Eres el Peregrino Número

domingo, 28 de junio de 2015

PIÑERA, BAJO SANTANA DE MONTARÉS Y EN RUTA A LA CONCHA ARTEDO Y EL VALLE DE LA BARCA: LAS HISTORIAS DEL SUBMARINO ALEMÁN Y LA CAPILLA DE LA CHINA. CUDILLERO/CUIDEIRU (ASTURIAS)

La Concha Artedo
Paisaje de Piñera
En términos del concejo asturiano de Cudillero/Cuideiru, en la parroquia de Piñera, el Camino es bastante llano cuando, dejando atrás El Pitu y muy cerca, apenas un kilómetro al sur de la capital municipal, recorremos estas verdes praderías ante el Alto de Santana de Montarés, El Picu Santana


El trayecto es llano y está bien señalizado


Pasamos junto a unas ruinas


Y luego unas casas


Las flechas nos indican ir hacia aquella quintana


Y por allí vamos nosotros


Viendo siempre en todo momento El Picu Santana


Allí en las laderas de Santa de Montarés se extienden algunas aldeas de la vecina parroquia de San Xuan de Piñera (esta por la que andamos es Piñera, a secas,  y en lo eclesiástico Santa María de Piñera)


El Mantu, Las Casas de Santana, Outeiru, Arroxas...


Una vieja panera y casas...


Pasamos delante de ellas


Desde la subidoria de la panera vemos el centro de la parroquia, con la iglesia de Santa María, templo parroquial, medio tapado por casas y árboles, reedificado en el siglo XVII sobre uno anterior que formó parte de un pequeño monasterio medieval. Allí se venera al Cristo de Piñera, encontrado al decir de la tradición por unos pescadores pixuetos (apodo de los marineros de la villa de Cudillero/Cuideiru) en un sarreo o cala en la cercana Playa la Conchiquina y del que se dice que, allí donde tenía la mano derecha, brotó agua, naciendo La Fonti'l Cristu. Independientemente de la realidad histórica lo cierto es que no fue del todo extraño encontrar figuras religiosas, flotando o encallando, en redes de pescadores o incluso en la costa, en tiempos de las reformas anglicanas en Inglaterra, pues los iconos, por oposición al catolicismo, eran quemados o arrojados al mar, llegando algunos muy lejos. Los pescadores le tuvieron de siempre gran veneración, ofreciéndole votos, rogativas y promesas, principalmente en la fiesta del segundo domingo de agosto, cuando acudían allí andando con sus familias, muchas veces descalzos y con los remos al hombro. Luego se hacía solemne procesión en la que los marineros portaban al Cristo tal y como lo encontraron, de pie. La iglesia de Santa María de Piñera fue parroquial de la villa de Cudillero/Cuideiru durante casi tres siglos


Atrás quedó El Pitu


Y adelante el Camino pierde el asfalfo


E inicia una bajada


Flechas amarillas..


El Camino sigue bajando


La senda se estrecha un poco


Camino de San Xuan de Piñera.


Bajada al río Piñera.


Se forman verdaderos túneles vegetales.


Luego viene un paraje más abierto, donde divisamos al fondo el viaducto de la Autovía del Cantábrico.


Y seguimos bajando.


Volvemos a la fresca umbría.


La enramada y el tupido manto de hojas nos cubren y guardan del sol castigador.


Cuando llueve también nos libran en buena medida del aguacero.


Paraje semiselvático


Llegamos al puente sobre el río Piñera


Al pasar al otro lado será cuando nos fijemos en él un poco mejor


Viejísimo puente de un arco


Luego toca subir.


No muy lejos se ve el final de la cuesta.


Murias.


Acabamos la subida en esta senda asfaltada, donde iremos a la derecha, viendo al fondo las casas de Veiga, también en esta parroquia de Piñera


Sigamos el mojón



Y nos dirigimos un importante hito caminero, las casas de El Ventorrillo.


El Ventorrillo, donde hubo antaño venta caminera, proxima a otra, La Venta del Gallo


En El Ventorillo el Camino pasa entre las dos casas, a la izquierda


Y bajamos entre los paredones de estas fincas.


