Eres el Peregrino Número

domingo, 19 de junio de 2016

EN LAS LADERAS DEL NARANCO: MILLAMEXIL, FITORIA, TOLEO Y CUYENCES. PASO DEL NORA EN VILLAPERI (OVIEDO/UVIÉU, ASTURIAS)

(REGRESO A LA COSTA RUMBO A AVILÉS)

Campos del Camino bajo el Monte Naranco
Saliendo del casco urbano de la capital asturiana, viniendo desde La Foncalada a Pumarín y Pando, los peregrinos que han decidido regresar a la costa siguiendo el trazado del Camino Norte, tomarán el camino de Avilés, señalizado por el extrarradio de Oviedo/Uviéu a lo largo de la ladera oeste del Monte Naranco, que se alza al norte de la ciudad y hacia donde se dirigen nuestros pasos...


Subiendo por la campiña al pie del Naranco veremos en su cima la monumental escultura del Sagrado Corazón de Jesús, obra de Gerardo Zaragoza y montaje del escultor ovetense José Antonio Nava Iglesias, teniendo en su base la Cruz de la Victoria de Rafael Urrusti, antes instalada sobre el conjunto pero cuya exposición a los vientos aconsejó esta nueva ubicación. El proyecto general corrió a cargo de García Lomas tras fraguarse la idea en 1950, cuando el jesuita padre Vega y Ramonita Beltrán idearon e impulsaron la empresa de construir este monumento que emula al famoso Cristo Redentor de Río de Janeiro en una zona sumamente castigada por los combates de la guerra civil durante el asedio de la capital asturiana.


Más abajo se extienden los cuestudos prados y bosques salpicados de casas de campo y chalets, prados de vacas, ovejas y caballos en un paisaje rural-residencial.


El Camino en la campiña ovetense...


Empezamos a subir pos pista hormigonada.


El Monte Naranco es nuestra referencia. A nuestra izquierda está el grupo de la Fundación Docente de Mineros Asturianos con su santuario de Santa Bárbara. Estamos en Villamexil y ante nosotros y cuesta arriba tenemos la aldea de Fitoria, célebre por sus romerías y donde se halla el castro de La Cogolla, castro astur de los numerosos que se localizan, aunque mayoritariamente sin excavar en estas laderas del Naranco y en todo el entorno de la ciudad, lo que demustra un intenso poblamiento de la comarca desde hace milenios.


Al sur: la ciudad, barrios de Pando y Pumarín vistos desde el Camino, al igual que el trazado ferroviario bajo el que acabamos de pasar.


Más al fondo la catedral.


Y al sur los picos más altos de la Cordillera Cantábrica, el Cordal Asturiano, desde el Aramo a La Cobertoria, Peña Ubiña...


Edificios y montañas...


Ciudad y aldeas en la zona de La Manxoya, por donde viene de León el Camino del Salvador, otra importantísima ruta xacobea.


La urbe, el campo y las alturas...


Cuando abajo reina ya la primavera en los cordales aún impera el invierno.También los altos del Cristo les Cadenes y los pueblos del agro ovetense se divisan por alturas y colinas recortados contra los picachos de piedra caliza y, buena parte del año, neveros de intensa blancura.


Al oeste Pontón de Vaqueros, La Cadellada, La Estrecha y La Corredoria. Más allá se extiende la gran planicie del valle central asturiano del río Nora se ha ido llenando en las últimas décadas de nuevas viviendas y áreas comerciales por Viella, La Fresneda y Llugones, salpicadas de urbanizaciones y polígonos desde aquí al vecino concejo de Llanera. Estamos del todo inmersos en el trepidante corazón metropolitano de la "Ciudad Astur", término acuñado por urbanistas y sociólogos para definir el enrome espacio "conurbano" que aglutina las poblaciones y concejos del centro de Asturias, el cual tiene aquí su epicentro.


Fitoria...



En La Cadellada sobresale entre todos el monumental edificio del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).


El gran valle central asturiano del Nora, por el cual hemos pasado para venir a la capital, pueblos, villas, polígonos y  urbanizaciones construidos acá y allá entre fértiles vegas y amplias llanuras de abundante vegetación, con El Picu Fariu en la distancia.


