Eres el Peregrino Número

sábado, 14 de junio de 2014

EL CAMINO DE LA SIERRA DE LAS PALANCAS O CAMÍN DE LOS VAQUEIROS: UNA RUTA DE MONTAÑA EN LA MISMA COSTA (ASTURIAS)


El Camino de Las Palancas y la braña de Busmarzo con el mar al fondo. Abajo Tablizo en la lejanía, concejo de Valdés, por donde va el otro camino, el más utilizado en la actualidad
Hotel Cabo Vidío en Las Chabolas, carretera N-632. Allí a la derecha de la foto los caminos se bifurcan: por la carretera se toma el Camino de Las Ballotas y a la izquierda comienza en Camino de Las Palancas
Al subir desde Soto de Luiña/Soutu L.luiña a Las Chabolas, en el concejo asturiano de Cudillero/Cuideiru, el Camino se bifurca: uno, el más empleado actualmente con diferencia por los peregrinos es el de Las Ballotas, el más aproximado a la costa. El otro es el de La Sierra las Palancas o Camín de los Vaqueiros (pastores trashumantes). Este fue el más utilizado en la antiguedad pues, pese a sus subidas, era más directo que el otro, al evitar las sinuosidades costeras y el continuo subir y bajar a los hondos valles, esto es Las Ballotas o Vachoutas, formados por los ríos que desembocan en el mar cada poco tramo


Ambos caminos nos los encontramos nada más pasar el hotel Cabo Vidío: uno sigue carretera adelante, otro se desvía a la izquierda por un paraje boscoso. De este segundo nos ocupamos en esta ocasión, el Camino de la Sierra las Palancas, o Camín de los Vaqueiros


En contra de lo que aparece en algunas guías el Camino de la Sierra de las Palancas, El Camín de los Vaqueiros, no es impracticable, tiene algún tramo malo al iniciar el descenso final pero se pasa perfectamente: su principal problema, aparte de la dureza con continuas subidas y una gran bajada como remate, es que es extremadamente solitario y además hasta hace poco su señalización era bastante deficiente aunque últimamente se ha repuesto y asimismo se han limpiado varios tramos intransitables. Estas razones nos obligan a recomendarla únicamente a peregrinos que, con planos y guías, tengan también buen sentido de la orientación y excelente forma física, no en el significado exactamente del gimnasio, sino que estén acostumbrados a excursiones montañeras


Si se anda mal de tiempo y fuerzas, si nosotros o alguno de nuestros acompañantes no está en las más óptimas condiciones, o por supuesto si las circunstancias metereológicas son adversas, sobre todo si hace viento, lluvia o niebla, mejor realizar el más transitado Camino de las Ballotas, tal y como hace la inmensa mayoría de los caminantes


Otro importante handicap es que, a lo largo de unas seis o siete horas de camino, apenas hallaremos parajes poblados, alguna pequeña aldea cercana y la vivienda que fue una antigua venta, hacia la mitad del trayecto. Como contrapartida esta alternativa ofrece un paisaje de magnífico encanto natural, una verdadera ruta de montaña al borde del mar, con unas increíbles vistas de buena parte de la costa centro-occidental asturiana y de las sierras y cordilleras interiores, asiento de las brañas vaqueiras de los míticos ganaderos trashumantes del occidente astur. Vayamos pues bien provistos de agua, comida para una jornada y buena protección solar, sobre todo en verano, pues apenas hallaremos sombras en la mayor parte del recorrido, pese a que al principio tendremos los árboles cerca. No en vano, en el siglo XIX, el relato de Llano Ponte escribía de este trayecto que "... hay una subida bastante penosa, donde no se hallará ningún abrigo, donde no se podrá avivar el paso, y donde como es natural a tan grande altura, los vientos son feroces."



Pues retomando el lugar en el que ambos caminos, el de Las Ballotas y el de Las Palancas se separan: en Las Chabolas, en vez de seguir por la carretera nos desviamos, justo pasado el hotel, a mano izquierda, en un tramo en principio bien señalizado a lo largo de una pista asfaltada


Dejamos atrás las instalaciones hoteleras...


Y en esta bifurcación tomamos el ramal de la derecha


Nos adentramos en el bosque


Otra bifurcación, en la que también iremos a la derecha


A pesar de su fragosidad es considerado este Camino de las Palancas como histórico y oficial, señalizado con hitos xacobeos. El otro, el de Las Ballotas, lo está básicamente solo con flechas amarillas


Al principio la senda, aunque se estrecha entre los matorrales y el boscaje, no parece subir gran cosa, es incluso bastante llana


Poco a poco va tornándose más montesina. Aquí sí vamos a la sombra de los árboles, principalmente castaños y eucaliptos, mientras pasamos un depósito de agua


Un poco de firme de hormigón frente al depósito


Y vuelve la senda terrera


A nuestra izquierda están los boscosos montes de Picu y Mediu, Ablanéu y El Cierru'l Cura. Abajo hay un tupido valle formado por el arroyo de Picu y Mediu


Se va acabando lo llano


Y de frente al Monte Ventana empezamos a subir


Subimos por sus laderas


Es La Cuesta Ventana, subida por la ladera del monte de este nombre, topónimo frecuente en la montaña asturiana, zona de vientos y de paso a través de los puertos de las cordilleras, aunque también hay quien lo vincula a antiguas ventas y posadas camineras, no siendo excluyente lo uno de lo otro


Pasamos una cantera...


En esta bifurcación seguimos la pista principal, la de la izquierda, que sigue en ascenso


Buena caja camienra


La cuesta de torna más pronunciada


Abajo vemos la Autovía del Cantábrico, con el polígono industrial, en Las Llongas. A la derecha es el pueblo de Valdredo/Valdréu y al fondo a la izquierda de la foto Albuerne


El otro Camino, el de Las Palancas pasa bajo la autovía y se dirige a este segundo pueblo, Albuernedonde se separa de la N-632 para bajar al estrecho valle formado por la desembocadura del arroyo Llendebarcas, la primera de una de las cuestas abajo-arriba que caracterizan ese itinerario. A la izquierda vemos ese valle, muy boscoso al plantarse de eucaliptos, donde en río desemboca en la pequeña ensenada de Salencia. Justo encima asoma una casa de L'Aguilera, uno de los barrios de Novellana, pueblo al que sube luego ese Camino de Las Palancas


Nosotros seguimos subiendo.


El Camino es aquí muy ancho y no tiene pérdida


La subida se suaviza


Casi se hace llana...


Delante de nosotros Monte Prietu (274 mts.)


Abajo El Sariegu


Valdredo/Valdréu. Frente a las naves de Las Llongas pasa el Camino de Las Palancas...