Corta bajada en La Vallina


Dejamos así El Ventorrillo


Enseguida llegamos a lo llano.


Aquí cruzamos El Regueiru San Roque.


Y pasamos de la parroquia de Piñera a la de San Xuan de Piñera, llegando a este cruce en el que subimos de frente, a la izquierda


Esta "montaña rusa" de subida y bajada es un pequeño anticipo de lo que tendremos más adelante, desde la Concha de Artedo a Las Luiñas y Las Ballotas, al oeste del concejo de Cudillero/Cuideiru


Atrás vemos La Formiga, en las inmediaciones del camping, acceso desde El Pitu a la villa de Cudillero/Cuideiru




Belandres. Nosotros si desde aquí quisiésemos ir a la cercana capital del concejo nos dirigiríamos a la costa


En este cruce seguimos de frente por el camino del medio, que sube ligeramente hacia el puente del ferrocarril, no muy lejos del apeadero


Poblado y puente ferroviario ante el cada vez más cercano Monte de Santana de Montarés


Pasamos bajo el puente


Bajo El Campu Santana.


El Campu Santana, en lo alto del monte de Santana de Montarés, con su blanca ermita que destaca en la cima, paraje de enorme devoción romera, multitudinaria fiesta el 26 de Julio, cuando miles de romeros suben a su cima


Pasamos al pie de esta quinta...


El Peñéu


Antes de llegar a la iglesia de San Xuan de Piñera nos desviamos a la derecha


El Camino sigue


Bien indicado...


En el cruce iremos a la izquierda


Aquí empezamos a subir poco a poco


Antiguas casas de labranza


Viviendas unifamiliares con su parcela


En el cruce subimos a la derecha


Hitos del Camino


Pastizal de vaca roxa.


Nos acercamos a la carretera.


Aquí el paisaje es bastante llano.


Praderías, granjas, chalets, quintanas y alguna casería componen el paisaje inmediato ante nuestros ojos, abundando relativamente carteles y anuncios de alojamientos para peregrinos


 Otro cruce y ramal a la derecha


Subimos unos metros más


Pasamos al lado de estos apartamentos


Y llegaremos a un cruce


Del cruce a la derecha


A nuestra izquierda está la carretera N-632


A la derecha una casería


Atención en este cruce: nos desviamos a la izquierda


Así cruzaremos con ojo la carretera nacional N-632 y por otra pequeña ascensión en estrecha pista asfaltada, subiremos a unas casas netamente rurales, con hórreos y camperas: El Mantu


Subida a El Mantu.


Senda florida


Pasamos junto a las primeras casas


Vista hacia el mar


A la derecha los acantilados del Playón de Bayas, en medio La Isla la Deva y en el horizonte El Cabu Peñes


En medio del mar, la Isla la Deva, al fondo la boca de la Ría de Avilés, con la península de Nieva y la costa de Gozón, la Rasa de Peñes, con sus altos acantilados


La Deva...


El Tolombréu de Riba, barrio en lo alto de la villa pixueta, y muy en la distancia los bloques de casas de La Telaya, conocidos popularmente como California.


La Telaya, California


La Deva y El Cabu Peñes

 Y a la izquierda de Peñes otra isla, La Erbosa. Más acá las casas de La Campa


De la lejanía a lo inmediato: bifurcación, vamos a la derecha



Nos encaminamos hacia el siguiente grupo de casas


Abajo la carretera


Y más allá Villamar o Villademar


Pueblo de gran relevancia turística en las cercanías de la capital del concejo


 Villamar y el mar


Aquí el Camino, ahora llano.


Seguimos avanzando


Hacemos ruta...


Hórreo y casas


Al fondo, una encrucijada


Tomamos el camino de la izquierda


 Salimos esta carretera y seguimos de frente a la izquierda


Empezamos a subir en El Zarrucu


Fuente y mojón


Subiendo entre las fincas de El Zarrucu


Cruce de caminos: a la derecha


De antiguo se describe la existencia de una fundación hospitalaria aquí, justo bajo las alturas de Santana de Montarés, el Hospital de Santantón, algo más arriba, en La Candalina, subiendo al santuario. No en vano Bances Valdés nos deja testimonio que entre Pravia y Cudillero "había hospitales, a poca distancia, para los peregrinos que pasaban a Santiago".