Nos acercamos a las casas de Fitoria.


A la izquierda Villamexil.


Estamos al lado del convento de las Religiosas Pasionistas y su santuario de Santa Gema.


Siempre en ascenso.


Fitoria de Baxo...


Fueron estos hace décadas parajes de caserías rurales agrícolas y ganaderas, pequeñas aldeas y núcleos de casas en los arrabales urbanos que resultaron prontamente "engullidos" por el crecimiento de la ciudad.


De ahí esa alternancia constructiva de quintanas con chalets en la montaña...


Mientras en el valle predominan los altos bloques de viviendas y naves industriales, característica dominante del panorama desde aquí a Siero y Llanera.



A nuestras espladas admiramos continiamente esta hermosa vista de la capital astur, en torno a la torre de la catedral y bajo los picachos del Aramo y las Ubiñas que se alzan en las alturas de la Cordillera Cantábrica, al sur en la lejanía.


Entre las casas de Fitoria vamos acabando la cuesta cuando nos desviamos a la derecha tras un cruce, continuando paralelos a la "pista finlandesa" por Valdeflora.


Se acaba la subida y el Camino sigue la sinuosa ladera del Naranco, entre viviendas unifamiliares y chalets.


Gran atalaya.


Pontón de Vaqueros y el HUCA, en el solar del antiguo siquiátrico, donde aún se alza su llamativa capilla de picuda torre-campanario.


Los polígonos industrailes de Colloto/Cualloto, Granda, Viella...



Muy a lo lejos, a la izquierda de la foto, la sierra de Peñamayor.


Huertas en el Camino.


Casas en las faldas del Naranco.


En plena cuesta también hay fincas y caseríos...


La pista finlandesa, un poco encima del Camino...


Pasamos junto a unas casas.


La pista finlandesa, ahora a nuestro lado.


Montañas del Alto Aller, al sur.


La gran ciudad y su catedral.


Al este Peñamayor...


En la más remota lejanía puede descubrirse la silueta inconfundible de Los Picos de Europa en días claros.



 Llegamos a Toleo...


Toleo, hábitat disperso rural-residencial también extendido en ladera y bien visible desde el Camino.


Un hórreo sobre el valle del Nora y sus polígonos.


Y es que de todas maneras lo que sigue dominando la escena es ese gran emporio comercial, industrial y urbanísitco del área central astur, con sus parques empresariales y centros comerciales ocupando la mayoría de la llanura. Justo donde la ladera del Naranco da paso a estas tierras llanas tenemos el ahora enorme barrio ovetense de La Corredoria.


Se trataba de una aldea que creció al amparo de la nueva carretera a Castilla en el siglo XVIII, paso obligado de viajeros y arrieros entre la costa y el interior del país. Aún en 1970 tenía únicamente unas cuarenta viviendas que hoy en día son varios miles, constituyendo una populosa población repartida en numerosos bloques y urbanizaciones que se extendieron del núcleo originario al borde de la carretera a los campos circundantes como consecuencia de la presión demográfica de la ciudad, con la que forma ya un solo núcleo urbano.


La Corredoria, paraje inmortalizado por la canción asturiana de siempre: "Soi asturianín/ soilo de verdá/ nacíu en La Corredoria./ Tol que nació n'Asturies puede yá/ decir que nació na gloria./ Bendita tierra donde nací/ nun puedo Asturies vivir sin tí..."


Quintanas de Toleo...


Más allá Teatinos, El Rubín, Guillén La Fuerza, Cerdeño...


Agradable camino donde la gente pasea subiendo de la gran ciudad en una verdadera ruta del colesterol, como comúnmente se las llama.


Sobre La Corredoria.



La ciudad crece y crece...


Pero nosotros vamos por este delicioso camino jalonado de campos y bosquetes.


Y así llegamos a Cuyences...



Admirando el paisaje...


El valle, atestado. La vista llega desde Viella y Granda a El Berrón y La Pola, capital de Siero, por donde viene el Camino.


Formidable paisaje urbano.


La Corredoria y abajo la autovía.