 Albuerne, con los campos de El Carreiro, La Llosa Burón y Cochellones, paso a las playas agrestes de Salencia y Gancéu, que no vemos desde aquí, ocultas por los acantilados


Es el final de la cuesta


 Llaneamos


Aquí seguiremos a la derecha


Estamos ya en las cimas de La Sierra las Palancas, en sus estribaciones orientales, llamadas también La Sierra Troncéu


La serranía se extiende a lo largo de varios kilómetros, paralela a la costa


Monte Prietu y su alargada loma que se adentra en la rasa costera hacia el mar


El Sariegu


Valdredo/Valdréu y las naves industriales


Atrás, a lo lejos, empzamos a ver Cabo Vidío, con su faro en la punta sobre el acantilado, faro que empezó a funcionar en el año 1950


El cabo y el pueblo pescador de Ouviñana.No llegamos a ver las playas, acantilados abajo, como La Playa Vallina o del Gallo, La Playa Vivigo, La Playa Cueva, pero reconocemos aldeas como Vivigo, Riego Arriba, Riego Abaxu y el lugar de bíblico nombre de Samaria. Fue corriente el flujo de marineros por muchos de estos lugares y esto ha dado pie a leyendas sobre la procedencia de algunos poblamientos, con posibles o supuestos asentamientos de poblaciones llegadas de otras costas.


Es un trayecto muy agradadable de caminar


Al fondo, más allá de aquella collada en Monte Prietu vemos asomar un monte


El Picu Sabina o Monteagudo, de 392 metros. Pasaremos a su izquierda


Pinos y arbustos...


Monte Prietu


Y asomando atrás El Picu Cebín o L'Acibín (283 mts.)


Paisajes de Cabo Vidío...


Vivigo y  El Faro Vidío, sobre los acantilados de La Cagalera y Peñaira y Peñadoiro


Vivigo y Rieguabaxu, El Gallu y Samaria, Ouviñana, camino del cabo


Y nosotros en el Camino de Las Palancas



Monte Prietu y L'Acibín detrás


Paso de peregrinos...


En este trecho de sierra estaremos a unos 300 metros de altitud aproximadamente


Alternan tramos boscosos con praderías


L'Acibín, sobre el río Llendebarcas. A su derecha en lontanaza unas casas en la rasa costera: Novellana, y otras a la izquierda, Santa Marina. En medio está Castañeras que, tapado por el pico, aún no vemos desde aquí


Aquellos campos de Novellana eben ser Las Campas y La Frontera. El Camino de Las Ballotas, el alternativo a este, lo atraviesa luego de ganar la carretera subiendo desde el río Llendebarcas, al que se baja desde Albuerne


A la izquierda, como hemos dicho, Santa Marina, pueblo atravesado por la N-632. Muy a lo lejos en días claros veremos el promontorio de La Punta'l Cuernu, en Cadavéu (Valdés), así como los islotes de Las Chugaronas


Atención a ese mojón xacobeo que señala un desvío a la derecha


Ojo en esta bifurcación, aquí se ha recuperado un tramo del camino original y nos desviaremos a la derecha por ese estrecho sendero que baja poco a poco


Ladera norte de la sierra


Más vistas de Santa Marina. A su izquierda está Ballota


Santa Marina y Las Chugaronas


Y en el horizonte, más allá de La Punta'l Cuernu, los impresionantes acantilados verticales de Cabo Busto, otra formidable atalaya que se adentra como una cuña en el Mar Cantábrico


"Por donde pasa el Camino Real de la Costa, tiene ahora seis o siete vallotas o quebradas, que forman los riachuelos que bajan de la sierra", escribía refiriéndose a esta abrupta orografía  el juez, regidor e historiador Antonio Juan de Banzes y Valdés en 1806.


"Siete vallotas y un vallotín, vaya'l demoniu que mal camín..." dice un refrán relacionado con ese itinerario, un camino temido por su bravura por los viajeros de siglos pasados pero que ahora es el más recomendable pese a sus subidas y bajadas.


Se sabe que en la Edad Media esta marina del litoral no estaba demasiado poblada y las ventas camineras, para arrieros, pastores, viajeros y peregrinos, se encontraban en lo alto de esta serranía de Las Palancas, camino de altura pero directo por las cimas de la cordillera, aunque muy expuesto a los vientos. A partir del siglo XVIII ese de Las Ballotas empezó a emplearse más que este por el que vamos nosotros, el de Las Palancas, creciendo todos esos pueblos costeros, hasta que también fue sustituido por la carretera


Admiramos la rasa marina desde estas faldas de la montaña


Bajamos ligeramente un poco...


Algunos pinos. A lo lejos El Picu Sabina o Monteagudu


Y un acebo...


Con sus brillantes hojas sobre el sendero


Ahora, justo delante de nosotros, abajo, vemos bien Albuerne


Albuerne con el viaducto de este nombre en la Autovía del Cantábrico, las casas de El Campo, bajada a Llendebarcas para luego subir a Novellana. Atrás es el barrio de El Burgo


Al fondo volvemos a salir a la pista de la que hace un momento nos separamos


Estamos caminando por la misma cresta de la montaña, dando vista a dos vertientes


Bien es verdad que los árboles a ambos lados de la pista nos ocultan el paisaje


En este cruce vamos a la izquierda


Subiendo un poco...


Una pequeña laguna, poza de agua formada quizás de la perforación de una antigua cantera


Subimos un poco pero enseguida llaneamos por la cresta de la sierra


Más vistas hacia el mar con L'Acibín o Picu Acibín a la izquierda, Monte Prietu a la derecha y, abajo, el valle del río Llendebarcas


Albuerne


Entre la primera y la segunda fila de casas pasa el Camino de las Ballotas


El Camino de las Palancas sigue su curso...


Recorriendo la montaña...


Entre pinos y arbustos


Vemos ahora otro pueblo costero: Novellana


Es en concreto la parte más occidental del pueblo de Novellana, por donde se baja hacia La Funtica en dirección a Castañeras. Al fondo asoma La Isla Cogolla, más allá de los campos de La Fuécara y Las Matas


Caminamos por la cima de la sierra, la larga cresta


Pista ancha y buena de caminar en El Llanu la Paya. El Camino prácticamente hace aquí forntera entre los concejos de Cudillero/Cuideiru (derecha) y Valdés (izquierda)


Estamos en el lugar de La Sierra, donde seguimos andando por la misma cresta de la montaña, pasando cerca de la aldea de Troncéu en la zona de El Pedriscu, lugar en el que el camino se torna pedregoso. Aquí empezaremos a ver unos postes metálicos de color amarillo que señalan una conducción subterránea de gas, los cuales serán una buena referencia a lo largo de buena parte del recorrido.


Esta pista comunica el trazado de este gasoducto Asturias-Galicia y aprovecha en parte el trazado del viejo camino pero no siempre, pues este ladea los picos más relevantes mientras la pista sube a ellos buscando la línea recta


Al fondo un pico


El Picu Perina (443 mts.)