Panera y casa...


Portón, hórreo y palmera


El Camino sigue subiendo, del cruce a la izquierda


Otra hermosa vista de Villamar...


El trayecto antiguo ha quedado cortado por la Autovía del Cantábrico. Hemos de ir pues a la derecha, paralelos a la A-8


Al fondo Las Dueñas, donde existe un monumento natural: la Turbera las Dueñas
 

Ahora andamos por una pista bajo la Autovía del Cantábrico pero, sin subir al Campu Santana, caminamos en paralelo a esta moderna vía de comunicación que, al igual que en su momento la N-632 y el ferrocarril, han transformado un tanto el trazado original del Camino


Un poco más de subida...


Laderas de Montarés...


Bifurcación: seguimos al fondo, a la derecha


Dirección oeste...


Subimos aún un poco más, con el arroyo de Santana a nuestros pies


Vista atrás para recuperar resuello y contemplar el paisaje


Nueva vista de la parroquia de Piñera, La Telaya, California y toda la costa hasta Cabu Peñes


La Telaya y La Deva


El camino es ahora llano y de firme asfaltado, en la eucaliptal


Seguimos la sinuosidad de la falda de la montaña


Las flechas y mojones confirman nuestro correcto itinerario


Pista muy ancha pero prácticamente sin tráfico


Empezamos a bajar


Nos dirigimos nuevamente hacia la A-8


Curva a la izquierda


Vamos en paralelo a la autovía


Paisaje de tojos, monte bajo, matorrales y algún pino


Volvemos a pasar bajo la Autovía del Cantábrico


En Las Dueñas


Explanada y casas


Las Dueñas, donde existe memoria de La Carrilona, diligencia que realizaba aquí su parada y cambio de caballos


Subimos un par de metros hasta la siguiente encrucijada


Y vamos por el camino de la derecha


Camino a la derecha que baja


A nuestra derecha en la carretera nave y restaurante


Vamos en descenso


 Nos dirigimos a las casas del fondo


En el cruce, seguimos de frente a la izquierda


Hacia las casas


 Seguimos las rodadas


Camino florido


Casa la Madreñera


Nueva bifurcación: vamoa a la izquierda


Yendo de esta fuente y lavadero del año 1948 hacia aquel portón, donde hallaremos otro cruce


Ahora vamos a la derecha



Seguimos al lado de esta tapia


Y bajamos a la derecha


Aquí iniciamos un fuerte descenso


Comenzamos la gran bajada al valle del río Uncín


Helechos y pinos. Al fondo muy a lo lejos divisamos el pueblo de Lamuño o Llamuñu.


Lamuño/Llamuñu y la gran bajada al valle del río Uncín y Concha de Artedo.


Gran bajada que nos aguarda


All fondo vemos El Ribete


El Ribete, por donde seguiremos, subiendo desde el valle, en ruta a Soto de Luiña/Soutu L.luiña


Pero no adelantemos acontecimientos, aún nos queda una buena bajada


Nuevas vistas de Lamuño/Llamuñu con sus barrios: La China, El Consuelo, El Trechoriu, La Calea, La Fontarica...


Ya vemos La Cocha Artedo, con su playa y pedreros, bajo los acantilados de El Campón y La Punta'l Rebeón.


A mediados del siglo XIX Pascual Madoz escribía en su Diccionario Geográfico: "...por su capacidad y fondo pudiera construirse uno de los mejores puertos de la Cantabria, pues es el único punto en que, en toda aquella costa, pueden anclar navíos de mayor porte..."  sin embargo el proyecto de hacer un puerto aquí quedó sobre el papel..