Un poco más allá, Llugones.


Casas de Cuyences sobre La Corredoria.


Camperas cuesta abajo.


Ahora estamos sobre otra grande y creciente población, Llugones, esta ya perteneciente a Siero, topónimo derivado del dios celta Lug, el cual dio nombre a otros muchos lugares de Europa: Lyon, Leiden, Lepizig, etc. antiguas Lugdunum o fortalezas de Lug, Lugh, o Lugus, al igual que a la gentilidad de los luggoni, los astures de la actual zona central asturiana, la misma que estamos admirando en este recorrido. Llugones se reconoce bien por el ferrocarril que lo atraviesa y por la alta chimenea de las factorías.


Su crecimiento tuvo razón por un caso similar al de La Corredoria. Estratégicamente situado en las carreteras hacia Gijón/Xixón y Avilés, en 1895 se instaló aquí la Sociedad Industrial Asturiana Santa Bárbara promovida por José Tartiere Lenegre, dedicada a la fundición y laminación de metales, incrementándose notablemente desde entonces su vecindario pues ello llamó a otras muchas empresas, las cuales buscaban espacios llanos, carreteras y estación ferroviarias, ahora agrupadas en poligonos como El Castro, Santa Bárbara, Puente Nora y Los Peñones. Más reciente es el gran espacio de ocio, supermercados y tiendas de Parque Principado, en cual enlaza con todas las arterias comerciales que ocupan el valle del Nora. La localidad se expandió mucho y rápidamente pero no siempre con buen orden, cuestión que se intenta paliar durante las últimas décadas con un ordenamiento urbanístico más en condiciones pero sin duda muy masificado como resultado del boom de la construcción.


Cuyences, donde están los depósitos del agua, pueblo de origen ancestral pues aquí se encuentra otro de esos picos de resonancias castreñas, El Picu Castiello.


Ahora el Camino se interna en la espesura.


Dejado atrás Cuyences el Camino se torna más agreste y montesino, apartado momentáneamente de las zonas pobladas.


Contrasta aquí la tranquilidad con el paisaje urbano e industrial que acabamos de ver a nuestros pies.


Trayecto parcialmente solitario donde hallaremos una fuente, La Fuente'l Maurín, a la sombra de la enramada.


Caño de agua fresca...


Los Picos de Europa. Volvemos a ver en la distancia al abrirse un claro en el bosque.


Llugones.


El Camino sigue...


Llugones y aquí abajo el Polígono Industrial de Los Peñones. Por aquí abajo discurre el río Nora, rodeando el Naranco por su vertiente norte y haciendo frontera entre Oviedo/Uviéu y Siero.


El Polígono Industrial El Castro y más allá la urbanización La Fresneda en La Peña'l Gatu.


En este tramo el Camino coincide un tramo con unos senderos de pequeño y largo  recorrido, cuya señalización  de rayas blancas y amarillas (el de corto recorrido) y rojas y blancas (el largo) comparte espacio con las flechas de la ruta xacobea encima del lugar de La Granxa. La senda sigue siendo bastante llana y cómoda de caminar.


Un banco para sentarse.


Divisamos distante el polígono de Silvota, en la divisoria de Siero con Llanera, ante La Venta'l Gallu.


A la derecha la autovía.


La ruta no pierde el asfalto aunque por su estrechez apenas pasan coches pero sí en bastantes ocasiones numerosos viandantes y excursionistas.


Llegamos a un cruce y la flecha caminera amarilla nos informa que hemos de bajar a la derecha.


Iniciamos pues el descenso pasando junto a unos cultivos de invernadero y una casa.en las inmediaciones de Sobrepoyana.


Llugones y los bosques de La Belga. A la derecha divisamos el Monte Sueve, bajo cuya ladera norte caminábamos en etapas anteriores a lo largo de las playas de Caravia y costa de Colunga. En el medio La Peña Careses y a la izquierda El Picu Fariu, sobre los altos de Ceyes y Muñó.


Y contiunamos admirando espléndidas vistas de esta zona del valle del Nora, desde Viella a Granda, Noreña y El Berrón, por donde vienen los caminos desde Villaviciosa a la capital asturiana. Pronto caminaremos por otra parte de este extenso valle del centro de Asturias.