Pronto subiremos por sus faldas, no hasta su cima, sino hacia la derecha


Mientras, al norte, otra vista de Novellana


Una panorámica casi completa de Novellana, pueblo que es cabeza de la parroquia de este nombre en el Camino de las Ballotas, el cual sale a la carretera N-632 y atraviesa la población de este a oeste para luego salir por La Funtica a Castañeras. En medio quizás reconozcamos la iglesia parroquial de Santa Marina. Abajo el viaducto Llendebarcas de la autovía


Ya Jovellanos informaba de enfrentemientos vecinales con los vaqueiros de alzada cuando estos bajaban a misa en Novellana desde la braña de Resiellas y no les dejaban entrar, llegando a negárseles incluso la comunión a no ser a las puertas del templo. Años después, en 1820, se armó una gran pelea a  palos un domingo en el campo de la iglesia, logrando a partir de entonces los vaqueiros el derecho a entrar y ponerse donde quisieran


Luego al oeste veremos también Castañeras (derecha) y Santa Marina (izquierda)


Castañeras, también atrevesado por la N-632, a la que sale por el bosque, justo antes de la cruva que entra en el pueblo el camino que viene de Novellana


Castañeras pertenece a la parroquia de Novellana y, cerca del camino, cuando este sale ya por las últimas casas a bajar al río Cándano, puede visitarse la famosa Playa del Silencio o Gavieiru


Acercándonos al Picu Perina vamos asomarnos al otro lado de la cresta, al sur


 Al sur es La Sierra los Vientos, que no pocas veces oculta sus picos entre las nubes. Abajo la parte alta del río Esqueiro, parroquia de Samartín de L.luiña. Aldeas como La Rondiel.la, San Cosme, La Caleya de Riba, La Caleya de Baxo, Río Grande, Cotarro, La Fontica...



Arriba son las brañas vaqueiras, la de los antiguos pastores trashumantes del occidente asturiano. los pastos de alzada para los rebaños en verano. Alta serranía que en no pocas ocasiones oculta sus alturas ente las nubes...


El Picu'l Gachu, L'Altu de Gamachal, Xunceda, Las Penas de Cuetu, El Chanetín Cimeiru, Precuerdu, El Pousadoriu, Garatués, El Campu Zreizal, Cereza, Penauteiru, Penadrada, El Campu Burducéu, Teixéu, Furmosu, La Crucimeira


La leyenda cuenta que los vaqueiros de Brañaseca, hartos de un cuélebre (serpiente alada de la mitología asturiana) al que habían de alimentar con una gran fogaza de pan de centeno y boroña o pan de maíz, parta evitar que les devorase el ganado, un día le echaron a la cueva una gran piedra caliente para acabar con él, al grito de "abre la boca culebrón, que te va el boroñón"...


La Llonga, parroquia de Arcallana, en el concejo de Valdés, al sur


Profundos valles y altas sierras de brañas de vaqueiros


Un poco de bajada ante El Picu Perina


Iniciamos la bajada...


Descenso moderado...


Pero atención, aquí nos desviamos de la pista a la izquierda


Ojo al hito del Camino...


Es un tramo del itinerario original del Camín de los Vaqueiros


Sendero entre hierbas y arbustos


Buen Camino


Al sur y atrás el valle del río Esqueiro


Y San Martín de Luiña/Samartín de L.luiña, bajo El Picu la Brañada (486 mts.), La Peña la Mesa (512 mts.) y El Pîcu l'Abedul (532 mts.)


Nosotros seguimos adelante...


La Sierra Curiscáu y Rl Picu Aguión (927 mts.)


Abajo Los Rozos


Seguimos ruta


Y volvemos a ver El Picu Perina



Camino sobre las altas hierbas


A la derecha vemos unas praderías y unas casas


A la derecha está la aldea de Monteagudo, inmediaciones de la braña vaqueira de Resiellas, cuyos antiguos habitantes sufrieron algunos episodios de marginación en el pasado. Los vaqueiros de Resiellas son los que hubieron de pelear para no ser excluidos de sentarse donde hubiesen mester en la iglesia de Novellana. El Camino pasará a la izquierda de la casa de arriba


Volvemos a salir a la pista que comunica el gasoducto


Montones de piedras sobre los mojones señalan que el Camino de las Palancas vuelve a ser empleado por los peregrinos...


Hermosísmo Camino


El Camino es bastante llano


Bellos paisajes por doquier


Rumbo oeste, siempre cresteando. A la izquierda del Picu Perina una pequeña braña


Los Rozos y La Verbenosa, Casa Balbino


El Picu l'Alba (365 mts.)


Vemos un verdadero tobogán o "montaña rusa", bajar y luefo subir ladera arriba


Pasamos entre unos árboles


Y en medio una verde campera


El camino atraviesa la pradería


Hito de piedras marcando el Camino


Aquí iniciamos la subida


Al principio poco a poco


No subimos a lo alto del Picu Perina, sino que, prontamente, nos desviamos de la pista del gasoducto para ir a la derecha


Y caminamos por la ladera, recorriendola hacia el norte


El Camino es bastante llano


Un fontán o manantial, formando charcos...


En esta bifurcación nos desviamos a la izquierda


Y subimos otros metros


Luego la subida se aligera


Murias de piedras


En camino...


Sigue el bosque por la falda de la montaña


Salimos a una braña


El Picu Sabina o Monte Agudo y unas casas


La braña de Monte Agudo, atalaya del mar y la costa


Valle del río Arencias con el viaducto de Llendebarcas al fondo


A la izquierda del viaducto Novellana y a la derecha Albuerne y al fondo Valdredo/Valdréu y el Cabo Vidío


Antes de llegar a las primeras casas de Monte Agudo nos desviamos a la izquierda


Y volvemos a subir


Viendo las señales


Ganamos altura...


Enseguida acabará la subida


Rodadas de tractores...


Monte Agudo, braña y pico


El Camino pasa por la falda norte del Picu Perina


Caminando


Y ahora, al oeste, un nuevo paisaje


La rasa costera entre Cudillero/Cuideiru y Valdés, cabos, acantilados y ensenadas donde el verde del campo da paso a la roca color gris y arena y al azul del mar. A la derecha la parte más occidental del pueblo de Santa Marina por donde sale el Camino de Las Ballotas hacia Ballota, en la lejanía a la izquierda


Ballota o Val.louta (Vachouta), concejo de Cudillero/Cuideiru. Por las casas del medio pasa hacia las de la izquierda, donde está la N-632 el Camino de las Ballotas luego de subir desde el arroyo de San Roque, al que se baja desde Santa Marina


Más allá el litoral del concejo de Valdés, Tablizu, Cadavéu con La Punta de Cuernu que guarda La Ribeirona y luego La Punta Percebeiros. En el horizonte Cabo Busto


Sigue el entorno de monte bajo propio del paisaje de los puertos de montaña


Collada entre El Picu Perina, por cuya vertiente norte caminamos, y El Picu Monte Agudo a nuestra derecha


Santa Marina a nuestros pies


Litoral de Santa Marina, acceso a las playas de Calabón, Gueirúa y Pumarín, que no vemos desde aquí


La carretera que comunica con Novellana


Santa Marina pertenece a la parroquia de Ballota, topónimo que hace referencia a los prondundos valles formados por los arroyos, cortos y poco caudalosos, pero que caen en torrente, nacidos en las alturas de esta serranía


Camino de verde hierba


Seguimos en llano...


Pero ya toca subir...


