Eres el Peregrino Número

sábado, 16 de abril de 2016

LOS PUENTES DE BUEÑU: ANTE EL SUEVE, EL MONTE DEL NUBERU (COLUNGA, ASTURIAS)

Uno de los puentes de Bueñu
Cruzando la carretera para ir a la villa de Colunga
Apartándose ligeramente de primera línea de playa el Camino de Santiago del Norte, antigua calzada romana y Camín Real de la Costa, deja atrás las playas de Caravia por La Espasa y se adentra en el concejo de Colunga al sur de la localidad de La Isla, donde está el albergue de peregrinos. Allí, en caso de no desviarnos hacia el albergue y, luego de coincidir unos metros con la carretera N-632, la cruzamos y nos dirigimos directamente a la villa de Colunga, capital del concejo del mismo nombre


Al cruzarla tomamos este camino de hierba...


El mojón xacobeo con la concha señalando el Camino y la dirección al albergue


Dejamos pues el asfalto y, junto a una casa, el Camino es una bella senda de hierba que discurre entre setos silvestres y zarzales...


Pasamos el cierre de esta finca y seguimos caminando al fondo


También hay murias o muretes de piedra...


Paisaje de frondosos setos o sebes en Les Viesques, el bocage


Estamos a muy escasos metros de la carretera general, sita a nuestra derecha y a escasos metros pero el panorama es totalmente diferente, inmersos en la naturaleza rural


Pasamos detrás de estas casas cuya fachada principal mira a la NB-632


Tramo enlosado en la parte posterior de estas casas. Por aquí seguimos


Sabor de hogar...


Luego de una casa la otra y se acaba el tramo enlosado


Desde aquí vemos a nuestra derecha el centro del pueblo de La Isla y en medio la iglesia parroquial de Santa María de Tona. Fue La Isla en la antigüedad puerto de marineros, pescadores y comerciantes, alguno de ellos, o tal vez algún legionario, estamento muy dado a rendir tributo a divinidades de los lugares donde prestaba servicio, trajo aquí la adoración a Mitra, divinidad de origen oriental, persa, con algunas connotaciones semejantes al cristianismo.


Se trata del único ejemplo encontrado hasta ahora en Asturias de esta veneración mitraica, a menos de manera totalmente demostrada, en concreto una estela hallada en 1786 en la iglesia parroquial (otras fuentes dicen 1770) durante una restauración completa del santuario, la cual estaría cristianizando por lo tanto un solar de culto anterior


El tema del esotérico culto a  Mitra en este lugar ha dado lugar y sigue dando a numerosos estudios e interpretaciones. Ya de tiempos tardorromanos y altomedivales son las tumbas localizadas en el subsuelo del templo y sus alrededores


También cerca de la iglesia aparecieron restos de una villa romana, destrozada parcialmente durante las obras de saneamiento del pueblo en el año 2000. Se supone que el ancestral puerto marítimo era salida del mineral del Monte Sueve hacia el castro astur de La Campa Torres (Gijón/Xixón), tan célebre por sus hornos metalúrgicos que sus pobladores eran conocidos como cilúrnigos, vocablo céltico que designa a los caldereros. Los romanos reutilizaron el enclave portuario como angiportus o pequeño puerto (statio) en las rutas a Aquitania. Se localizaron ánforas de las empleadas para el transporte marítimo en esta playa, sospechándose que era también embarcadero de los famosos caballos asturcones tan apreciados en gran parte del Imperio


Todo ello formaría parte en el medievo, cuando el puerto ya eran básicamente pesquerías, del monasterio de Santa María de Tona. El actual templo conservó esta advocación mariana aunque el apelativo de Tona, empleado hasta el siglo XVII, cayó en el olvido. Para unos tiene que ver con la divinidad Iupiter Tonans o Júpiter Tronante y para otros con el celta tonna con el significado de hueco o vasija para el líquido


La iglesia, que todavía en el año 1873 era definida como templo bizantino (lo que hoy llamaríamos Arte Asturiano o prerrománico), hubo de ser reconstruida en 1938 a causa de las destrucciones de la guerra civil. Fue entonces cuando, tras hallarse sepulcros del viejo monasterio o de alguna familia, como los Valdés de Bueñu, que tenían derecho a enterrarse aquí, sonó hueco el firme y apareció una piscina de argamasa rojiza y diversas inscripciones. Hubo miedo que se parasen las obras y se ordenó que se taparan de nuevo prontamente. No es descabellado que fuesen termas romanas o tardorromanas relacionadas en su momento con rituales de bautismo por inmersión


Más cerca de nosotros, justo al otro lado de la carretera, están los bloques de apartamentos y otros edificios nuevos de La Isla. pueblo que creció de resultas del turismo atraído por sus playas...