Llegamos a unas casas con buenas vistas sobre la concha


La Concha Artedo. Otro proyecto que quedó en el papel fue el de una central nuclear en los años 70 del siglo XX, el cual fue echado atrás dada la inmensa oposición popular


Pero sigue el largo descenso: en esta bifurcación a la izquierda


Durante unos metros el trayecto es bastante llano


Pero dando vista ya de nuevo al viaducto de la Autovía del Cantábrico vuelve el descenso entre los eucaliptos al tomar el sendero de la derecha en esta bifurcación


Vuelve la dura bajada, yendo ahora bajo el viaducto de la autovía.


Pasamos bajo el viaducto


Impresionantes pilares, sensación de inmensidad. Bajo este hay otro viaducto, en desuso, más antiguo


Dos viaductos, uno infrautilizado. La falta de previsión ha afectado seriamente la belleza de lo que era un valle casi inmaculado. Con uno hubiese sido suficiente. Al oeste La Sierra las Palancas, próxima referencia caminera


Más bajada. Estamos en un maravilloso mirador natural


La bellísima Concha de Artedo aante nuestros ojos


Curva a la derecha para perder rápidamente altura


Pilares del viaducto


Otra vez bajo la autovía


Y allí abajo puente bajo la carretera N-632


Hacia allí vamos


Nos metemos en el túnel


Y salimos al otro lado


Caminamos unos metros más



Y llegamos a la N-632a que baja a La Concha Artedo en El Rellayu, cruxando al otro lado


Nos dirigimos al hotel y restuaurante allí existente: Hotel Mariño


Reclamo a los peregrinos


El Rellayu, hemos entrado en la parroquia de San Martín de Luiña o Samartín de L.luiña


Concha de piedra en el suelo


Sidrería


Bajamos al lado de la vía del tren


El Camino nos ofrece esta espectacular panorámica según vamos bajando


La Concha Artedo está cerrada al oeste por La Cavona y El Cabu, La Punta Austera, donde un milenario castro astur sin excavar dominaba estos puertos naturales.  Oculta por El Cabu está El Rebeón, gran roca o peñasco donde se decía a los niños pixuetos que era de donde venían las niñas.


La playa es de unos 700 metros de larga, con muchos regodones y tramos de arena. Hay alguna marisma protegida y una senda entablada la recorre.


Otra posible leyenda, pues en su momento se realizaron exploraciones submarinas que no encontraron nada, es la extendida creencia que en las profundas auque serenas aguas de esta concha un submarino alemán fue hundido por su tripulación al ser arrinconado por el enemigo. Incluso de habla de esta como una ensenada donde se guardaban submarinos del Tercer Reich. No sabemos qué puede haber de cierto y real pues a lo largo de la costa cantábrica oiremos muchas historias parecidas e incluso más sorprendentes


En el siglo XI naufragó aquí un barco procedente de Filipinas, en el que viajaba el misionero Fernando de la Cantera, el cual pudo salvar su arcón con figuras de santos realizadas en marfil, figuras que pasaron a venerarse en la capilla que el religioso solicitó hacer en el vecino pueblo de Llamuñu o Lamuño en agradecimiento a su salvación. Entre las figuras destacaba una de Cristo en la Cruz y otra de la Virgen del Rosario que, por sus rasgos orientales, filipinos en realidad, fue llamada La China y su capilla, la de Nuestra Señora de la China.


Buena vista de la playa desde las fincas. El Camino pasará muy cerca de ella pero no por el mismo borde del mar. No obstante es recomendable, al menos en verano, realizar una visita y solazarse unos instantes con el rugir de las olas y con el entorno marino


Vista al sur del valle del río Uncín


Y la subida a El Ribete, por la que pronto pasaremos. Más allá es El Picu Mayor, La Sierra (199 mts.)


 El camino tiende a estrecharse a partir de aquí


Viviendas y apartamentos


Las casas del pueblo, con sus hórreos


Pasamos bajo La Torre de Artedo, edificio de apartamentos


 Aquí el Camino realiza una pronunciada curva a la izquierda (a la derecha, junto a la señal, hay bajada directa a la playa)


Luego de la curva nos dirigimos a las quintanas del lugar


Pasamos entre el hórreo y las casas


Más paisajes de tan hermosa concha...