Hemos dado la vuelta al contorno del Picu Perina


Los picos más altos de Las Palancas ante nosotros: a la derecha El Picu San Roque, a su izquierda El Picu Cabornín (532 mts.), justo detrás de él el más alto, El Picu las Palancas o Picu Paradiel.la (716 mts.) y a su derecha El Picu las L.liebres (632 mts.)


Más cerca, boscoso, El Picu los Huesos (440 mts.)


El Picu Paradiel.la es una buena referencia geográfica y caminera, subiremos hasta cerca de su cima luego caminaremos por su falda norte


Debajo nuestro una braña


Resiellas, dando vista a Ballota


Pasamos junto a esta cabaña, viendo a la izquierda El Picu'l Gordu (445 mts.)


Ya en llano volvemos a la cresta de la sierra


Enlazando una vez más con la pista del gasoducto, que viene de la cima del Picu Perina


Estamos en El Cantu'l Llanu con El Picu'l Gordu delante


Vamos hacia allí


Pero aquí nos desviamos a la derecha, ladeando El Picu'l Gordu a la derecha


Esta señal nos lo indica


Pinos y arbustos


Tramo recto



Zona de charcos en la falda norte del Picu'l Gordu


La costa siempre a nuestra derecha


Resiellas con sus casas y lugares de El Candamón, Leirín y La Casa'l Campu en primer término. A lo lejos abajo Santa Marina con sus barrios de Cándano, La Reguerina, Caleabaxo y, a la izquierda Portugal. Sí, Portugal, como el país. El Camino de Las Ballotas atraviesa Santa Marina de lado a lado por la N-632, carretera a la que sale la senda xacobea por Las Terronas subiendo del valle del río Cándano viniendo de Castañeras... los valles de Las Ballotas o Val.loutas, Vachoutas


Se ve bien en medio la bajada a La Playa Gueirúa


El hondo y oscuro valle del río San Roque y sus afluentes separan Santa Marina de Ballota, cabeza de la parroquia


Ballota, barrios de El Campo y L'Espín


Adelante, El Picu Paradiel.la nos atrae como un imán, ansiosos ya de emprender su subida



Brañas de El Cabanón, Los L.leirinos, Los Cabaninos y Leirín. Monte Agudo ha quedado atrás


Enfrente La Paradiel.la


Y más acá  El Picu los Huesos y El Picu Cabornín, por donde pronto pasaremos,


Espléndido camino...


Mirador sobre el Cantábrico con El Picu San Roque a lo lejos y a su derecha Ballota


Según avanzamos por la montaña comienza a "asomar" otro pueblo costero que vemos ahora, con las brañas de Cubiéu en primer término


Castañeras, la parte oeste del pueblo: por las casas de la izquierda baja al río Cándano el Camino de las Palancas


Asimismo también puede visitarse la famosa Playa del Silencio o Gavieiru, viéndose bien asomar la isla La Cogolla con sus acantilados al igual que, a su derecha, la Percebera, donde hay otra agreste playa, L'Airín


Castañeras...


Bajamos de la ladera del Picu'l Gordu viendo la carretera de Novellana a Arcallana que sube al Colláu las Ventas, donde hubo ventas camineras


La Venta Vieya y El Picu los Huesos


Salimos a la carretera y subimos pues a la izquierda a Las Ventas


Así llegamos a Silvaoscura, donde nos desviaremos a la derecha


 Y a la derecha El Colláu las Ventas


Ahí está La Venta Nueva, casa a nuestra izquierda, tras dejar el cruce de Foyéu y, poco más adelante La Venta Vieya, esta abandonada. La primera se sitúa en tierras valdesanas y la segunda en términos cudillerenses, fueron en aquel entonces importantes ventas que ofrecían posada a pastores, arrieros, viajeros y peregrinos.


 El camino va haciendo ahora nuevamente frontera entre los concejos de Cudillero/Cuideiru (derecha) y Valdés (izquierda), divisando al sur en tierras valdesanas una importante línea de cumbres sobre el valle de Arcallana, laderas de bosque y pastizales donde se extienden acá y allá brañas vaqueiras, desde las faldas y alturas de esos cordales y picos...
 

La Sierra los Baos, La Sierra los Vientos, Teixéu, Monte Esqueiro, El Picu la Braña, El Campu Zreizal, a las profundidades del citado valle


Abajo La Mafalla, pertenenciente a la parroquia de Arcallana o Arcayana, concejo de Valdés


La Mafalla


La Venta Nueva, a la izquierda, prácticamente la únca casa habitada que encontremos en un buen tratecto a lo largo de estas sierras. Al fondo La Venta Vieya


Pasando frente a La Venta Nueva


El hórreo


Hacia La Venta Vieya


Viejas ruinas


Cuántos arrieros, vaqueiros, viajeros y peregrinos acogerían estos muros.


Atrás ha quedado La Venta Nueva, bajo El Picu'l Gordu


Pasamos las antiguas cuadras de La Venta Vieya


Y dejamos a nuestra izquierda el desvío a La Mafalla


Subimos un poco


Pronto se acaba la liviana subida...


Llegamos a un tramo muy llano y recto


Aunque no hay pérdida los mojones confirman nuestra buena dirección


Es el único tramo de carretera de toda la ruta del Camino de las Palancas


El Camino sigue en la cresta de la montaña, si bien las plantaciones de eucaliptos nos tapan el paisaje


Y viene a seguir siendo la frontera entre los concejos de Cudillero/Cuideiru y Valdés


Son aproximadamente unos dos kilómetros de caminar sobre asfalto, al lado del Picu los Huesos


Hay buena sombra y escaso tráfico, pero andemos arrimados a la banda izquierda


Roca tallada en las obras de ensanche de esta vía de comunicación que en este trayecto aprovecha el milenario camino...


Bajamos ligeramente en la zona de L'Arquera


Y sigue la ruta, ahora bajo los pinos


El Camino y el peregrino en Bosqueiru


Llegamos a una bifurcación, la de la carretera que baja a Arcallana y Las Cruces, pero nosotros vamos a la derecha


Fijémonos en el mojón xacobeo que nos los indica


Luego subimos un poco


Y llegamos a una encrucijada


Es una curva donde la carretera gira a la derecha, pero nosotros tomaremos el camino que sube de frente entre los pinos


Observemos a la derecha el mojón con concha que nos indica seguir de frente por esa pista de tierra que sube un poco, por ahí iremos nosotros, si bien es necesario decir que, si por alguna razón deseamos dejar el Camino de las Palancas para bajar a los pueblos de la costa, podríamos ir a la derecha siguiendo la carretera para llegar directamente a Ballota, paso del Camino de las Ballotas, por la ermita de San Roque, San Roque'l Picu


El Camino de San Roque puede emplearse si, en caso de nieblas por ejemplo, preferimos bajar a la costa y enlazar con el Camino de las Ballotas en Ballota. Pero verdaderamente si queremos completar el Camino de la Sierra las Palancas habremos de tomar la pista de tierra que, desde el mismo vértice de la curva, sigue de frente en un poco de subida por la falda sur del Picu Cabornín. Flechas y mojones así nos lo señalan


Y así, junto al hito conchero, dejamos el asfalto y subimos pista arriba


A partir de aquí la senda se hace más plenamente montañera, de hecho grupos de montaña y senderismo la hacen periódicamente, la ruta de Las Palancas al Picu Paradiel.la


La senda es no obstante ancha y no tiene pérdida, por los pinares de la falda sur del Picu Cabornín


Pasamos junto a un prado y continuamos subiendo poco a poco


Más pinos


Estamos ahora en términos del concejo de Valdés, viendo debajo nuestro al sur el valle de Arcallana


Arriba El Picu la Mosqueta (679 mts.), La Pena'l Pato (678 mts.) y  Garautes (721 mts.)