A partir de aquí nos introduciremos en el boscaje


Es un buen sendero, pisado y trillado por numerosos peregrinos todo el año, si bien mucho más desde primavera a verano y principios de otoño



Aquí hay un cruce: nosotros continuamos rectos de frente, si bien conviene informar que a la derecha saldríamos directamente a la general y al hotel con bar allí existente, al lado de la carretera que entra en el centro de La Isla


Así pasamos junto a otra casa, al lado del seto


Y continuamos tan agradable paseo


Y así llegamos a un importante lugar: Los Puentes de Bueñu


Se trata de dos pequeños puentes de piedra, uno estrecho a la derecha y otro más ancho, por donde pasan los peregrinos, a la izquierda


Son muy antiguos, más que milenarios, restos de la antiquísima calzada romana que fue luego el Camín Real de la Costa y sus ramales o variantes. Se les da en llamar romanos y es posible que así sean si bien sin duda reparados o incluso reconstruidos en tiempos medievales


Popularmente es cierto que se da en llamar romanos a todos los puentes más o menos antiguos, sobre todo si se les ve la piedra


Los puentes salvan el arroyo de La Riega Bueñu


Paso del Camino...


Los puentes quedan atrás...


Adelante sigue el sendero


Esto es la viesca, el bosque tupido...


Realmente la sensación de bosque es relativa, pues son los árboles zarzas y arbustos que delimitan el trayecto de las fincas colindantes


Delicioso paseo en la enramada...


Hermosa frondosidad entre setos silvestres o sebes


Y luego la senda se abre y ensancha en los campos de estas fincas, donde inicia una leve subida llegando al pueblo de Bueñu.


Maizales y vista al sur del pueblo de Gobiendes y el Monte Sueve, dominado por su máxima altura, el Picu Pienzu, que con sus 1.161 metros es uno de los mayores desniveles del mundo entre una altitud y la mar, coronado por su enorme cruz, perfectamente visible en días claros. La Cruz de Pienzu refleja los rayos del sol siempre que la niebla y las nubes lo permiten, tiene unos diez metros de altura y se instaló en 1954 gracias a la colaboración y esfuerzo de muchos habitantes de los pueblos situados en torno al Sueve. Fue una donación de los hermanos Victorero de Llastres, para sustituir a otras más antiguas, de madera (la primera puesta en 1915 y la segunda en 1929), también donadas por ellos, pero que sucumbían ante los temporales. Estos cuatro hermanos, Agustín, Ángel, Antonio y Francisco Victorero fueron emigrantes en México e inventores de la famosa máquina de liar cigarrillos "Victoria"


Oteando las alturas del Sueve, aparte del Pienzu también podemos ver otros cumales, como es el caso del Picu Mirueñu (1.136 m), el Fontanielles (1.054 m), La Palombera (1.031 m) , o La Salgar (1005 m), entre otros, a lo largo de los 12 kilómetros de extensión que comprende de parte a parte esta cordillera desde L'Altu La Llama a El Fitu, una docena de kilómetros que pueden admirarse enteramente desde aquí


Maizales en Bueñu.


El Camino, cuando las nieblas ocultan la montaña...


La cuesta acaba al llegar a la capilla del Palacio de Bueñu...


Capilla y palacio dieciochescos...


Hermoso conjunto palacial tal y como se ve al pasar enfrente de él, desde el Camino.


Actualmente hay aquí alojamientos de turismo rural...


El Palacio de Bueñu


La Isla desde Bueñu


La Isla, de donde parten este y otros viejos caminos hacia Colunga y Llastres

  
Al sur más maizales, el Sueve y el Picu Pienzu, pico de resonancias mitológicas, allí se posa el nuberu o genio asturiano de las nubes, desharrapado y barbudo, con sombrero destartalado, dispuesto a lanzar trombas de agua o granizo sobre tierras y cosechas, si no se le aplaca...
                                                "Sentáu nel Picu Pienzu
                                                 mirando taba un nuberu
                                                 qu'esconxuró'l señor cura
                                                 antes que llegara al eru"

Si bien algunos autores relacionaban el monte con la presencia de los suevos otros lo hacen con Iovi, padre de los dioses romanos, Júpiter, superpuesto a alguna deidad celta como Taranis, dios de la guerra y la tormenta para los antiguos astures y otros pueblos de la vieja Europa


En el siguiente cruce seguimos de frente, a la izquierda


Desde el palacio seguimos hacia el pueblo


Tal y como nos indican las conchas


El Camino en Bueñu...


Llegamos a las primeras casas


Y seguimos a la derecha


Buena parra, fachada de piedra, delantera o antoxana y espléndida balconada...



Pasamos pues entre estas casas hacia la quinta con torre-mirador que hay al fondo


Flores del Camino


A la sombra de un gran caserón...


Nos acercamos a un cruce


Así llegamos a esta gran quinta: en el cruce seguimos hacia la izquierda


Pasando ante su fachada principal


Donde vemos el blasón familiar


Más atrás el hórreo


Luego una bifurcación en la que tomaremos el camino que sube a la derecha


Atención a las conchas y flechas


Atrás queda Bueñu con una bella vista de parte de la costa de Caravia al este


Salimos de Bueñu y seguimos oteando el Monte o Puertu Sueve...


Y allí abajo, Gobiendes:


Desde estas murias y muy en lontananza reconocemos la iglesia de Santiago de Gobiendes.