Nuevas y maravillosas estampas


Dunas y marismas, espacio protegido


Campo y mar


Bajamos por pista hormigonada


Las antiguas escuelas


Y un hermoso caserón rural


A la izquierda el antiguo lavadero


Aquí se venía a lavar y aclarar la ropa antes de que se dispusiese de agua corriente en las casas


Muchas veces se ponía la ropa a secar en los campos de alrededor


Y junto al lavadero la fuente y el abrevadero


Del año 1958


Acogedora antoxana


Seguimos bajando...


Al sur los viaductos


En esta bifurcación vamos a la derecha


Último tramo de bajada. Al fondo en el medio de la foto se aprecia el aparcamiento de la playa, junto al que pasaremos


Cuidado con posibles resbalones si el suelo está mojado


Bajando al valle y concha llegaremos a La Madalena, acabando la cuesta en el ramal asfaltado que se dirige a la playa. Prados y bosques de ribera en la vega del río Uncín que aquí recibe las aguas del Ferreras. El panorama resulta un tanto trastocado, pese a su belleza natural, por dos altísimos viaductos, al que habría que sumar un tercero, más pequeño y antiguo, del ferrocarril, los cuales, aunque algo alejados de la concha, sobresalen encima de este gran valle.


El lugar debe su nombre a la capilla de la Magdalena, a cuyo lado abría sus puertas la venta de Casa Pepa, que en 1814 cobraba 16 reales por alojar a tres personas y dos caballos.Más allá arriba vemos nuevamente la subida a El Ribete


El largo descenso acaba en este cruce


Cruzamos y seguimos de frente (si queremos acercarnos a la playa podemos ir a la derecha)


Dejamos atrás la capilla


Y seguimos de frente


Apacible trecho llano


El Camino, como hemos dicho, pasa al lado del aparcamiento. Al otro lado de los árboles del fondo está la playa


Sigue la senda...


Monte de eucaliptos al fondo


Vamos dejando el aparcamiento


Y nos dirigimos a la umbría ribera


Puente sobre el río Uncín, al cruzarlo tomaríamos el camino de la izquierda


El río Uncín, que nace en las brañas vaqueiras del interior del concejo, arriba en las montañas.


Remanso de paz y sosiego


Paso del puente y, como hemos dicho, a la izquierda. A la derecha se va a la playa


Flechas y conchas del Camino


Vamos ahora paralelos al río


Pronto comienza la subida del camping a El Ribete


Bajo los viaductos vemos el camping Los Pradones (oculto entre los árboles) y el solar del antiguo Molín de La Veiga


Nos separamos de la orilla y empezamos a subir. Son las "montañas rusas" que nos aguardan de aquí a Luarca/L.luarca, capital del vecino concejo de Valdés, al menos si desde Soto de Luiña/Soutu L.luiña escogemos el Camino de Las Ballotas, el más empleado


La subida no es muy larga pero sí muy pronunciada


Antes de llegar a la primer casa podemos hacer un alto y, además de rebobrar aliento contemplar el paisaje, con el Monte Corollos y El Picu la Bidur (545 mts) al sur, más allá de los viaductos


Y atrás la bajada que hemos realizado de Las Dueñas al valle


El Rellayu y La Madalena


Seguimos subiedo. Fuerte ascenso que junto a esta quintana es de suelo hormigonado


Pasamos así junto a la primer casa de El Ribete


Luego otro hórreo


Sigue el repecho


Enseguida pasaremos bajo los viaductos una vez más, por su extremo derecho, que ya vemos desde aquí


Aún queda subir un poco más...


Más a lo lejos vemos ya bien el tercer viaducto del valle


El más antiguo, el del ferrocarril


Este valle es llamado el Valle la Barca pues se dice que antiguamente lo inundaba el mar. No en vano se han encontrado postes de amarre de embarcaciones


También hay vestigios de lo que debió ser un castro o castillo que defendía el desaparecido estuario


Ya nos aproximamos a las últimas casas de El Ribete


Pasamos Casa Clarita


Y saliendo a la carretera que va a Lamuño/Llamuñu nos dirigimos a la derecha


Subimos un poco por el asfalto hasta la siguiente casa


Y justo después nos desviamos de la carretera a la izquierda


Por aquí vamos


A pasar bajo los viaductos


No es extraño encontrarse algún animal...