Abajo vemos el pueblo de Arcallana, cabeza de esta parroquia


Aún subimos algo más


Y la llegamos a lo alto de la cresta


Contemplando El Picu Paradiel.la ya casi a nuestro alcance, aunque aún se vislumbra una importante cuesta arriba


La Paradiel.la nos atrae como un imán pues hacia allá subirá el Camino...


El Camino vuelve a crestear por un trecho llano aunque ya de divisan próximas las siguientes ascensiones


Y también vuelve a ser frontera entre Valdés (izquierda) y Cudillero/Cuideiru (derecha)


Atrás va quedando El Picu Cabornín con sus 532 metros de altura


Bosques y sotobosques, campos que caen hacia el valle


Estudiamos el itinerario como si fuese un mapa


Antes de lo que es propiamente la cima del Picu Paradiel.la hay otros dos importantes hitos montañeros, primeramente el Alto las Cogruzas (577 mts.) allí en primer término, hacia donde sube una pista al lado de una línea de pinos en la cresta del alto: por allí iremos nosotros, pues el camino de abajo, llano y por la ladera norte, va a las brañas de Resillinas


Despues del Alto las Cogruzas se reconoce perfectamente la pista que sube directa hacia la cumbre de Paradiel.la o Picu las Palancas. Esta pista sube desde el Alto del Boláu o de Las Peñas del Bolado (634 mts.) donde nuestro Camino, en vez de subir a la cima, remarcada por esa alta antena con caseta, se dirige a la derecha por su ladera norte. Allí acabarán las subidas pero nos aguardan unas buenas bajadas


No es infrecuente la niebla, sobre todo en la cima. En ese caso extrememos las precauciones siguiendo las señales, los mojones xacobeos, y si vamos en grupo no nos separemos unos de otros. Veamos ahora aquí de cerca el Camino de las Palancas, que sube por el canto del Alto las Cogruzas arriba y abajo la pista a las brañas


Después de unos años de bastante abandono se ha repuesto la necesaria señalización del trayecto


Subimos un poco hacia aquel cueto. La zona es conocida en mapas topográficos como "Obtar de las Mujeres", extraño nombre obtar pues no parece propio de la lingüística local de la zona a no ser por algún error de trascripción. Popularmente y en realidad es El Tarambicu


Atrás queda El Picu Cabornín con los pinares de la subida


Seguimos en el canto o cresta del collado


Al norte el mar


Allí está El Picu la Sieche con sus 441 metros de altitud y a su izquierda el de Busmarzu con 436. Abajo vemos la braña de Gallinero o Gal.lineiru (Gallinero de Arcallana en algunos mapas). Más cerca vemos unas cabañas en el collado que tenemos enfrente, es Risillinas


Muchas cabañas han sido abandonadas a causa del éxodo rural de tiempos pasados. Abajo hay una verdadera "sima" de prados y bosques que caen al estrecho y profundo valle del Regueiru'l Cabanón


El Regueiru'l Cabanón, junto con el del Nalgón y el de Busmarzo, forman al unirse antes de desembocar en el Mar Cantábrico el río Ricabu, que desemboca en la playa de este nombre y hace de frontera en la costa entre Valdés y Cudillero/Cuideiru, concejo al que pertenece el pueblo de Ballota, que empezamos a ver desde aquí y, al lado, el Viaducto Dionisio Fierros, formidable obra de ingeniería de la Autovía del Cantábrico que lleva el nombre de este pintor aquí nacido en 1827


A la izquierda de Ballota hay un cruce, es el enlace de la autovía con la N-632, que se dirige a la izquierda y por la que el Camino de las Ballotas deja el pueblo para desviarse de ella entre los árboles hacia La Playa Ricabu. En la foto se ve la N-632 bajando para pasar debajo del viaducto y a su izquierda, arriba, el Camino de las Palancas bajando a la playa


Estamos en el collado de El Pocín, viendo nuevamente la subida al Alto las Cogruzas y El Picu Paradiel.la


Iniciamos un ligero descenso


Y allí hay una encrucijada: El Pozón


Nosotros tomaremos el camino de en medio, el que sube entre los pinos


Este es el cruce: el camino de la derecha está cerrado por una portilla y no hemos de seguirlo. El de la izquierda va a la braña de Argumosín. Nosotros como decimos vamos por el de en medio, el que asciende entre pinares


Como siempre decimos, estemos atentos a flechas y señales


Los hitos del Camino


Y por allí subimos...


El Picu Cabornín, El Picu Esqueirubiu y el Alto San Roque, bajada a Ballota, por donde el Camino de las Ballotas bajar a Rucabu y, entrando en el concejo de Valdés, llegará a Tablizu y Ribón


Por nuestra parte el Camino de las Palancas sigue siendo la raya de ambos concejos


Volvemos a encontrarnos las balizas del gasoducto


Comienza una importante serie de duros repechos


El Picu Paradiel.la con su antena y caseta


Formidable ascenso directo al Alto las Cogruzas


Rampa arriba por la empinada senda


Vista atrás del collado del Pocín, El tarambicu y El Picu Cabornín


Implacable cuesta


A nuestra derecha El Picu Cabornín (532 mts.), que acabamos de dejar atrás, con su "hermano" El Picu L'Arquera o Esqueirubiu (477 mts.), zona de enterramientos megalíticos al lado del Alto de San Roque, por donde baja la carretera a Ballota (a la izquierda)


En el Alto de San Roque, por donde baja la carretera a Ballota


Y la capilla de San Roque, con su campo de romerías y hórreo, ante el mar y la montaña


A la izquierda de Ballota vemos unas casas, que pertenecen a Tablizu, concejo de Valdés


La Casa Baxu y La Caretería, por donde sube de La Playa Ricabu, viniendo de Ballota, el Camino de las Ballotas
 

Mucha atención pues aquí también se ha recuperado el trazado del Camino original, que se desvía de la pista del gasoducto a la izquierda


Adentrándonos en el pinar y dejando a nuestra derecha el Alto las Coguruzas o Cogruzas


 El sendero también sube, pero más suavemente y a la sombra, no llegando a la misma cima del alto sino flaqueándolo por su ladera sur


 De todas maneras la ascensión es continuada y tiene mérito


Al oeste El Picu Sangüeñu o Sangüñidal (643 mts.)


Estamos sobre Las Pasadas y braña de Argumosín


Contemplamos una espectacular línea de cumbres al sur, sobre el valle de Arcallana: El Picu'l Cul.láu, Las Penas del Obispu, La Sierra los Baos, Las Penas de Rumiegu, El L.lanu la Muela, El Picu Aguichón, El Picu Trescuetu...


