dos tronos imperiales


Entonces, durante su inesperada estancia en Colunga, Carlos aún era un joven que venía a hacerse cargo del trono en sus nuevos dominios españoles, heredados por testamento de su abuelo Fernando de Aragón, no sin importantes resistencias debido a su prontitud en atribuirse el título de rey, asesorado por sus consejeros flamencos, cuando en realidad la disposición testamentaria decía que era Gobernador y Administrador de estos reinos en nombre de la reina Juana la Loca, su madre, incapacitada para ejercer


Nacido en las tierras flamencas de Gante, Carlos desembarcó en 1517 en Tazones (Villaviciosa, un poco más al occidente de Colunga) debido a una tormenta, cuando el plan era que la flota arribase a Santander y de allí dirigirse a Tordesillas, visitando a su madre Juana, y a Valladolid, iniciando los rituales de su toma de posesión. El nuevo mandatario y su séquito hubieron pues de ir a la capital cántabra por estos viejos caminos, buscando posada y acomodo en alguna de las residencias de algún principal. No obstante, ello  fue causa de disgusto, pues su cronista oficial, Laurent Vital, que le acompañaba, no paraba de quejarse en todo el trayecto, de la pobreza que hallaban, aún en las casas de la nobleza local, y así lo dejó plasmado en el relato de este improvisado viaje, diciendo que, aunque fue "alojado en la mejor casa de Colunga", este alojamiento era "bien pobre y miserable y tal como la suerte le deparaba y no como a S.M. le correspondía"



Uno de los detalles más llamativos es, al decir de los entendidos en arte, la famosa "ventana en esquina" de esta casa, muy usual en el arte del renacimiento pero no demasiado representado en las construcciones asturianas de la época que han llegado a nuestros días


Y enfrente como hemos dicho, al otro lado de la calle, está la Casa los Pablos, de 1910, diseñada por Manuel del Busto para vivienda y comercio de Pablo Pérez. Tenía tres pisos pero el de arriba desapareció en un incendio durante la guerra civil. El inmueble fue después hostal y cine, actualmente abajo hay un comercio, en la esquina un banco y arriba viviendas


Iniciamos la Calle Real o del Doctor Grande Covián, la del antiguo camino costanero


Por ella van las conchas...


Por ella va, subiendo ligeramente, el Camino, con la Casa de los Alonso Hevia ya detrás nuestro


Ahora vemos atrás toda la esquina de la Casa los Pablos. Los Pablos eran tres hermanos, Hernán Cayetano y Prudencio


Hernán fue alcalde de Colunga entre 1948 y 1958 luego de pasar la guerra civil prisionero en un barco Bilbao por sus vinculaciones políticas con la CEDA. Independientemente de sus filias se le reconoce como gran impulsor del turismo en el concejo. Cayetano por su parte era el propietario de la marca de sidra El Hórreo que, presente en la Exposición Universal de París del año 1.900 se hizo meritorio de una medalla de Oro. Llevó allá en promoción al celebérrimo Ramón García Tuero El Gaiteru Llibardón


También vemos aquí los jardines de Tomás Montoto y los nuevos edificios al sur de la villa


Y el Monte Sueve y su majuestuoso porte, como un titán de gigantesca montaña caliza...


Calle Real, o del Doctor Grande Covián, por la que estamos subiendo desde la Casa los Alonso Covián


Pasamos junto al kiosko


Y admiramos diversos edificios de notable interés, así como más cafés y establecimientos con solera


Edificios a la izquierda


La Calle Real deve su nombre a ser el paso del antiquísimo Camín Real de la Costa, calzada romana que, aprovechando pasos anteriores, comunicaba, con diferentes vías alternativas, el litoral cantábrico, siendo luego camino real y ruta xacobea


Camino Real es, en términos sencillos, equivalente a camino del Reino, del Estado o camino público. Eran vías principales en las que solo el Estado ejercía su control y mantenimiento, así como en su caso podía establecer los pertinientes portazgos (actuales peajes). Aunque eso no siempre fue así, pues dependiendo del lugar y de las circustancias históricas del momento diversos poderes señoriales, laicos y monásticos, apetecían de hacer lo mismo. Fueron durante siglos las autopistas de la antigüedad.