Los viadcutos y El Picu Santana, Santana de Montarés, a nuestra izquierda


Bajamos un poco al pasar bajo ellos


Allí al sur el tercer viaducto, el del ferrocarril, y abajo la carretera N-632, con el pueblo de Artedo


Sobre Artedo ya vemos en su plenitudo El Picu Pascual y El Picu La Bidur, como hemos dicho de 545 metros de altura en su cima, prácticamente todo plantado de monocultuvo de eucaliptos


Abajo está el otro camping de Artedo, Yolimar


Al oeste, La Sierra los Vientos y sus parques eólicos


Nueva subida


Llegamos a lo alto


Otra pista abierta con motivo de las obras de la autovía, que pasa al lado en este tramo


Al fondo El Visu y El Picu Umayor


Ahora toca bajar


Pista ancha pero sufrida con el ruido del tráfico de la autovía y sus enlaces


Bajada y subida


Esta pista se habilitó como consecuencia de las obras de la Autovía del Cantábrico, que afectaron a los caminos de este tramo


Otra cuesta


En el cruce iremos a la derecha, por la pista principal


En ascenso


Bifurcación: vamos a la izquierda


La subida acaba aquí


A la sombra de los pinos


Apacible sendero


La paz del monte...


Eucaliptos


Nos internamos en el boscaje


Atentos a la oportuna señalización


Es un paraje solitario pero muy hermoso


Al fondo la senda realiza una curva a la izquierda


Por allí seguiremos


Haciendo camino...


Es el profundo surco del Abango, por donde discurre el arroyuelo de este nombre


Avanzamos en la umbría


Tramo recto


Curva a la derecha, con nuevas vistas del Valle la Barca


La carretera, Artedo y Montarés


Aquí vemos mejor el camping


Al sur El Forcao, bajo El Picu La Bidur. Por ahí va el río Uncín. Trabajaron en el valle varios molinos harineros


Vemos al fondo una hilera de árboles ornamentales


Estamos llegando a L'Acebedal, barrio del pueblo de Umayor o Mumayor, también de la parroquia de San Martín de Luiña/ Samartín de L.luiña


Pasamos bajo el hórreo


Y la primera casa


Atención a la flecha amarilla


Sublime paisaje


Arquitectura popular


Bajamos entre las casas


Atención a las conchas


 Al fondo la antigua escuela


El Camino sigue hacia ella


Y sigue en este encantador trayecto rural


El valle y las montañas


Labores agrarias


Vamos a las siguientes casas


Banco para sentarse


Seguimos hasta el cruce del fondo


Concha y flecha amarilla


En la esquina de este gran caserón. A partir de aquí veremos más viviendas tradicionales de este estilo, la casa cúbica


En el cruce vamos a la izquierda


La concha de la derecha nos lo advierte


Bello jardín


Subimos hasta la siguiente casa


Hermosas quintanas de Umayor: hórreo y panera


Pasamos junto a más casas


Y hórreos


Una concha "verdadera" señala aquí el camino a seguir


Abajo El Fontán y El Campu la Torre


Al oeste La Sierra los Vientos


En aquel cueto La Bolenga


Y Castañéu, carretera a la cabeza de la parroquia, San Martín de Luiña/Samartín de L.luiña


Esplendor en el Valle de la Barca...


Sigamos las flechas y las conchas


Vamos al barrio de El Pedregal


Otro banco para el descanso


Seguimos de frente, cerca de los campos de La Viña


La Viña y La Bolenga...


Fila de casas


La Viña...


Tiempo de siega


Paisaje que nos embelesa


Pasamos junto a un hórreo



Luego un establo


El Pedregal, Casa Tita


Por allí sigue el Camino


Cuetos de La Cogolla y Campubaxu


Ojo en aquella bifurcación


Subimos a la derecha


Por la pista de hormigón


Pasamos junto a esta casa


Y empezamos a subir


La senda se estrecha subiendo a Campubaxu


Pasamos junto a esta casa


Y su granero


Nos acercamos a lo alto del collado


Y atrás queda el Valle de la Barca...