Seguimos por la ladera sur del Alto las Cogruzas, extasiándonos con las vistas de las montañas de Valdés


Bordeando la falda del alto volvemos a ver El Picu Paradiel.la con El Penón (612 mts.) y La Pena'l Gallu (645 mts.) a su izquierda


Pinares en la falda este del pico


Volvemos a ver también la pista del gasoducto, que sube a El Boláu o Las Penas del Bolado


Abajo Las Pasadas y enfrente Brañabona (543 mts.), Pena Sombreiru (529 mts.) y El Picu Capiel.la (513 mts), sobre el frondoso valle del  Regueiru Argumosín


Y salimos a la pista


Ante Las Penas del Bolado


Pero atención, tal y como sucedió antes, no subimos a la cima del alto de forma directa, el Camino se desvía de la pista a la izquierda y lo flanquea por la ladera sur


 Concha indicadora


Piedras de los peregrinos


Viene ahora,para culminar, un recuesto importante


Destaca en medio del monte, abajo, una verde pradera


Argumosín


Nosotros seguimo subiendo, con la antena del Picu Paradiel.la asomando entre los pinares


Por suerte allá arriba no subiremos


Paisajes montesinos


Al fondo, las montañas que caen hacia el valle del río Esva, por la parte de Brieves y Muñás


Acercándonos a los pinares...


La subida se empina


En el pinar...

Ante el pico...


Un último esfuerzo


 Y salimos una vez más a la pista, que cruzaremos al otro lado, hacia el mojón caminero y aquella portilla, pues el Camino sigue al otro lado


Aquí cesan las subidas


El Picu Paradiel.la ante nosotros


Pero no subimos a él, cruzamos la pista y abrimos la portilla


Y luego la cerramos a nuestras espaldas. No está puesta para que no pasemos nosotros, sino para que no lo haga el ganado


El topónimo del pico hace referencia a "pequeña y buena parada", tanto para los ganados de estos pastos altos como sin duda de las personas, que ahora acometerían el camino de bajada, sendero bien marcado en su "caja milenaria", campera de hierbas y piedras, pero con deficiente señalización a lo largo de un buen trecho, un par de postes y alguna flecha amarilla ya muy tenue pintada en las rocas
 

El paraje es pelado y agreste, a expensas de los vientos, situado a unos 700 metros de altura apenas a dos kilómetros del mar en línea recta


Abajo la rasa marina. Entramos definitivamente en el concejo de Valdés, después de bastantes kilómetros andando a lo largo de la frontera por el canto de La Sierra las Palancas



Allí está Cadavedo/Cadavéu, pueblo atravesado por el Camino de La Ballotas y donde hay albergues, el público, el Albergue de Cadavedo y la Casa de Peregrinos de Covi y Peter, así como camping y otros alojamientos, algunos especializados en peregrinos. Cadavedo/Cadavéu es cabeza de la parroquia valdesana de este nombre, a la que también pertenece la aldea de Villademoros o Vil.lamouros, justo al este, donde se unen este Camino de Las Palancas con el de las Ballotas. Al fondo vemos unas peñas en el mar, islas diminutas de roca, Las Chugaronas


Caminamos ahora por la ladera norte del Picu Paradiel.la, mirando al mar


El Camino, absolutamente senda de alta montaña, es sumamente pedregoso. con vegetación de monte bajo, cotolla y espinera


Al fondo El Picu la Braña, de 566 metros de altura, en las estribaciones conocidas como Sierra de Gamonéu


Muy atentos a las flechas amarillas pintadas en las piedras del Camino


A la derecha de Cadavedo/cadavéu, en la montaña, unas casas, la Braña de Busmarzu


El Picu Busmarzu


Durante unos metros el itinerario es bastante llano, en la falda norte del Picu Paradiel.la


Viejas balizas camineras


Después de tanto subir, esta senda es una bendición


Nos dirigimos a aquel llano verde a la derecha, El Campu l' Arguma, ante El Picu las L.liebres (672 mts.)


Otra baliza para la nieve...


Ladera abajo Busmarzu y Gal.lineiru, Picu Busmarzu y La Sieche, sobre los surcos de los regueiros Buzmaru y Nalgón...


Tierra de brañas


Avanzamos hacia el pastizal...


Ahora, más allá de Gal.lineiru volvemos a ver Ballota


Ballota con sus barrios, Caleariba, Caleabaxo, Santa Marina, El Campu, L'Espín... y también el Viaducto Pintor Dionisio Fierros


Sendero de piedras hacia El Campu l'Arguma


Al ir contorneando la montaña se ofrecen nuevas vistas del paisaje costero


Más allá de Ballota Santa Marina



Santa Marina, La Isla Cogolla y La Isla Percebera: allá atrás está El Gavieiru o Playa del Silencio.


Al fondo Cabo Vidío con Valdredo/Valdréu y Albuerne


Un buen momento para el descanso...


Disfrutando de tan excelentes vistas


Llegando a la llana y verde del Campu l'Arguma


Atrás hemos dejado El Picu Paradiel.la


Caminamos por el verde...


Y pasamos otra portilla que también cerraremos a nuestro paso


Teniendo delante El Picu las L.liebres seguimos camino


Ahora a la derecha. Allí empatamos con la pista que baja de la antena del Picu Paradiel.la, la cual seguimos unos metros


Hacia aquel collado


Subimos a él


La senda llanea ante el picacho...


Bsumarzu y Cadavéu






La Punta'l Cuernu, que guarda La Playa la Ribeirona. A la derecha Ribón, por donde sale a la carretera general el Camino de las Ballotas. A la izquierda La Garita


El Campu la Garita, solar de sonada fiesta y romería


Y capilla de la Virgen de Riégala, La Regalina, que tanto promovió en gran Fernán Coronas, el Padre Galo, sacerdote y escritor en castellano y en el asturiano local, la faliel.la...


Murias de piedras que delimitaban antiguos pastos, ahora campos de matojos. Más allá Mosqueiros, La Punta Percebeiros, Santa Ana, La Osa... costa valdesana hacia Cabo Busto, otro gran promontorio del Cantábrico


El Camino y El Picu Las L.liebres


Pero tampoco subimos a este pico, sino que nos desviamos a la derecha


Un estrecho sendero entre los tojos y las hierbas que nos ofrece más vistas costeras de Buzmarzu y Cadavéu


Y Ribón


Ribón y La Punta'l Cuernu


Al este Ballota, Santa Marina y Cabo Vidío


Santa Marina


Cabo Vidío


Monolito de piedras. A falta de otras señales bienvenido sea


Flechas pintadas en la roca


Viejo empedrado


Senda bien trillada


Más flechas


Empezamos ahora la gran bajada que nos aguarda hacia el valle, primero poco a poco


La magia de la montaña asturiana


Siempre en la ladera, el fantástico pero duro periplo por el Camino de las Palancas


El Camino es estrecho, el corrimiento de tierras en la falda lo ha ido convirtiendo con el paso del tiempo en un estrecho sendero en este tramo


Más hitos de piedra puestos por peregrinos y montañeros


Morrillos sueltos. Se forman de los rayos cuando caen en la roca madre de la montaña


Flecha pintada


Vista atrás del Picu Paradiel.la


Vista al este


Sendero casi a veces imperceptible


Cual camino de cabras


El paraje, eso sí, es tremendamente impresionante


Mar y montaña. El Picu la Braña (566 mts.)