Templo que guarda elementos del Arte Asturiano prerrománico y donde se registra el fallecimiento del peregrino italiano Agustín Forti, que venía de Galicia, posiblemente de regreso, en 1764.

                     
En el Sueve es corriente la niebla o borrina.
                        
                                             "Malhaya sea la borrina
                                             que asoma al Puertu Sueve
                                              y nun traigo caperucha
                                              pa tapame si llueve."


Seguimos subiendo, poco a poco pero prolongadamente


Pasamos junto a una casería en ruinas mientras sigue la cuesta


La cuesta que nos llevará a Cobián, hábitat disperso de caserías y prados donde también han sido localizados túmulos y se registra el paso de peregrinos, como el gallego Juan de Hermida en 1730


 Antes de entrar en Cobián echamos la vista atrás


Despidiéndonos hasta la próxima de las costas de Ribadesella/Ribeseya y Caravia, junto con la de La Isla, que nos han acompañado en estas pasadas jornadas andariegas


A partir de Cobián el paisaje irá cambiando, pues nos adentraremos un poco hacia el interior del concejo de Colunga


Hierba seca empacada, otro pueblo ganadero...


Aquí se acaba la cuesta: vamos a la derecha


Y bajamos poco a poco


Paisajes de Cobián, al oeste de la parroquia de La Isla


Al norte los campos de la rasa costera en La Mazanilla y Chavida, por donde va a Colunga por Trespandu el camino que sale del albergue de peregrinos. Más allá, al borde del mar, va también a Colunga desde La Isla la Senda de los acantilados de Güerres


 El Camino baja a este pequeño y dulce valle, en dirección a aquellas casas


Y por allí continuamos nosotros


En el cruce a la derecha, subiendo un poco


 Se termina la cuesta arriba y en esta bifurcación iremos a la izquierda


Vistas al norte de Güerres y del monte La Villeda, donde hay un castro astur emboscado entre las plantaciones de eucaliptos. A la izquierda es el Palacio de La Loja, de principios del siglo XVII que cuenta con capilla propia


En La Loja vivía la familia Montoto, Luis Montoto, su esposa Concepción y su hijo Tomás Montoto, grandes benefactores de Colunga, quienes crearon la Fundación Montoto, en 1907, construyendo la Escuela de Loreto o Colegio de La Concepción y San Luis, el Asilo de Colunga y la nueva iglesia de San Xuan de Duz, fundaciones de las que pronto hablaremos


Al otro lado de la montaña se sitúa la famosa Playa la Griega, de briga, fortaleza, sin duda relacionada con el antiguo castro que guardaba el puerto natural. No obstante la playa no podemos verla desde aquí, oculta por las boscosas colinas de La Villeda


Proseguimos camino en Cobián


A partir de este cruce empezamos a bajar


Junto a las fincas y los chalets


A lo lejos, la aldea de Poladura, al norte de Colunga


Ligero descenso


Pasamos junto a estas parcelas


Y regresamos a lo llano


Entre los prados y fincas


Y en este cruce vamos a la izquierda


Tomando este atajo


Entonces salimos a otra pista asfaltada, que seguimos a la izquierda, junto a este tendejón


Seguidamente nos desviamos a la derecha


Pista de tierra


Por aquí caminamos...


A fondo divisamos unos edificios. Es la villa de Colunga, capital municipal



Bajamos ligeramente


En este cruce vamos a la izquierda, lo otro es la entrada a una propiedad


Los Llanos, antesala de Colunga


Casa de La Luz, subestación eléctrica


Aquí cruzamos la carretera AS-260, la célebre Carretera del Fitu: Carretera la del Fitu cuando yo te paseaba, toda la noche llovía pero yo nun me moyaba"... dice el cantar


Y pasamos al otro lado


El Camino baja junto a estos altos setos, al lado de una casa prácticamente tapada por este muro natural y verde


Volvemos a los campos abiertos en Los Llanos, viendo la N-632 y al otro lado la entrada de Colunga por el camino que viene de La Isla, así como las aldeas de La Poladura y San Telmo, en las faldas del Monte la Salú y Rasa de San Telmo donde se encuentra el famoso Museo del Jurásico de Asturias


La carretera nacional, la entrada de Colunga, Poladura, San Telmo y los montes...


Los Llanos


Siempre en llano en Los Llanos


 Y llegamos al Taller de Arturo


 A la derecha en la carretera la estación de servicio y justo encima de ella los edificios del Asilo de Colunga y a la derecha la iglesia de San Xuan de Duz


El templo es de principios del siglo XX pero está construido sobre otro más antiguo, con restos románicos medievales


Su origen podría estar en un viejo y pequeño monasterio que dependía del de San Pelayo de Oviedo/Uviéu


Por su parte el asilo fue fundado en el año 1929 por inciativa de la familia Montoto. Muy a lo lejos reconocemos la capilla de San Telmo (a la derecha de la foto encima de las casas)


Más naves


Pasamos junto al Colegio Braulio Vigón



Y vamos entrando en el casco urbano de Colunga por el barrio de Loreto