Ya se va acabando la cuesta


Por la Calle Real nosotros nos adentramos en la parte más antigua, aunque la mayor parte de los actuales edificios han ido renovándose, transformándose, sutituyéndose o construyéndose también a lo largo de los siglos


Plaza Vigón. La avenida queda a nuestra derecha


Maravilla de galerías y corredores...


Además de mirar de frente y al suelo hay que mirar al cielo


Pasando bajo los corredores y las galerías...


Nos llama la atención esta ventana con columnita, es la de la capilla de Santa Ana y San Hilarión


Capilla y plaza de Santa Ana, templo que formó parte del hospital de peregrinos aquí fundado en el siglo XVI por la cofradía de esta advocación, que pertenecía al Gremio de Mareantes de Llastres, donde también hubo hospital de romeros.


Precisamente la existencia de otras poblaciones prósperas como La Isla dentro del mismo territorio concejil, junto con la proximidad de polas próximas, como Villaviciosa y Ribadesella/Ribeseya, o la posesión por los monasterios de gran parte de la tierra de su alfoz, hizo que Colunga, con Carta Puebla de Alfonso X El Sabio, no llegase a ser un centro económico y social tan indiscutible dentro de su territorio como otras pueblas del entorno, poblaciones libres de poderes señoriales y con dependencia directamente del rey, con sus fueros, derechos especiales para sus habitantes, mercado y centro administrativo de un territorio o alfoz, antecedente de los actuales concejos


 En Santa Ana se celebran también solemnes fiestas, conocidas popularmente como "La Fiesta los Vieyos", en sana y secular competencia con las de la Virgen de Loreto... "Válgame'l Señor San Pedro y la Virxen Soberana, vamos a la romería de la gloriosa Santa Ana"


Desde Santa Ana el Camino sigue de frente pero podemos desviarnos un momento a nuestra derecha para ver otros elementos muy importantes del patrimonio de la villa de Colunga



Así subiremos, allá arriba, al mercado de abastos


Al fondo del mercado asoma, escaleras arriba, el Ayuntamiento de Colunga


Fue habilitado como tal en 1926


Antaño fue el Palacio de los Álvarez Colunga, estilo barroco del siglo XVII.


En el ahora Ayuntamiento estuvo la fonda en la que se hospedó en 1837 George Borrow, Jorgito el Inglés, viajero y difusor de biblias protestantes, cuyas impresiones de viaje quedaron plasmadas en la obra The Bible in Spain


Muy cerca está La Torre, llamativo edificio modernista


Frente a él volvemos a bajar las escaleras


Y regresamos a la capilla de Santa Ana


Aquí retomamos el Camino: fijémonos en la concha en la esquina del santuario


Ella nos guía...


Tramo llano y enlosado, con aceras y farolas


Cruce de callejuelas: vamos al fondo


Y allí a la derecha


Veamos las flechas amarillas


Y bajamos a la calle del Carril por esta rampa cuesra abajo


Fila de casas, una con cortafuegos y corredores...


Vamos hacia la avenida, por la que sale de Colunga la N-632


Al fondo, un buen paisaje


Allí cruzaremos la carretera. El Camino discurre por entre aquellas casas, al otro lado de la calle del Carril y tras cruzar la carretera Villaviciosa (N-634) para dirigirnos al valle del río Llobones


Al oeste asoma sobre los tejados el pueblo de Sales bajo El Monte la Salú...


Vamos bajando...


Cruce de la carretera


Vamos de frente a los talleres


Tomamos la carretera del Altu la Llama, la AS-258


 Aquí hay una fuente


Tomamos rumbo...


Pasamos entre las casas


Y nos dirigimos al puente sobre el río Lliberdón


Hay sendas fluviales ribereñas


Cruzamos el puente y seguimos de frente


Hermosas parras y yedras



Pronto dejamos la AS-258 para cruzar a la derecha


Aquí nos desviamos a la derecha, por La Calzada, siguiendo la carretera local CL-1 rumbo al valle del río Llobones, ruta a Conyéu, Pernús y La Llera, en la etapa a Villaviciosa