La Braña


Busmarzu, braña y valle. Nos percatamos que aún nos espera una muy importante bajada antes de llegar a Cadavedo/Cadavéu, donde enlazaremos con el Camino de las Ballotas


Ribón, el viaducto de la autovía y la carretera N-632, que en este tramo, ahora con escaso tráfico, es empleado por los peregrinos para llegar a Cadavedo/Cadavéu, realizando una gran curva sobre el valle del río Ribón, Las Foces. Vemos la carretera bajando al pie del viaducto y luego asomando nuevamente en los campos de la izquierda de la foto


Nos acercamos al Picu la Braña


Con más paisajes de las brañas de Busmarzu


Brañas vaqueiras


El Picu la Braña


Aquí el Camino realiza una larga curva a la derecha


Ganado en la braña


Curva que forma un ángulo recto...


Abajo Ribón. A la izquierda La Punta'l Cuernu.


Busmarzu.


Azul y verde


En la curva que forma un verdadero ángulo recto bajo El Picu la Braña


Aquí, vamos a caminar cerca de las citadas cabañas.


El Camino de las Ballotas pasa por los prados de abajo a la derecha de la foto, junto al mar


Sigue la preciosa senda


Valle del Regueiru Busmarzu


Muria de piedras de la braña


El Camino va en paralelo a ellas


A partir de aquí, la bajada, que ya se tornaba larga, va a hacerse aún más acusada


La larga muria se extiende hasta El Picu la Bobia (494 mts.)


Costa de Valdés. San Cristóbal, Quintana y Queirúas


Estamos en La Carrilona


Buena bajada


Sigamos las flechas...


Rumbo oeste...


Paisajes de Cabo Busto, otro extenso cabo cantábrico de la rasa costera


Paisajes del Cabo Busto y de los pueblos de la rasa costera valdesana: San Cristóbal, Queirúas (por donde pasará el Camino) y Busto


Seguimos las flechas amarillas pintadas en las piedras


Cándano Blanco, bajando hacia El Picu la Bobia


Nos acercamos a los pinares


Sigue la bajada


Y ya vamos directos al Picu La Bobia


El sendero inicia una largar recta en continuada bajada


Pero no llegamos a subir al pico sino que, en este rellano, nos deviaremos a la izquierda


Atentos a ese mojón


Que nos lleva al pinar


Atentos al siguiente mojón, que nos indica ir bajando nuevamente, a la derecha


Al oeste El Campu San Xuan (516 mts.)


Y ya vemos el valle hacia el que nos dirigimos: San Playu Tehona o San Pelayo


La cuesta abajo se incrementa


Es la zona de El Zarrón


Encima del valle del Regueiru San Playu vemos La Sierra Ranón con el Monte L.lamas (351 mts.). El Camino proseguirá por allá abajo por las casas del medio, barrio de La Col.lada, para cruzar la carretera de Trevías y luego ir por el bosque a la derecha, cerca de la citada carretera que vemos desde aquí, hacia Villademoros o Vil.lamouros, enlazando con el Camino de las Ballotas, un par de klómetros más al norte


Buena caja caminera


En esta bifurcación seguimos el camino principal, el de la izquierda, el que baja


Está bien señalizado


Pinos y helechos


En la umbría...


El valle verde... detrás hay otro valle, más grande aún, el Valle del Esva, del que hablaremos en su momento, bajo La Sierra Concil.leiros, con El Picu Ciervu (507 mts.) en lo alto. A su izquierda El Picu Pumar (527 mts.) y a su derecha La Gubia (418 mts.)


Tramo pedregoso


El descenso es continuado


Curva a la izquierda


Bajada en zig-zag perdiendo altura rápidamente. por los montes de Las Estazadas Nuevas


Concha y flecha amarilla


Entre los pinos divisamos la Autovía del Cantábrico y Cadavedo/Cadavéu. Más allá es Villademoros/ Vil.lamouros, Quintana y San Cristóbal


Esta referencia visual es muy importante, justo encima de la línea de casas de abajo, el barrio de Rapa, vemos junto a las vías la estación ferroviaria, actual apeadero. Justo a su derecha está la nave e instalaciones de la serrería allí existente y, justo encima también el albergue público de peregrinos. El Camino de las Ballotas cruza Cadavedo/Cadavéu por La Granda (derecha de la foto), llega a la N-632 y pasa por el puente sobre el ferrocarril, desviándose luego por los prados hacia las casas de arriba a la izquierda, entrando en Villademoros/Vil.lamouros. Justo a la izquierda de las últimas casas se une a él este Camino de Las Palancas


El descenso se prolonga


Bajada bajo El Campu San Xuan y Monte los Piqueros


Otra pronunciada curva rampa abajo





Hitos y helechos


 Bifurcación: seguimos bajando a la izquierda


Otro mojón xacobeo


Inmersos en el bosque

Por fin se adivina el final de la gran bajada


El El Campu Rudil.lera vamos a la izquierda


Ya caminamos en llano... o casi


Es una bajada mucho más suave


El valle de San Playu. San Pelayo Tehona


Paisaje idílico y de ensueño


A nuestra izquierda, en aquella ladera boscosa, unas casas



Casas de Cándano, Candano Blanco, en Silvamayor


Avanzamos.


Bajamos un poquito más


Y salimos a esta carretera local, ante el Monte L.lamas



Iremos por ella directos hacia el pueblo


Pisamos ya el asfalto


Se sigue bajando, pero más levemente aún por El Chano Samplayo


Pasamos junto a un depósito de agua con concha xacobea indicadora



Otro poco de ligerísima bajada


Árboles y campiña


Pastos de ganado vacuno y atrás el pueblo de San Playu Tehona con sus barrios: El Cutellón, Norte, La Ermita...


Hacia allí nos dirigimos



Atrás ha quedado la serranía. Es ahora cuando reparamos en la imponente bajada que acabamos de realizar desde El Picu Paradiel.la hasta aquí, bajando por aquellos bosques


Adelante está el valle


San Playu de Tehona, con su casas de tejados de pizarra y su capilla de San Pelayo y Santa Rita


La Sierra Gamonéu y montes de Silvamayor al fondo al sur


Las vacas se nos quedan mirando


Según nos acercamos al pueblo


Vacas y pastos alrededor del pueblo


San Playu y más al sur Vil.lanueva y Cortina, en el valle del Esva, del que El Regueiru San Playu es afluente. Al fondo El Picu La Uz, de 165 metros y más allá las sierras interiores de este concejo de Valdés: L.lamiel.la, Adrado, Silvallana, La Cogocha, Forcallao


El Cutel.lón


Al fondo La Calea


Nuevas vistas de las brañas de la sierra


Cándano Blanco

La Caliquina


La Pena y La Parada


En este cruce seguimos de frente


Con La Calea al fondo


Bajamos por el barrio de Norte, al norte de San Playu de Tehona


Pasamos junto a las primeras casas


Y llegamos a El Zarrín


Rosales y al fondo un grupo de casas


El Cutayón


Al Cutayón iremos nosotros, desviándonos aquí a la derecha


La senda es un manto de verde hierba...