Llegamos a unas casas


Y a un cruce


Del cruce iremos a la derecha


Subiendo a Campucima hacia el Monte Valseras


Campucima


Al oeste y bajo nosotros el Valle de Las Luiñas o Las L.luiñas, al que pronto bajaremos


Abajo La Veiciella y El Paraxu, por donde va la carretera N-632. Más allá San Cosme, bajo el Monte Esqueiro


Otra perfecta atalaya para contemplar el paisaje


Valle y serranías


La carretera


Llegamos a Campucima


Pero la subida no cesa


Son unas pocas casas, todas al lado del Camino


Salimos del barrio y seguimos subiendo


No cansamos de contemplar extasiados este paisaje de praderías de pasto que baja al valle de Las Luiñas o Las L.luiñas (pronúnciese "l.l" como "ts" o "ch").


Precisamente desde aquí contemplamos San Martín... "Samartín, cabeza de todas las L.luiñas" como dice el cantar, con los pueblos de La Escalada y Castañéu asentados sobre una loma y el espigado campanario de su iglesia dominando estos contornos


Contorinos y aldeas bajo la alta serranía que separa de Pravia, alturas de Llandecubel, El Chanu Sangreña, El Picu la Uz, El Picu'l Cumal, El Picu Andalina, El Campu la Bordinga, El Campu Brañouta... tierras de los vaqueiros de alzada, indómitos pastores trashumantes del occidente astur que subían a los pastos altos o alzada con sus rebaños en verano y regresaban a los valles del interior y de la marina a pasar el invierno, tantas veces en disputas con sus vecinos "xaldos ya marnuatos", esto es, pobladores no trashumantes de las aldeas y habitantes de la costa.


La propia iglesia es célebre porque en su suelo se conserva aún la curiosa viga con la frase "no pasan de aquí a oír misa los vaqueros", símbolo de la división y exclusión social que estos padecieron durante siglos


Su fábrica es del siglo XVIII y a su renombrada fiesta de los Dolores acuden gentes de todo el contorno, cantándose coplas vaqueiras... "Vienen los de la marina, a ver balar las vaqueiras, son tan buenas pa bailari, como las perexileiras".


El paisaje es muy distinto al de los viaductos. Un valle de ensueño


Aún nos aguarda un poco más de subida desde las casas


Pero justo al llegar al bosque nos desviaremos de la carretera


Nos desviaremos aquí a la izquierda


El Camino prosigue directamente cuesta abajo por las laderas del Picu San Andrés y Monte Valseras, atravesando un espeso bosque autóctono, El Xungal.


El paisaje de bosque vuelve a imperar en nuestro entorno más inmediato.


De nuevo en la espesura


El Camino tiene buena caja y está bien pisado y marcado, no obstante hitos y flechas siempre ayudan a confirmar nuestro trayecto


Buena bajada


La caja del Camino


Los hitos...


La hojarasca


Espacios sombríos contrastan con otros más soleados


Entre los árboles vemos, a la izquierda nuevamente y más cerca, la iglesia de San Martín


Son los barrios y lugares de Castañéu, La Cogolla, La Veiciella...


Más bajar y bajar, por suerte no demasiado duramente.


¡Buena montaña de piedras!


Siempre en descenso


Unos metros al sol...


Se ven unas casas enfrente. La Fontona.


La Campa y Veiciella.


Más hitos camineros


Bajada continuada


Murias o muretes de piedras


El musgo todo lo recubre...


Profunda caja del Camino


El descenso acaba en El Piñeo, saliendo a la general no muy lejos de El Molín Caseiro


Así, siguiendo la recta llana de la N-632, entramos por los lugares de El Coutu y El Cepéu en Soto de Luiña/Soutu L.luiña, destacada población caminera donde da servicio un albergue de peregrinos, además de otros hospedajes.