Vamos tomando allí nosotros un desvío a la izquierda y andamos en firme llano por unos parajes más selváticos que se internan en el bosque.


Señalización xacobea.


En el bosque...


De pronto el arbolado desaparece y el paisaje se abre a las tierras de Llanera, de frente a Cayés y al fondo al oeste a Posada, la capital del concejo, con El Picu Santufirme dominando el paisaje al fondo.


En primer plano, Cayés, por donde pronto pasaremos.


Camino de Llanera...


Poyana y los polígonos de El Castro y Silvota.


Una casa con corredor nos devuelve a la campiña abierta en Poyana, continuando el descenso ahora entre las verdes praderías de la falda nordeste del Naranco


Este es también el valle del Nora, aunque en otro paisaje, en la vertiente norte del Monte Naranco, viendo al fondo Llugo de Llanera, la antigua Lucus Asturum, centro administrativo en tiempos de Roma en el territorio de los astures luggoni. El Camino Primitivo (que arranca en la catedral de Oviedo/Uviéu), se basa en buena parte en una calzada romana que enlazaba Lucus Asturum con Lucus Augusti, actual ciudad de Lugo.


Desde Poyana divisamos El Requexón, donde está el campo de fútbol del Real Oviedo.
Al fondo el Polígono Industrial El Castro.


Ante nosotros la parroquia de Villaperi, por donde pasaremos, una vez cruzado el Nora, hacia Llanera. Al fondo se divisan bien los altos de La Miranda, la ruta a Avilés.


La Ponte Cayés, paso de Oviedo/Uviéu a Llanera.


Abajo, más cerca, La Pedrera.


Sigue la bajada al valle del Nora desde Poyana...


A lo largo de todo el trayecto nos extasiamos con unas bellas panorámicas de esta parte de la cuenca del Nora y todos los pueblos del contorno, el río que delimita el norte del concejo ovetense, razón por la cual sus términos eran especificados en la Edad Media como "de Nora a Nora". Al fondo el Polígono de Silvota y poco más allá Llugo de Llanera. En el horizonte El Monte Mundín...





El sendero pasa bajo la arboleda...


Y pasamos junto a esta quintana.


Al este vistas hacia Llugones y Siero.


Al norte hacia Llanera.


Cayés, junto a cuya iglesia pasa el Camino, y El Picu Santufirme.


Aquí vemos, abajo, las grandes "piscinas" de la depuradora de aguas junto al río Nora en Llaviada.


Otra vista de Llugones y Los Picos de Europa al fondo.


Bajamos otro corto tramo junto a los muros de una finca en Poyana.


Depósito de agua antiguo al lado del Camino.


Por estas aldeas de la parroquia de Villaperi, al norte del concejo, seguimos bajando a la orilla del Nora.


En este cruce nos desviamos a la izquierda.


Tomamos el Camino...


Señalización del Camín de la Costa.


Ante las aldeas de Nora y Villaperi.


Bajo nosotros La Pedrera, parroquia de Villaperi (Oviedo/Uviéu), y allá Cayés (Llanera).




La Pedrera y Cayés.


Verdísimo paisaje de las orillas del Nora.


Allá, Campiello, en Cayés (Llanera), por donde subirá el Camino desde el río.


Pasamos el puente sobre la vía del tren.



Y el Camino se torna en un bello sendero que baja unos metros.


Estamos en la vega del río...


Praderías de siega y pastizal.


A nuestra derecha el pueblo de La Pedrera...


Vistas de La Pedrera.




Nosotros nos dirigimos a aquella quintana con hórreo.


Estamos en el pueblo de Nora donde, cerca de la iglesia parroquial de San Vicente de Villaperi, salimos a la carretera local que recorre las fértiles riberas, dirigiéndonos a la derech.


Llegamos a un bar...


Y al río Nora, dando vista primeramente al Molín de La Ponte, ya en Llanera, en la otra orilla.


El Molín de La Ponte.


Y en La Ponte, La Ponte Cayés, entramos en el concejo de Llanera.