Las señales del Camino nos encaminan por tan bello trayecto


Dejamos el asfalto


Ciclista bicigrino que baja de Las Palancas


A la izquierda queda el centro de San Playu


Y entramos en El Cutayón


Pasamos junto a esta casa


Y pasamos a esta hermosa corrada o espacio delantero de la vivienda


A partir de aquí predominarán los tejados de pizarra, la gran veta pizarrosa que se extiende por el occidente de Asturias y el oriente de Galicia marca su impronta en la arquitectura de la zona


Pasamos bajo la panerona





Dejamos atrás El Cutayón



Y empezamos a bajar


Mientras vamos observando el entorno


Bajo El Monte L.lamas La Col.lada, por donde sigue el Camino


Salimos a la carretera local


Y vamos hacia las casas




Pasando al lado


Más vaquerías y al sur San Playu


San Playu de Tehona...


A la derecha a un par de kilómetros Cadavedo/Cadavéu


Asoma un poco entre los árboles el viaducto de la autovía. Un poco a la izquierda la iglesia y al fondo el mar


Hermosa quinta dedicada al turismo rural


Llegamos a la carretera AS-268, la carretera Trevías: aquí hay un dilema, si deseamos ir a Cadavedo/Cadavéu lo más rápido sería ir a la derecha y andar esos dos kilómetros por el asfalto hasta la rotonda de entrada y de allí ir al barrio La Paz para enlazar con el Camino de las Palancas en el medio del pueblo. Es lo que suele hacerse si queremos llegar pronto a los albergues u hospedajes


Pero si queremos seguir el Camino oficialmente señalizado hemos de cruzar la carretera hacia el cruce del fondo


Hacia allí cruzamos


Y luego subimos a la derecha


Hacia lo alto de La Collada


Pasamos junto a esta casa y al fondo nos desviamos a la derecha


He aquí el desvío


Otro camino de intenso verdor


Praderías de caballos


Y así salimos de San Playu


Allí en medio La Ermita, arriba las brañas de Pie la Braña y El Chanetín


Ermita de San Pelayo


Cierres de fincas


Nos metemos en el bosque


Bifurcación y a la derecha, camino del mar


Camino del bosque...


Sendero de exuberante vegetación


Hojarasca...


Musgos


Y helechos


Viaducto sobre el valle del río Frieras, que desemboca en el mar, en La Ribeirona


Buena caja caminera


Este sector estuvo impracticable y cerrado de monte durante años. Ha vuelto a ser abierto y recuperado


Agua de manantiales que afloran bajo el Monte La Cogol.la


Los hitos xacobeos indican que vamos por el trayecto correcto


Aunque de momento la ruta no tiene pérdida


Otro mojón con concha


La senda se ensancha


Atención a este cruce, en el que nos desviaremos a la izquierda


A la derecha saldríamos a la carretera y entraremos en Cadavedo/Cadavéu por Rapa. A la izquierda sigue el camino oficial hacia Villademoros/Vil.lamouros, que es el que tomamos


Otra natural y agreste senda


Pasamos al lado de una cabaña en ruinas


La belleza de la naturaleza...


Más caja caminera


Eucaliptos, pinos y arbustos


Vemos cerca ya la Autovía del Cantábrico (A-8)


Pasamos junto a una finca


Estamos en Villademoros/Vil.lamouros cuando llegamos a esta pista asfaltada en la que hemos de ir a la izquierda


Así nos lo dice el mojón


Piedras pintadas


A la derecha finca y casa


Curva bajo el pinar


Subimos unos metros y en esa encrucijada nos encaminamos a la derecha


Al puente sobre la autovía


A nuestra derecha vemos Cadavedo/Cadavéu


La tradición hospitalaria del pueblo viene de atrás. Aquí hubo un hospital de peregrinos documentado en 1646 pero existente desde mucho antes, fundación dedicada al "recogimiento de pobres pasajeros y curar a otros enfermos", al igual que el antaño afamado mesón de Lucía García


En medio vemos la iglesia parroquial de Santa María de la Riegla, hecha un poco alejada del solar de otra anterior, algo más al norte, junto al camposanto


Nosotros pasamos al centro del pueblo de Villademoros/Vil.lamouros


Por el barrio de La Vil.la Riba


Aquí vamos bajando


Pasando entre fincas y casas


Al fondo La Vil.la Baxu


Aquí los peregrinos reconocerán en la lejanía La Torre Vieya, glosada por leyendas, cronistas y poetas, bien alta y visible en la distancia por su porte pétreo que se recorta sobre los campos circundantes de la rasa marina. Su traza actual corresponde al siglo XV, cuando pertenecía a los Peláez de Villademoros, señores de la tierra, quienes ejercían desde aquí su dominio sobre el territorio.



 De todas maneras, La Torre Vieya podría tener un origen más antiguo y estar hecha sobre otra anterior que sería baluarte de vigilancia costera contra ataques vikingos, relativamente frecuentes en la zona y de los que han llegado a nosotros varias tradiciones legendarias. En concreto algunos textos afirman que esta torre, o más bien su antecesora, fue destruida por ellos. Se cuenta además tuvo puente levadizo y fosos. El gran escritor Fernán Coronas, El Padre Galo, le dedicó estos versos

"Subre'l cielu clariosu/ firme negreya/ cargada de memorias/ La Torre Vieya. /Dica'l sou picu subu/ sin escalada/ ya vei esqueicidas cousas/ la mía mirada. /Ve lus reis que d'Asturias/ fuertes salienun/ ya nueva España Llibre/ facer soupienun. /Ve las naus que beliaban/ pul mar de ocasu/ p'afayar d'Outrus mundus/ gloriosu pasu. /Ve que inda güei clareyan/ estus caminus/ que han llevar ande llaman/ grandes destinus... /Puen el sol puestu nun nimbu/ de vivos ouros/ la enyedrada torre/ de Villamouros"


En esta encrucijada seguimos cuesta abajo



Al fondo vemos la carretera general


Pasamos alguna casa más


Y seguimos hacia la carretera


Justo al llegar a la N-632 un mojón nos advierte de ir a la izquierda


Y un cartel nos encamina a cruzar la calzada hacia el otro lado, a Casa Tomás, donde enlazaremos con el Camino de Las Ballotas


Muchísima precaución al pasar la N-632


Y de la casa a la izquierda


Aquí, frente a este caserón, en esta explanada, nos unimos con el camino que viene de Las Ballotas


Unos pocos metros más allá tomaremos la pista de la derecha, la cual se dirige a Quintana, San Cristóbal y Queirúas, en ruta a la capital valdesana, Luarca/L.luarca